miércoles, 8 de agosto de 2012

La metamorfosis del gobierno de Ollanta.


En una gira por la Región Junín donde además presidió la ceremonia por el    188 aniversario de la Batalla de Junín. El Presidente Ollanta Humala aseguró que él no había cambiado, dando a entender que el poder no lo había obnubilado. Aseguró que, seguía siendo el mismo Ollanta de la campaña electoral de hace 18 meses. Muchos de los que escucharon su discurso, no tuvieron duda de su transformación.

Sin lugar a dudas y comenzando su segundo año de gobierno el comandante Ollanta Humala no puede disimular su transformación. No solo su programa inicial denominado la gran transformación, hacia la hoja de ruta y al presente que no sabemos adónde llegará. Sino, lo más grave aún, su gran transformación como militar en retiro. Se ha olvidado de su origen castrense y se ha dejado absorber por la izquierda caviar presente en su gabinete. Ollanta ha sufrido una metamorfosis.

Esta serie de transformaciones y mutaciones, producto de las innumerables dificultades políticas y sociales, que se le están presentando y se presentarán en el futuro  inmediato, lo están obligando ha reorientar su programa, en búsqueda de aliados, ha caído en las redes del Toledo, obligado a echar mano de un gabinete más político, dialogante y pegado a la izquierda.  

Probablemente este nuevo Consejo de ministros, sea el resultado de las negociaciones que tuvo con Toledo, para obtener el apoyo que requiere en el Congreso, para mantener la “gobernabilidad”. Especialmente ahora que ha pedido facultades legislativas para legislar sobre Defensa y Seguridad. Toledo cumplida su misión, se refugió nuevamente en su país de refugio hasta nuevo aviso, aquí se quedó Humala con una gran papa caliente. 

En la exposición de motivos respecto a la “Reforma del régimen remunerativo y de pensiones del personal de la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas”, considera que el esquema remunerativo de las fuerzas armadas y policiales presenta desigualdad remunerativa entre las instituciones y al interior de cada una. Por lo que, se hace necesario un cambio remunerativo que se base en los principios de transparencia, equidad, razonabilidad, formalidad e integridad. La propuesta en este ámbito busca una solución justa a las expectativas existentes en la materia y va a formularse con un esfuerzo importante de la caja fiscal.

Al respecto, ¿el Congreso está dispuesto a dar un cheque en blanco al Ejecutivo, mediante las facultades legislativas en esta materia? No podemos asegurarlo, porque eso será motivo de un largo debate.

Renunciará el Poder Legislativo a su principal función de legislar en la búsqueda del bien común, como representantes del pueblo. Tan fácil aceptarán que otros hagan su trabajo por el que se les paga sueldos tan elevados. ¿Tan difícil es legislar sobre Defensa y Seguridad? ¿Hay temor al debate y a los resultados en la representación oficialista?

Esta transformación, que para algunos es una verdadera metamorfosis, nos recuerda a Gregorio Samsa, el personaje de la obra de Franz Kafka, quien un día amanece transformado en un insecto repugnante, cuyas características físicas similares a una cucaracha o escarabajo, asustan al mismo Gregorio.

Pero, “Metamorfosis” es un cuento fantástico instalado en un escenario real. A lo largo del relato, Samsa sale de su habitación en tres ocasiones, podemos decir en tres momentos o estadios. Qué busca Gregorio; primero, ser aceptado por sí mismo, luego por su familia y finalmente por la sociedad. Cuando comprende que sus esfuerzos son vanos, simplemente se deja morir.

Por otro lado, la Constitución en vigencia, no por la que juró Ollanta, en su artículo 174 dice “Los grados y honores, las remuneraciones y las pensiones inherentes a la jerarquía de oficiales de las FFAA y PNP son equivalentes…”. Por tanto, no es tan cierto lo que afirma el considerando del pedido de facultades legislativas, presentada por el señor Jiménez Mayor. Si fuera así, hace tiempo se estaría violando la Constitución.

En este contexto, ¿Está dispuesto el Congreso a que le tuerzan la mano para darle carta blanca al Ejecutivo en materia tan delicada como Defensa y Seguridad?

La respuesta está en la cancha del Presidente del Congreso y los congresistas. Sí ellos renuncian a sus funciones y deberes para legislar en asuntos tan delicados como Defensa Nacional, Seguridad ciudadana, Remuneraciones y Pensiones, de las FFAA y PNP, y sistema previsional, entones, estamos fritos. Habrán renunciado para lo que fueron elegidos.

Confiamos en los representantes del Congreso que realmente tengan en alto los valores cívicos, consideración y respeto por sus FFAA, PNP. Hacemos un llamado para que voten en contra de este pedido del Ejecutivo y sea el propio Congreso fiel a sus responsabilidades constitucionales, el ente comprometido para legislar sobre temas que son de importancia vital para la subsistencia del Estado peruano. 

No hay comentarios: