domingo, 30 de septiembre de 2012

Indulto humanitario para el ex presidente Alberto Fujimori.


El ex mandatario Alberto Fujimori y su familia, han decidido solicitar indulto humanitario al gobierno de Ollanta Humala, debido a la grave enfermedad que padece el ex presidente  Millones de peruanos, allende los Andes, Selva y en las principales ciudades de nuestra Costa, recibieron con alegría esta esperada decisión.  

Muchos personajes de la política, analistas adversarios, iglesia, empresarios, jurisconsultos, constitucionalistas y ciudadanos humildes del pueblo, de inmediato opinaron favorablemente al respecto. Hicieron de inmediato una exhortación, para pedir basta de odio, rencor y el veneno de la venganza, dijeron.

Pero, otros individuos que, no sabemos si realmente se sienten parte de esta gran nación, de esta noble familia peruana, que felizmente son pocos, aunque muy venenosos, vomitaron su ponzoña por boca y poros, hasta en su respiración se percibía un olor a azufre y fluidos corporales, mezclados con palabras cargadas de odio irracional.

Nos referimos a los representantes de las denominadas ONG´s de DDHH,  quienes de inmediato movilizaron su maquinaria de destrucción masiva mediática y respondieron con misiles de 5ta generación de propaganda, odio y resentimiento. Salieron sus representantes a la palestra entrevistados por algunos periodistas de alma torcida, y medios impresos enemigos de Fujimori que de inmediato les dieron cobertura, con malévolas intenciones, buscando la primicia y la polémica.

Atacando con todo lo que tienen a su infeliz disposición, es decir: odio, venganza, sin razón, irreflexión e intemperancia. Con una sola intención malévola,  desinformar a la opinión pública, con sus interpretaciones torcidas, deseos podridos de almas envenenadas y análisis  sesgados sobre el tema del indulto humanitario.

Algunos salieron del ostracismo voluntario, otros de su catafalco rojo sangre, los muchos de un parque jurásico. Estaban invernando, como los osos polares o como las morsas, gordos y pechugones de tanto comer chicharrón de venganza y sangrecita de rencor.

Estos satánicos individuos pobres de espíritu, grandes en la venganza, el odio y pequeños como el átomo en el perdón, amor y reconciliación, deambularon mendigando entrevistas y cámaras de canal en canal, para despacharse ante sus interlocutores a su regalado gusto, aprovechando que, muchos de los jóvenes entrevistadores, probablemente no recuerdan absolutamente nada de la violencia desatada por organizaciones subversivas SL y MRTA contra el Perú.

Cuando de pronto se prendieron las alarmas, los focos rojos en el fondo de sus cerebelos comenzaron a centellar y en sus cerebros escasos de neuronas, solo hubo espacio para la imagen del Chino saliendo del penal.

Ellos saben conscientemente que Fujimori cumple una condena prefabricada en otras latitudes con mucha antelación y el juicio solo fue una pantomima, solo  para alimentar de pan y circo a unos pocos irracionales defensores de los derechos humanos de seudo luchadores sociales.

Recordemos que ante la anomia, abandono del Estado y desgobierno del primer gobierno de Alan García, que dejó el país económicamente y moralmente quebrado y se fugó a París. Fujimori heredó un Estado en bancarrota y en retroceso frente a los grupos subversivos, que lo presionaban con suma violencia. Las fuerzas malignas de Guzmán y Polay poco a poco tomaban el país y los poderes del Estado miccionaban de terror. Esta es la verdad. El resto es cuento y hay muchos narradores para engañar a los jóvenes con sus historias sesgadas y malignas.

El gobierno de Alberto Fujimori tomó la decisión política de enfrentar a la subversión, homicida y terrorista, con las armas que el estado dispone para su función coercitiva y lo logró. Mientras el Congreso de entonces y los otros poderes se escondía por temor, las FFAA y PNP respaldadas políticamente hicieron frente a este enemigo de la patria. Se venció en el campo militar y se capturaron a los principales cabecillas y sus principales miembros, con lo que se les cortó las piernas y los brazos a estas organizaciones subversivas.

La victoria obtenida por el gobierno de Alberto Fujimori, con el concurso de las FFAA, PNP y CAD´, jamás le perdonaron ni le perdonarán los hermanos ideológicos de Guzmán y Polay. Esos individuos minúsculos históricamente son los que se oponen al indulta humanitario. ¡Que se mueran de envidia y de celos!

La pelota pronto estará en la cancha de Ollanta Humala y sus asesores, y veremos de qué madera está hecho este Oficial del Ejército en retiro, quien también participó en esa lucha contra subversiva cuando Fujimori lideraba el país y obtenía el 80% de aprobación ciudadana por su lucha contra el terror.

No hay comentarios: