miércoles, 28 de noviembre de 2012

Colombia frente a la Corte Internacional de la Haya.



La reacción de Colombia frente al fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), terminó con la denuncia del Pacto de Bogotá ante la Organización de Estados Americanos (OEA), como una medida de protesta, por el fallo de la Corte Internacional de Justicia en el diferendo con Nicaragua.

Este fallo de la CIJ que en consideración de Colombia, afecta su integridad territorial y no se ajusta a lo jurídico sino a lo salomónico,  de inmediato le ha servido en bandeja de plata a Chile,  para a priori,  adoptar una posición respecto a lo que será el fallo de CIJ sobre el diferendo peruano-chileno.

En una reunión realizada en Palacio de la Moneda en Santiago convocada por el presidente Piñera estuvieron presentes los ex mandatarios de esta nación: Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Patricio Aylwin. Presumimos que el objeto de esta reunión ha sido: analizar el resultado del diferendo Colombia-Nicaragua, tomar importantes decisiones frente a un fallo similar en el diferendo marítimo que mantiene con Perú y marcar una posición que les permita afrontar un frente interno que ya empieza a dividirse. Frei declaró que no aceptarían un fallo salomónico, refiriéndose indirectamente al fallo de Colombia-Nicaragua.

Recordemos que el próximo año (2013) es un año electoral en Chile y las principales fuerzas políticas, tratarán de llevar agua para su molino. Según analistas expresan que han habido serios errores en la respuesta chilena frente a la demanda, en el campo de la inteligencia y reacción de su diplomacia, desde su presentación  a la Haya.

Otro factor con el que Piñera deberá lidiar es con los halcones, sectores militares y civiles que buscan patear el tablero, buscando fortalecer el frente interno de su país, buscar la unidad política, de cara al inicio de la fase oral del litigio marítimo Perú-Chile, que se inicia el 3 de diciembre en la Haya.

Detrás de este fallo y en la realidad chilena hay muchos intereses económicos, especialmente en la zona en litigio, rico en especies marínas. Hay empresarios chilenos que gracias a la explotación de los recursos marinos, hoy disponen de una envidiable situación económica, como es el caso del empresario Roberto Angelini presidente del grupo Copec, quienes con seguridad se opondrán a un fallo favorable al Perú.

Al respecto la Central de Trabajadores (CUT) de Chile ha rechazado un eventual ataque chileno al Perú, después de que la CIJ diga su fallo, según la CUT esta acción sería muy rápida con una duración máxima de 4 días. La CUT denuncia que “Los desplazamientos de fuerzas militares a la frontera norte se han hecho ostensibles. Los mismos traidores que han entregado nuestras riquezas básicas y los fondos previsionales de los trabajadores  al robo y saqueo de las  transnacionales, serán los encargados de llamar a la parodia patriotera”.

La CUT considera que “Si las familias Angelini , Sarkis, Santa Cruz y otros depredadores de  los recursos pesqueros del país,  quieren defender sus privilegios a perpetuidad en la zona marítima disputada ,  manden  a sus hijos y nietos  a una muerte segura. Su ambición y codicia sin límites no pueden construirse a costa de los huérfanos   de siempre. No lo permitiremos”.

Los peruanos esperamos confiados en un fallo justo y de la Corte Internacional de la Haya, porque los argumentos jurídicos de nuestro país y el equipo de primera que lo representa tiene toda nuestra confianza, posee las fortalezas de la verdad y busca justicia, basado en argumentos jurídicos y no busca un fallo salomónico.

No hay comentarios: