martes, 4 de septiembre de 2007

Apuntes para la reconstrucción, después del terremoto.

Las consecuencias que ha ocasionado el sismo del 15 de agosto a la Región de Ica y otras provincias aledañas, de otras regiones como Huancavelica, Lima, indudablemente que han sido funestas, por la cantidad de vidas humanas perdidas y por los numerosos damnificados. El país tardará en recuperarse de este golpe artero que la naturaleza le ha infringido. Pero también es un llamado de alerta a la falta de prevención, organización y respuesta que ha tenido el Estado.

La fortaleza de los peruanos nuevamente está a prueba, no hay ninguna duda que el gobierno nacional, regional y los gobiernos locales involucrados en este lamentable hecho, así como todos lo connacionales trabajarán hasta agotar el último esfuerzo. El país entero ha respondido al llamado solidario para apoyar a nuestros hermanos del sur chico. Se sigue recibiendo y trasladando la ayuda para los damnificados.

Algunos expertos internacionales que han sido consultados, indican que este hecho es el más atroz de los últimos 50 años en Sudamérica y sus efectos lo comparan con lo causado por la bomba atómica lanzada en Hiroshima. Es una devastación, como si hubieran bombardeado las provincias de Chincha, Pisco e Ica, dejando todo o casi todo, en escombros.Si por un momento hiciéramos un paralelo, no en las causas que son diferentes, sino entre los efectos que ocasiona una guerra, con la violencia causada por la naturaleza, en este caso el terremoto, encontraremos algunas coincidencias.

Para las lamentables consecuencias en el sur chico, quizá es posible aplicar ese antiguo apotegma de Karl Von Clausewitz, “La guerra nunca estalla súbitamente ni su propagación se produce en un instante”.En el caso del sismo sabemos que, es un estallido súbito, imprevisto, sorpresivo, pero se puede preparar a la población con anticipación, sabiendo además que vivimos dentro del cinturón de fuego del pacífico.

Las consecuencias que resultan de ambos hechos lamentables son muy parecidas, por no decir iguales, debido a la gran perdida de vidas humanas y la destrucción de la infraestructura de los servicios básicos, educativos y la conmoción sicológica de la población afectada, como en Irak.En ese contesto podemos afirmar sin lugar a equivocarnos que nuestras FFAA están organizadas, entrenadas y adoctrinadas en temas de lo que actualmente se conoce como Asuntos Civiles, en otras latitudes se conoce como Asuntos Territoriales.

El concepto de asuntos Civiles o bien asuntos territoriales, es una herramienta que permite mantener una relación entre las fuerzas militares y la población civil, para un rápido control de la población de acuerdo a procedimientos establecidos, que permite afrontar conflictos o calamidades naturales y evitar actos de pillaje, como el evento acaecido el 15 del presente mes.En la invasión de Irak por la Coalición, luego de finalizadas las operaciones militares estratégicas, Irak entró en un estado de anarquía.

Mientras las fuerzas aliadas apagaban los últimos focos de resistencia, nadie garantizaba la ley, el orden, el respeto por la propiedad, los servicios públicos mínimos. En todas las ciudades se vivían situaciones vandalismo, robos, saqueos, cortes de luz, escasez de agua, destrucción de la propiedad pública y privada, incendios, etcétera. Hoy e conoce que las tropas de la coalición tardaron tiempo valioso en recibir órdenes para intervenir y controlar estos actos de vandalismo que se presentaron.

En el caso de la invasión de Irak ¿De quién fue esa responsabilidad? , sin lugar a dudas la responsabilidad es de las Fuerzas Armadas que ocupan el territorio. Si bien las operaciones militares de combate habían terminado, las funciones de las Fuerzas Armadas no, debían ejercer el control de la población.En el caso del sismo que azoló al sur chico, indudablemente que esa función debió asumirla el INDECI, pero al jefe de este organismo, a cargo de un ex jefe de la casa militar del primer gobierno del Alan, se quedó en Lima organizando la ayuda de la población, el jefe de Estado asumió la conducción de las operaciones para ayudar a la población afectada, lo que es interpretado como una sobreexposición de su imagen, en busca de réditos políticos para contrarrestar su bajo nivel de probación.

Para una respuesta rápida del estado, es esencial que las FFAA actúen como en otros países y que la Mass media nos trae muy rápidamente a través del cable, internet, radio, etc nos traen en segundos. Para ello nuestras FFAA deben tener en condiciones operativas todos sus vehículos, aviones y helicópteros, porque la crisis que ocasiona los efectos de una guerra es similar a lo que ocasionan los sismos.
De nada sirve la ayuda que se acopia y que generosamente la población del país, entrega, así como la que llega del extranjera, si solo tenemos un avión para el transporte de esa ayuda, o como en la actual situación de nuestras FFAA abandonadas a su suerte. Hubo incomunicación en el control de la carretera a cargo de la PNP, por lo que se dieron actos de pillaje.Debemos tener en cuenta que la demora en el apoyo a las personas afectadas, no solo por la pérdida de sus bienes, sino por el efecto psicológico que conlleva el sismo, siempre será interpretada por la población damnificada, como una muestra de falta de solidaridad, ineficiencia, indiferencia y falta de proactividad de las autoridades.
Nota:
1. Infografía, diario La República. Lima.Perú.
2. Fotografía, del mundo.com

No hay comentarios: