jueves, 23 de julio de 2009

Reflexiones en el mes de la patria


El mes de julio es el período que todos los peruanos le dedicamos una mirada profunda y retrospectiva a nuestra amada patria. Es el mes que hacemos un balance general de lo vivido por nuestro país. Observamos lo bueno, malo y feo que ha sucedido.

Este mes se conmemoran a lo largo y ancho de nuestro territorio nacional, muchos episodios heroicos e importantes de nuestra vida republicana. Mes bendito en que evocamos a nuestros Héroes, Precursores, Próceres y Mártires, quienes entregaron sus vidas por un sueño, hoy hecho realidad. ¡La libertad! Es cierto, aún tenemos enormes falencias, sin embargo sostenidamente y con persistencia nos encaminamos hacia el desarrollo. Ojalá sea irreversible para siempre.

Nuestro calendario cívico es muy rico en hechos memorables y gloriosos, pero también en acciones nefastas, dolorosas y tristes, que han marcado con huella indeleble el devenir histórico de nuestro país.

Loa primeros años del siglo XIX ocurrió un hecho trascendental para nuestra vida republicana. La noche del 12 de julio de 1821 Don José de San Martín hizo su ingreso a la ciudad de Lima. El 15 se reunió con los ciudadanos de Lima en Cabildo Abierto y el 28 de ese mismo mes, Proclamó la Independencia de nuestra patria.
Durante la guerra con Chile, hubo grandes victorias en las que participó nuestro pueblo demostrando patriotismo y honor. Así, los días domingo 9 y lunes 10 de julio celebramos la victoria de la Batalla de Concepción (1882) que, con las victorias en Sangrar, Pucará y Marcavalle, conforman la gran Campaña de la Breña. Victorias obtenidas por el general Andrés Avelino Cáceres quien lanzó una contraofensiva, para expulsar a los invasores chilenos del valle del Mantaro.

En la primera mitad del siglo XX, precisamente en julio de 1941 se desató el conflicto con el Ecuador. El Perú salió vencedor de esta contienda hoy felizmente solucionado. El 23 de julio es el día consagrado al Capitán FAP José Abelardo Quiñones, héroe de nuestra Fuerza Aérea quien entregó su vida estrellando su monoplaza contra la baterías enemigas en Quebrada Seca. El 24 de julio celebramos la victoria de la batalla de Zarumilla, que culminó con la ocupación por nuestras fuerzas de la provincia ecuatoriana de El Oro.

Hay hechos dolorosos que enlutaron hogares y dejaron traumas sicológicos en muchos connacionales. El 16 de julio de 1992, un criminal atentado terrorista de SL en la tranquila calle Tarata de Miraflores, trajo como consecuencia 20 personas fallecidas, entre ellas tres turistas extranjeros y más de 250 personas heridas, algunas de gravedad.

La explosión derrumbó varios edificios y afectó importantes hoteles, establecimientos comerciales y edificios de oficinas y departamentos. Los daños superaron los 20 millones de dólares. Se sentían los pasos muy cercanos de las huestes de Abimaél Guzmán.

No podríamos dejar fuera de este recuento de hechos históricos, un episodio que permitió consolidar la lucha contrasubversiva. Es un hecho que hasta el momento ha pasado desapercibido para la opinión pública nacional, pero que tuvo, en su momento, una enorme trascendencia en la desestructuración del aparto militar de SL.

Recordemos que hace exactamente diez años una patrulla de la PM de la hoy 31ª Brigada de Infantería, capturó al camarada Alberto Ramírez Durand (a) “Feliciano”. Un hecho muy importante memorable, pues caía un de los líderes senderistas más buscados. El de 15 de julio 1999 fue capturado “Feliciano”, junto a las camaradas (a) Raquel, “Olga” y “Rita” por el Capitán EP Valdeavellano y personal de tropa de la PM de la hoy 31ª Brig. Inf, en Cochas Chico.

Esta importante acción fue producto de un planeamiento operativo que involucró el empleo de tropas seleccionadas, más de 1,500 soldados organizados en patrullas para estrechar el cerco y de un Equipo Especial de Inteligencia (EEI).

El EEI estuvo bajo el comando del general Luis Fournier Coronado, integrado por personal de Oficiales y Suboficiales (AIO) del Ejército y Oficiales de la policía de la DIRIN-PNP de Lima. Entre ellos: Crl Juan Vargas, Comandante Henry Cueva, My Eusebio Paredes y el Capitán Rolando Terrones, y el apoyo incondicional y sacrificado de la Dra. Mary Pérez Palomino psicóloga.

Este Equipo Especial se encargó de ejecutar un plan de inteligencia, para ubicar, identificar y capturar vivo al camarada “Feliciano”, número 1 de Sendero Luminoso (Sendero Rojo) y refugiado en el valle del Ene, desde hacía varios años.

Han transcurrido diez años de esta importante captura y es justo reconocer que fue un trabajo esforzado y sacrificado, del personal de Oficiales, Suboficiales y tropa de nuestro ejército, quienes enfrentaron no solo a las fuerzas terroristas, a la posibilidad de una embocada, sino que vencieron muchas dificultades, limitaciones y obstáculos del terreno, clima y condiciones meteorológicas adversas. Tal como actualmente sucede en el VRAE.

Pero además, debemos reconocer el trabajo abnegado del personal que integraba el EEI, quienes tuvieron que vencer los obstáculos antes mencionados, para realizar las actividades propias de Inteligencia y Contrainteligencia, en un terreno inaccesible sembrado de explosivos y con el peligro constante de ser atacados por las fuerzas de “Feliciano”.

Se dice “que la victoria tiene varios padres, la derrota ninguno”, este antiguo adagio grafica el interés de protagonismo que tiene el ser humano. Recordaremos que hace unos meses atrás un oficial de la PNP se adjudicó el protagonismo de este hecho histórico, se llenaron muchas páginas de diarios, no sabemos con qué intenciones. Dejando de lado a quienes fueron los verdaderos protagonistas de la captura de “Feliciano”.

Julio es y será un mes importante y sagrado para todos los peruanos. Un periodo de 30 días en que necesariamente todos volcamos la mirada al pasado y recordamos nuestra historia, salpicada de hechos gloriosos, heroicos, dolorosos y trascendentales.

Miremos siempre el pasado para no perder la perspectiva y para no cometer errores nuevamente. Miremos el futuro con optimismo, afiancemos nuestros pasos y avancemos con paso seguro hacia la consolidación de nuestra patria bajo el auspicio de la seguridad y el desarrollo, que son garantía de progreso para nuestra nación.

Feliz 28 de julio para todos.

No hay comentarios: