martes, 11 de septiembre de 2007

La reconstrucción de la zona afectada.


La reconstrucción de la zona desvastada por el terremoto del 15 de agosto en el sur medio, nos permite hacer una reflexión respecto a la forma cómo el Estado viene afrontando este desafío, ha designado a Julio Favre para esta importante tarea. No dudo de las buenas intenciones que pueda tener el equipo organizado y liderado por el ex presidente de la Confiep, en el que también está Pedro Pablo Kuczinsky, pese a los cuestionamientos planteados por algunos medios de comunicación, contra estos dos personajes.


Se han expresado diferentes analistas políticos, de variadas formas, unos a favor y otros en contra de esta designación, algunos apoyan el nombramiento de este empresario hoy cuestionado por su accionar durante la guerra interna que le declaró SL al Estado peruano y está en la mira del congreso para una futura investigación, así como por presidir este ente autónomo llamado Forsur creado por Alan García, para las actividades de reconstrucción de la zona afectada, antes que un funcionario público.
Los efectos de una guerra son comparables con los producidos por un sismo de la magnitud que afectó al sur medio de nuestro país, así recordemos los efectos destructivos de las bombas atómicas lanzadas por EEUU en Hiroshima y Nagasaki, el bombardeo de Berlín por las fuerzas del ejército Rojo y de EEUU, muy recientemente las bombas inteligentes de la coalición, destruyeron viviendas, hospitales, mercados, museos, servicios básicos, etc en Irak y otro tanto en Afganistán. Lo mismo ha sucedido en las ciudades afectadas por el sismo.

Toda esa destrucción necesitaba una reconstrucción que debía ser planeada minuciosamente, quisiera traer a colación lo que expresa el general USA Smedley D. Butler, acerca de lo que significan las guerras, en su monumental obra La Guerra es una raqueta “Es posiblemente la más vieja, fácilmente el más provechoso, seguramente el más vicioso. Es la única internacional en alcance. Es la única en las cuales los beneficios se cuentan en dólares y las pérdidas en vidas”.
Tal como anota Renae Merle, del Washington Post, para la invasión de Irak el Pentágono tenía establecido un gran número de “contratistas que incluían no sólo a los gigantescos fabricantes como: Lockheed Martin, Northrop Grumman y Boeing, sino a una compleja maraña de más de 100.000 contratistas y sub-contratistas de servicios”, que actúan como ejércitos privados o corporaciones de seguridad y firmas de “reconstrucción”. Son denominados los contratistas de la “deconstrucción” y de la “reconstrucción”, cuyas ganancias provienen del tesoro de USA, los mismos que se han beneficiado espléndidamente.
Hoy se tiene conocimiento que muchos contratos para la “reconstrucción” Iraq fueron elaborados mucho antes de que comenzara la invasión y la deconstrucción de ese país. En un informe para la revista The Nation intitulado “El auge del capitalismo del desastre,” Naomi Klein describió tales mecanismos para la “reconstrucción”.

El 5 de agosto de 2004, la Casa Blanca creó la Oficina del Coordinador de Reconstrucción y Estabilización, dirigida por el ex embajador de USA en Ucrania, Carlos Pascual. Su mandato es preparar detallados planes ‘post-conflicto’ para hasta veinticinco países que no se encuentran, todavía, en conflicto. Según Pascual, también podrá coordinar tres operaciones de reconstrucción integral en diferentes países ‘al mismo tiempo,’ cada una de una duración de entre ‘cinco y siete años’”

Como anota el general Smedley D. Butler, “Los beneficios normales de una preocupación de negocio en los Estados Unidos son seis, ocho, diez, y a veces doce por ciento. ¡Pero beneficios del tiempo de guerra - ah! ésa es otra materia - veinte, sesenta, ciento, trescientos, y dieciocho cientos por ciento uniforme - el cielo es el límite. Todo ese tráfico llevará. El tío SAM tiene el dinero. Consigámoslo”.

Las guerra preventivas que Bush ha planeado en nombre de la democracia y el libre mercado, tiene como sus verdaderas razones o fuerzas el interés por seguir liderando el mundo, es un gobierno que se dedica a la permanente deconstrucción preventiva tiene ahora una oficina permanente de reconstrucción preventiva al parecer perpetua. Indudablemente un gran negocio para quienes están detrás de la guerra de EEUU contra Irak.

Un ejemplo claro es la posición de Dick Cheney actual vicepresidente de EEUU, a quien se le señala como fundador del think tank (deposito de ideas) neo-conservador, “Project for the New American Century (PNAC), cuyo objetivo es “promover el liderazgo global estadounidense”, lo que implicaba apropiarse del petróleo iraquí. Cheney también formaba parte del consejo de asesores del Jewish Institute for Nacional Security Affaire (JINSA) junto con John Bolton, Richard Perle y Paul Wolfowitz (todos ellos miembros del PNAC) antes de convertirse en vicepresidente.

Halliburton es una empresa dedicada al negocio del upstream(corriente arriba), principalmente, es de capital estadounidense y se sospecha que uno de los principales accionistas de la misma es el propio George W. Bush y el vicepresidente Dick Cheney el cual posee 433.000 acciones de la empresa que llego a presidir antes del año 2000. Hasta Enero de 2006 Halliburton ha obtenido la friolera cantidad de $16,000 Millones de Dólares (MDD) en contratos para “reconstruir” Irak, la mayoría de los contratos fueron obtenidos sin licitación y de manera directa

En nuestro país el día 8 del presente mes se instaló oficialmente en Pisco el directorio del Fondo de Reconstrucción del Sur (Forsur). El presidente del directorio Julio Favre agradeció al presidente Alan García, por su elección como director ejecutivo del Forsur, estimó que en dos meses estaría empezando su labor en las zonas devastadas por el terremoto del pasado 15 de agosto.

Al igual que en Irak donde la reconstrucción está a cargo de la empresa privada, en nuestro país las labores de reconstrucción de viviendas y servicios básicos en las provincias afectadas por el sismo estarán a cargo del sector privado. En algunos casos como el de la reconstrucción de Irak, la empresa privada no ha cumplido hasta el momento con sus labores de reconstrucción planeadas a priori. Confiamos que en beneficio de los miles de damnificados que ha dejado el terremoto en las ciudades afectadas, sí se realice las labores de reconstrucción tal como se están planeando y al final no sea una decepción, como sucede actualmente en Irak.

No hay comentarios: