domingo, 7 de mayo de 2017

Nuevamente aflora la mezquindad




Hace unos días, el Congreso aprobó un proyecto que ordena las pensiones del personal militar y policial, pues había desventaja para los jubilados antes de diciembre del 2012. En su legítima función de legislar el Congreso aprobó el proyecto y lo ha remitido al Ejecutivo para su aprobación u observación. Hay un plazo de 15 días para ello.

De esta manera el Parlamento corrige una situación anormal que afecta al personal militar y policial que pasó al retiro antes de 2012, y que vive un maltrato diferenciado desde hace 5 años, por una actitud originada por el ex presidente Ollanta Humala quien, al aprobar esta ley, creó una odiosa división en lo que siempre fue una unidad monolítica en las instituciones armadas.

¿Cuál fue la respuesta del presidente Pedro Pablo Kuczynski(PPK) respecto de este proyecto sobre nivelación de pensiones de militares y policías?, su repuesta ha sido: “Aquí parece que hay un alto grado de irresponsabilidad porque se están generando gastos en el Congreso sin coordinar con el Ejecutivo. La plata no es infinita. Si miramos los casos de otros países que han gastado de esa manera se fueron al tacho, miren las noticias de Grecia”.

Presidente PPK ¿El Congreso es irresponsable, no hubo coordinación? El partido de gobierno tiene dos integrantes en la Comisión de Defensa, Orden interno:  Costa Santolalla Gino Francisco y Olaechea Álvarez Calderón Pedro Carlos. Es injusto lo que expresó el mandatario: “Nosotros estamos totalmente dispuestos a coordinar, pero la hacienda pública la maneja el MEF, no los sentimientos maravillosos de algunos congresistas porque eso nos va a llevar al tacho”.

La actuación de las FFAA y PNP de la Nación, en cumplimiento a su finalidad constitucional, durante las actividades de emergencia dispuestas por el gobierno, con relación a los efectos causados por el fenómeno del “niño costero”, ha sido sobresaliente a no dudarlo, causando admiración y a la vez un gran reconocimiento.

Un reconocimiento que le viene bien al gobierno, a las autoridades nacionales, regionales y locales, que observaron la forma cómo soldados y policías cumplían y cumplen su labor en favor de la población afectada, una sacrificada labor, para apoyar a nuestros hermanos. Esta acción fue reconocida y muy publicitado por la prensa, que se sumó a este reconocimiento.

Algunos podrían pensar que las actuales FFAA y PNP son diferentes a aquellas de décadas anteriores. No señores son las mismas FFAA y PNP, que reciben una formación sólida en valores, en sus respectivas escuelas de formación y que les permite cumplir con su labor encomiable de manera muy eficiente como ha sido demostrado.

Durante la década del 90, en la que el país vivía en zozobra, por la acción demencial de los grupos terroristas, que tenían dominado a medio país, estas mismas FF.AA. y PNP, con otros integrantes, que hoy son los veteranos y están en el retiro, actuaron con esa misma mística, patriotismo y profesionalismo con que actúan sus actuales integrantes.

Cumplieron su misión constitucional y lograron vencer a las hordas asesinas del PC-SL y el MRTA, capturando a sus cabecillas y poniéndolos a buen recaudo, hoy enfrentan a los remanentes convertidos en sicarios y traficantes de drogas en el VRAEM. Esos mismos soldados, enfrentaron el conflicto del Cenepa en 1995, logrando una nueva victoria que permitió sellar definitivamente la frontera con Ecuador. ¿Alguien lo duda?

Y qué hicieron los gobiernos democráticos desde Alejandro Toledo hasta la actualidad por reconocer su labor, como lo hacen otros países, por ejemplo EE.UU., muy poco, diríamos casi nada. Como el país estaba pacificado, se vivían otros tiempos ya no era necesario hacerles un reconocimiento, por todo el esfuerzo y sacrificio que representó el cumplimiento del deber.

Por todo ello, no llama la atención que, cuando existía o existe peligro para el país, sea por amenazas internas, amenazas externas, calamidad pública o producidos por fenómenos naturales, y los soldados y policías, salen en apoyo de la población o en defensa de ella, son halagados, admirados, puestos y elevados a la cúspide.

No es para menos, la población que vive en una gran inseguridad ciudadana frente a la delincuencia, por la falta de una decisión política que, enfrente de manera prioritaria esa lacra delincuencial, hace que esa población busque confiar en instituciones como las Fuerzas Armadas y sentirse protegida, renovándole su confianza, a mérito de gran labor desarrollada en ayuda a los damnificados de las lluvias e inundaciones.

Pero, qué sucede cuando se quiere reconocer este trabajo denodado de soldados y policías, de otras acciones como la operación Chavín de Huántar, o la lucha contra SL y MRTA. De inmediato, como hincados por un escorpión o manta, salen personajes escondidos, y dan rienda suelta a su odio inveterado, a su rumiante animadversión y un sentimiento de rencor que los domina.

Nos percatamos entonces, que cuando se trata de reconocer esta valía, ese cumplimiento del deber, muchas veces hasta con perdida de la vida o el alejamiento del hogar para cumplir misiones, dejando esposas, hijos, para ayudar a sus hermanos peruanos, surgen los opositores gratuitos, surgen personajes de alma negra, no solo en el Congreso, sino en el Ejecutivo.

Brotan nuevamente esas voces tenebrosas, de las catacumbas oscuras donde se genera el odio más recalcitrante, la animadversión más purulenta contra los uniformados, los enemigos de los militares y policías, y se oponen a toda mejora. Para ello, tienen argumentos de todo tipo: la principal no hay dinero, la caja fiscal puede peligrar.

A renglón seguido, decimos; pero, si hay dinero para que grandes empresas dejen de pagar impuestos por aproximadamente 15,000 millones de soles, hacer obras faraónicas para satisfacer el ego o las necesidades de los interesados, o contratar “46 consultores enriquecen las ‘tormentas de ideas’, 19 para la Presidencia de la República y 27 para la PCM. Muchos de ellos tienen sueldos de ministros”. (Hildebrandt en sus trece.14 al 20 abril 2017).

Por tanto, el presidente Pedro Pablo Kuczynski, tiene la gran oportunidad de corregir, lo malo hecho por su antecesor y hacer cumplir la ley, conforme lo manda la Constitución, sin discriminación de ninguna naturaleza, como hasta ahora existe con los pensionistas de las FFAA y PNP, que pasaron al retiro antes de diciembre 2012.


No se trata de ninguna nivelación de sueldos, como algunos despistados, falsos valores sostienen, tampoco se trata de algún aumento suculento de remuneraciones, se trata simple y llanamente, de corregir lo que en su mayúscula deslealtad y desafección, dejo Ollanta Humala y poner en orden las pensiones, con un gran sector de soldados y policías marginados.

No hay comentarios: