martes, 23 de octubre de 2012

Pobre hombre infeliz.


Por qué será que, cada vez que abre la boca el ex presidente Alejandro Toledo, es para “guanearla” como las aves guaneras en las islas del litoral. Lo peor, esa odiosa forma de expresarse, con esa voz antipática característica en él, teatral,  engolada y grandilocuente. Solo expectoró una serie de sandeces que, lo pintan de cuerpo entero como lo que realmente es, ¡un pobre hombre!

Toledo infelizmente arremetió, como si estuviera eufórico por alguna razón. Expresando toda su animadversión por Fujimori, quien yace en la DIROES, enfermo como todos saben. Esperando que Humala, se levante una mañana, realice su footing habitual, con el ánimo al tope y la moral alta, y decida darle el indulto.

Toledo expelió todos sus saprofitos, “¡Cómo que autorretrato! Que primero firme la petición; segundo, que pida perdón y tercero, que una comisión de médicos de Europa y los Estados Unidos vean si tiene un cáncer terminal y se va a morir en un mes o dos meses, oiga, hay que soltarlo”. Keiko le respondió como se merece, ¡Qué cobarde puede ser!

Toledo, por qué mejor no formas una junta médica con médicos de Marte, Urano y Plutón. ¿Por qué no pides perdón por haber soltado tantos terroristas y flexibilizado las leyes anti terroristas en tu gobierno? Perdón por haber demorado en reconocer a Zarai, tu hija tuvo que pasar vergüenza nacional.  Toledo, indulto es lo mismo que perdón. Y tú te consideras tan astuto.

¿Tiene Toledo un asesor de imagen, alguien que lo aconseje, lo oriente antes de abrir su bocaza y expeler todo el veneno que tiene en el alma? Por qué los señores Sheput y Gonzales Arica, no le dicen ¿por qué no te callas? Como el Rey de España a Chávez.

Así, en este plan, nuevamente Toledo está conduciendo su mini partido, que realmente está fraccionado, a una próxima debacle electoral, por qué valgan verdades, quiénes votarían por un odioso vengador, un inhumano personaje de ficción, un sepulcro blanquecino, un líder moralmente descarriado. Nadie, es la respuesta correcta.

Realmente fueron infelices sus declaraciones. No tuvo en cuenta que tiene un familiar con una enfermedad grave. Sabemos que el cáncer es una enfermedad que no solo afecta al enfermo, sino a toda la familia porque en la mayoría de casos es incurable. Pero, a algunas personas el carcinoma del odio, rencor y animadversión, les afecta el alma, el corazón y en algunos casos les quema el cerebro.

Toledo ignora que una enfermedad de esta naturaleza, compromete a la familia y el sufrimiento alcanza a todos sin excepción, salvo que haya personas que no tengan ningún sentimiento humanitario y que su preocupación por los derechos humanos, solo sea una pose política que les da dividendos, un tecnicismo mediático o una frase eufemística utilizada solo por el momento coyuntural.

El ex presidente Toledo, lamentablemente fue presidente de un país como el nuestro. Se valió de sus características físicas que fueron muy bien explotadas por los marketeros políticos, para presentarlo como un genuino representante de la raza indígena, un triunfador casado con una extranjera; una gran decepción. Si es por sus características  físicas, indudablemente no existe ningún duda, lo que olvidaron decir es que, el cerebro ya estaba formateado al estilo Yanqui.

No hay comentarios: