miércoles, 30 de marzo de 2011

Keiko a paso de vencedores.

La historia de nuestra independencia nos recuerda que Don José María Córdova Muñoz fue un militar colombiano, que participó en la Campaña Libertadora de Independencia de Colombia y Perú. Durante ellas sirvió en las tropas de José Antonio Páez, Simón Bolívar y Antonio José de Sucre. Antes de los 30 años ya era General en el ejército de Simón Bolívar.

“El General José María Córdova tomó parte en la Batalla de Ayacucho, en nuestro país, batalló a órdenes de Antonio José de Sucre, más tarde gran Mariscal de Ayacucho. La acción de Córdova fue decisiva para vencer al Virrey José de la Serna, quien era comandante del ejército realista español. Esta contundente victoria condujo a la Independencia del Perú y América del Sur”.

El «Héroe de Ayacucho» o también conocido como “El león de Ayacucho”, como lo llamarían en adelante, pronunció durante la decisiva batalla una famosa arenga que, es recordada por las generaciones venideras y constituye un claro ejemplo a seguir en diversas circunstancias, cuando hay que asumir responsabilidades mayores, sin titubear, con decisión, coraje y valor, no necesariamente militares:

¡Soldados, armas a discreción; de frente, paso de vencedores!

Con el mismo espíritu del “León de Ayacucho” y si buscamos una similitud o analogía con lo que viene ocurriendo en la carrera electoral nacional, en la que diez candidatos y de ellos los cinco principales, que están prácticamente a media cabeza de diferencia y todavía, vienen luchando codo a codo por el triunfo mayor.

Así, Keiko Sofía con paso seguro, calculado, preciso y confiando en el apoyo unánime del pueblo que estuvo siempre a su lado y al lado de su padre, injustamente encarcelado. Con las encuestas de las diferentes empresas, que la favorecen y coinciden en su ubicación privilegiada en el interés del pueblo, viene haciendo conocer su programa de gobierno en diferentes lugares del país.

Keiko Sofía se acerca al podio de los triunfadores, poco queda ya, apenas unos días para la primera vuelta alcanzar el objetivo que se ha propuesto; así, mejorar la calidad de vida buscando la seguridad y bienestar de todos los peruanos.

Sin duda, será la próxima presidenta del Perú. Aunque les duela a los enemigos irreconciliables del ex presidente. Aunque lo sientan en sus entrañas como un parto precipitado, una cesárea urgente, una parida sangrienta de loba, o de dragón botando fuego y cenizas.

Un último esfuerzo y logrará la victoria, que no solo reivindicará las obras de su padre y que le han dado al país el rumbo que hoy García ha podido continuar, sino que sabrá enrumbar al país por el camino correcto. Si no hubiera sido por Alberto Fujimori, hoy el Perú navegaría entre los estados inviables del planeta, después de la hecatombe económica dejada por el García de los años 80.

Su plan de gobierno contempla cuatro vigas maestras. Una mejor distribución de la riqueza para superar la pobreza crónica, con reformas de Estado que visen el futuro de la nación, sin cambiar el rumbo que inició su padre y que hoy todos los peruanos lo reconocen y alaban. Derrotar nuevamente a la delincuencia como su padre lo hizo contra la subversión. Promover la inversión de capitales privados y del estado para crear empleo bien remunerado

Solo los mezquinos, los de corazón duro e innoble, los que tienen el alma tatuada con los sentimientos de envidia, resentimiento y odio enfermizo, no quieren aceptar esta realidad palpable, que los peruanos tienen derecho a disfrutar porque se lo han ganado.

Keiko Fujimori representa la continuación de las obras realizadas por Alberto Fujimori a lo largo y ancho del país y con seguridad lo hará deslindando de todo acto de corrupción, que denunciará de inmediato. En los villorios más pobres, las comunidades andinas de nuestra inmensa Selva y las zonas desérticas abandonadas, la han recibido sus pobladores con demostraciones de reconocimiento y cariño.

Allí donde la pobreza es dueña, ama y señora de la niñez, donde el hambre muerde las tripas y un mendrugo de pan es un panetón de noche buena. Allí donde las papas queman como es el VRAE y muy pocos candidatos se atreven a visitar, camina victoriosa bajo el sol del mediodía, la lluvia andina, la arena de la costa.

Keiko Sofía ha regresado, ha vuelto a pisar el suelo de esos parajes olvidados, solitarios, inexistentes y etéreos, para la visión reducida de los políticos tradicionales, aquellos que se aferran a su curul, como si fuera su propiedad y no solo eso, por conveniencia quieren que esos curules sean hereditarios y ha vuelto a sentir el calor del verdadero pueblo.

La campaña electoral para la lideresa de Fuerza 2011, no ha tenido ni tendrá tregua alguna, no hay tiempo ni distancia que no haya cubierto. Noche y día ha caminado por esos recovecos sin nombre y apellido, o con nombres olvidados eternamente y esos sinuosos terrenos de la indigencia más aciaga.

Ella desde joven acompañó a su padre, asumiendo la responsabilidad e primera dama y estuvo a la altura de esa gran compromiso. Allí en esos lugares distantes de nuestra geografía, comprendió a diferencia de los políticos tradicionales, que debía hacer algo más que hablar, para mejorar la situación de anomia social, anemia de riqueza e hipercrecimiento de la pobreza.

Con la fortaleza que le da su juventud, con el interés de llegar y escuchar a los ciudadanos de estos parajes relegados, y conocer de primera mano sus necesidades y con todo el amor puesto de manifiesto, se ha comprometido a darle solución a las graves necesidades de la población, salud, educación y seguridad que marcaron el trajinar de Alberto Fujimori.

No hay comentarios: