miércoles, 30 de junio de 2010

¡Justicia, respeto y consideración! Claman los héroes.

Es cierto, el escenario actual no es el mismo de hace tres décadas atrás. La violencia subversiva se había apoderado del país y las fuerzas malignas de SL habían iniciado el incendio de los andes para luego cercar Lima. Desde el campo al más puro estilo de Mao Tse Tung. Según SL en la década del 90 habían alcanzado el “equilibrio estratégico”.

Este Estado débil, limitado por sus hondas contradicciones políticas, maniatado por carecer de leyes antiterroristas y arrinconado. No supo definir bien, quién era el enemigo y cuáles eran sus principales fortalezas y cómo se debía aprovechar las profundas debilidades ideológicas y praxis revolucionaria marxista-leninista-maoísta, del pensamiento Gonzalo.

Los partidos políticos tradicionales no supieron estar a la altura de las circunstancias que el país lo solicitaba, dejaron que el gobierno enfrentara a esta peste solo en el campo militar, creyendo que así solucionarían el problema. Craso error. Hoy no podemos darnos el lujo de cometer ese traspié.

Tuvo que pasar una década, para que se comprendiera que la lucha debía darse en los otros planos de nuestra realidad. Esencialmente en el campo político con la participación de todas las fuerzas políticas de la nación; pero también, en el económico, sicosocial y complementariamente en el militar para hacer frente a los enemigos de la patria.

La llegada de Fujimori al gobierno fue crucial, para revertir los errores gubernamentales anteriores. Dándole prioridad a las labores de inteligencia y para poner toda la atención ante el inminente peligro de que SL tomara la capital. Movilizar a las fuerzas de seguridad, unificar y repotenciar la inteligencia, y dar el marco legal a esta lucha de todos los peruanos contra SL.

Hace un década que vivimos una paz y tranquilidad que no sabemos si será duradera. Esa situación ha flexibilizado no solo las leyes antiterroristas desde el gobierno de Toledo, sino también las actividades de control, vigilancia sobre los presos y ex convictos. Mientras los remanentes de SL-TID siguen en el VRAE emboscando a las fuerzas de seguridad.

Los medios de comunicación han denunciado, que algunos terroristas liberados, han vuelto a las andadas. Nunca dejaron de pertenecer a sus organizaciones en cuerpo y alma. Las requisas llevadas a cabo en la cárcel de mujeres lo ha demostrado y la liberación de Lori Berenson ha estado plagado de errores. A llorar al río y tener más cuidado con los que pretenden maniobrar a la justicia.

Cuando repasamos la historia, nos nutrimos de aquellas acciones heroicas y gloriosas que han protagonizado soldados, policías y ronderos en esa lucha contra el terror. El pueblo sentía y sufría, porque esa pesadilla salida de las tinieblas del infierno, habían brotado para atacar lo más preciado del hombre, ¡la libertad!

Por eso, hoy en la tranquilidad del hogar de la mayoría de estos héroes auténticos que dieron lo suyo por el Perú. Nos preocupa que en los altos niveles del gobierno aún se muestre indiferencia a un pedido pendiente, resarcir a sus héroes discapacitados y darles todo el apoyo necesario para su recuperación.

Son muchos los casos, para ejemplo hacemos conocer el drama que vive diariamente un oficial de la FAP que resultó herido cuando cumplía con su deber piloteando su helicóptero.

El peor castigo para los héroes que han entregado su vida, o han resultado con alguna discapacidad posterior, como consecuencia del servicio, de un enfrentamiento con narco terroristas o en una emboscada senderista, no solo es el olvido y abandono, sino la indiferencia de una sociedad como la nuestra, que hace escasamente 20 años se debatía entre la vida y la muerte frente a la subversión de SL y el MRTA.

Y qué han obtenido aquellos hombres que marcharon a enfrentar a las huestes senderistas y emerretistas, para proteger a esta sociedad que hoy ante la paz y tranquilidad, al lado de sus familiares y amigos, tienen la libertad y seguridad de hacer una vida normal, lejos de coche bombas, voladura de torres de alta tensión, asesinatos selectivos, secuestros, extorsiones y cárceles del pueblo.

Lo que han obtenido es una retahíla de juicios, presuntamente por violación de los derechos humanos de los llamados eufemísticamente “luchadores sociales”. En otros casos heridas en el cuerpo y el alma. Muchos sin piernas, otros sin brazos. Necesitan para desplazarse una silla de ruedas u otro aditamento especial que solo lo fabrican en el extranjero.

Pero, es más grave aún este olvido e indiferencia, cuando se trata las autoridades encargadas de velar por la seguridad y bienestar del personal, que ha caído en desgracia por defender a la democracia. El caso del My FAP Romaín Flor Vera, es una demostración más, de la indiferencia con que trata este gobierno al personal de las FFAA.

Tal como lo denuncia el señor Julio Flor Bernuy padre del Mayor FAP antes mencionado, “Mi hijo, Romaín Flor Vera, Piloto de la Fuerza Aérea, el 28 de febrero de 2007 se encontraba en acto de servicio pilotando el helicóptero Bell 212 de la FAP en la zona de emergencia de Ayacucho, cuando se produjo un lamentable accidente. A consecuencia de las graves heridas sufrió la amputación supracondílea de la pierna izquierda. Actualmente su salud está quebrantada pues la pierna derecha también tiene serias lesiones, tuvo polifracturas expuestas, se efectuaron injertos (…)”, entre otras manifestaciones que declinan paulatinamente su salud”.

El Mayor Romaín Flor ha sido sometido a dos Juntas Médicas de Peritaje Intersanidades de las FFAA y PNP quienes han determinado, que requiere de una prótesis idónea, de alta tecnología, que le permita seguir adelante y llevar una vida digna.

Según el padre del Mayor Flor que “La FAP ya transfirió de sus recursos directamente recaudados el total del monto estimado por la clínica ortopédica Advanced Motion Control INC., ubicada en Miami, a la Oficina de Enlace en Miami - ODEMI, destinado para la adquisición, entrenamiento e implementación de una prótesis de Alta Tecnología. Sólo falta la autorización final para el uso del dinero (…)”.

Esta decisión solo compete al señor Ministro de Defensa Ing. Rafael Rey Rey, según el señor Julio Flor “nunca le concedió una entrevista al paciente Piloto Mayor FAP Romaín Flor Vera”.

Señor Ministro de Defensa Ing. Rafael Rey Rey, el Mayor FAP tiene actualmente 37 años de edad, una hija pequeña; cuántos jóvenes de su edad viven su vida sanamente y disfrutan de la compañía de sus hijos o se divierten en reuniones sociales.

Este oficial nunca más volverá a ser el mismo. Sin lugar a dudas, lo que se quiere es que tenga calidad de vida, que siga siendo útil a su familia y la sociedad por quien entregó su esfuerzo y sacrificio. Esta deuda y otras están aún en una agenda pendiente. Hoy es una buena oportunidad para comenzar.

No hay comentarios: