jueves, 4 de octubre de 2007

Desinformación, cortinas de humo y manipulación informativa

La denuncia por violación que ha presentado el congresista Gustavo Espinoza contra el ex_presidente Toledo, tiene todos los visos de una manipulación de la información, por el momento coyuntural que vive el país, frente a los cuestionamientos a dos de sus ministros por presunto actos de corrupción en sus sectores y en que la censura pende sobre sus cabezas como una espada de Damocles.Vallejo y Alva Castro están en salmuera.

Algunas precisiones al respecto, actualmente el mundo se enfrenta a nuevos retos sobre tratamiento de la información, su difusión y retroalimentación, así como la medición de los resultados que, además involucra el grado de credibilidad de las fuentes de información, muy venida a menos en estos tiempos.

A esta nueva técnica de manejar la información que está a cargo de los directores de las mass media, conformado por equipos de trabajo convenientemente preparados y que siguen la política o línea editorial del medio, lo han denominado o bautizado como secuestro informativo, manipulación de la información, desinformación, guerra sicológica, guerra ideológica, sicosocial, cortina de humo, etc.

Visto de esta manera, algunos especialistas prefieren utilizar términos como psicosociales o, cortinas de humo, que son levantadas para desviar la atención de la opinión pública, hacia informaciones que la mayoría de veces son irrelevantes y que carecen de importancia, o por el contrario denuncias por asesinatos, violaciones y que además involucran el supuesto uso de drogas y alcohol involucrando a personajes importantes, agravando el hecho y utilizando tontos útiles.

Qué razones se esgrimen para esto, se indican que es para manipular la información, utilizándola en función a sus intereses, siendo su objetivo y finalidad manejar la opinión pública y fortalecer claro está, intereses políticos que tienen marcada influencia en lo social, económico, judicial, etc y de esta manera esconder las falencias, deficiencias y presuntos actos de corrupción en el que estarían involucrados personajes políticos importantes del gobierno.

El secuestro informativo es una nueva técnica o procedimiento de la guerra neopropagandística o guerra sicológica, que consiste en guardar la información que se ha obtenido, que puede afectar los intereses políticos de un gobierno, así como los económicos y de seguridad de los propios países, o de grupos de poder económico e ideológico, para utilizarla posteriormente dándola a conocer el momento más conveniente para ellos.

Existen muchos procedimientos para su ejecución, esta técnica se ejecuta de dos maneras: se restringe la cobertura noticiosa en nombre de la privacidad, este método suena bonito moral y emocionalmente, pero en la práctica impone cierta censura a la libertad de prensa y de expresión. Podría ser además, un medio para que el poder político controle lo que es legítimo o no, para la cobertura noticiosa que sí es de interés público.

La otra manera es aplicando una férrea barrera u obstáculo al acceso y distribución de datos, estas restricciones a las fuentes de información, que involucra el silencio de las mismas sean de carácter oficial o no, en especial de aquellos relacionados con los gobiernos (ámbito político, defensa, desarrollo, económico y social) y de grupos de poder; puede limitar seriamente cualquier investigación periodística, porque estamos convencidos que esos datos son precisamente de incumbencia pública.

Es cierto que a algunos medios no les interesa buscar y mantener la credibilidad, ni tampoco crear conciencia de opinión, peligrosamente se está llegando a la farandulización de la noticia, se han convertido como dice Habermas "en negocios capitalistas con intereses de lucro que apoyan a los líderes para obtener favores", pero al otro lado de la orilla están los medios y muchos periodistas, que sí mantienen una ética periodística e independencia en el trato de la información y que difícilmente van formar una comparsa
os.


El caso de la denuncia del congresista de la UPP Gustavo Espinosa, vendría a demostrar la manipulación informativa de un hecho delictuoso, que implica la figura de un ex presidente en una denuncia por presunta violación de una joven, en una reunión donde además de sexo hubo alcohol, para crear una cortina de humo y tapar los malos olores de este gobierno.

De esto se puede concluir que, por un lado atacan al ex presidente Toledo por haberse reunido con Ollanta Humala días antes, olvidando una sabia enseñanza de uno de sus líderes históricos, lamentablemente fallecido Ramiro Prialé quien decía que "conversar no es pactar" , y buscan desviar la atención de la opinión pública nacional, que está pendiente de los presuntos actos de corrupción por todos conocido, en los sectores Salud e Interior de este gobierno, traerse abajo la censura de ambos ministros, lo de la minera Majaz y tapar los entretelones del juicio a Fujimori, que debería quedar en el ámbito judicial. El gobierno de Alan huele mal, muy mal.

No hay comentarios: