miércoles, 27 de abril de 2016

La coalición del odio


Ningún peruano dudará el tremendo amor y lealtad a la patria, que profesó el Gran Mariscal del Perú Andrés Avelino Cáceres, en horas realmente aciagas y negras para nuestra República. Héroe de la resistencia y portaestandarte de la campaña de la Breña durante la guerra con Chile. Jamás se rindió, siempre lucho por la unión del país, para expulsar al invasor.

Su sentencia “El Perú será grande, el Perú será lo que deba ser, si todos los peruanos nos resolvemos virilmente a engrandecerlo”. Es un llamado que viene del pasado, una invocación a la unidad de la nación peruana, una exhortación para que en la hora presente, enfrentar juntos los problemas que atan al Perú, a la pobreza, atraso, inseguridad, deficiente educación y salud.

El llamado que hiciera Keiko Fujimori para buscar consensos y unidad de todos los partidos políticos, de los líderes de las organizaciones, como queda demostrado, ha caído en saco roto, en un pozo sin fondo, en una sima profunda. Verónika Mendoza ha declarado la guerra a Keiko Fujimori iniciando una campaña de oposición recalcitrante. ¿Quiénes la seguirán?

Comprobado está, que hacer un llamado a la unión de todos los peruanos para enfrentar juntos los problemas que aquejan a nuestra República en la hora actual, no es del agrado de muchos especialmente de un famoso escritor y la representante del Frente Amplio. Con ellos es imposible sentarse a conversar como personas civilizadas y racionales. Buscan las contradicciones y se oponen por rencor.

¡Ha nacido una coalición poderosa gritaron al unísono! y preguntaron los esperanzados, desposeídos, pobres y olvidados ¿será por la unión y progreso del Perú? Una voz emergió como un eco gutural desde la profundidad del abismo, de esa fosa oscura y tenebrosa. No, los pobres y olvidados, siguieron muriendo. Despertó la sinrazón, irreflexión y violencia verbal. Temor al triunfo rotundo de Keiko Sofía Fujimori.  

El analista político Martín Santibáñez en entrevista en un programa de TV por internet, declaró lo siguiente, 'Lo que se está formando es una coalición anti-fujimorista, donde el odio, tiene mayor o menor intensidad. Yo lo que veo es un gran odio hacia el fujimorismo. Esta gran coalición de odio se está consolidando''. Odio, sin razón, rencor sin justificación alguna.

El escritor Mario Vargas Ll., ha declarado a un diario chileno, con el resentimiento que guarda desde hace 16 años "Yo lo veo con preocupación. Espero que Keiko Fujimori no gane las elecciones. Creo que si ganara las elecciones equivaldría a una reivindicación a posteriori de la dictadura, una de las dictaduras más sangrientas y corrompidas que hemos tenido en la historia del Perú". No dice nada del actual gobierno del cual es garante.

La candidata del Frente Amplio refiriéndose a la presunta presión sobre el TC para liberar a Alberto Fujimori, declaró “Sigue reivindicando la dictadura fujimorista y eso sería nefasto para nuestro país. No vamos a permitir que ese señor salga de la cárcel que es dónde debe estar por violación de Derechos Humanos, y no va a salir ni por la puerta grande ni por la puerta chica”. ¿Violación de DDHH? Solo en tu imaginación.

No les parece una coincidencia extraña las declaraciones de Vargas Llosa y Verónika Mendoza, ambos destilan el mismo sentimiento de animadversión contra Keiko Fujimori. Lo que no es racional. Es un odio gratuito dirigido contra la hija de quien lo venció en las elecciones del año 90. Alberto Fujimori,  puso orden económico, venció al terrorismo y solucionó el problema fronterizo con Ecuador.

Al respecto, el ex cura Marco Arana dueño del vientre de alquiler con el que postuló a la presidencia la vocera de Frente Amplio, declaró en entrevista a un medio de TV “Nosotros estamos afirmando una manera de hacer política que no va detrás de ningún caudillo, entonces, es importante afirmar liderazgos múltiples”. ¿Verónika, salió con su serrucho?

Las personas de buenos sentimientos, patriotas en el buen sentido de la palabra, que desean paz, tranquilidad para desarrollarse y trabajar por nuestro país, necesitan la unidad de todos los peruanos y están sumamente preocupados, por la aparición de esta coalición, una liga, una organización liderada por el frente amplio del rencor y el odio, muy dañino para la unidad nacional.

La coalición del rencor, organizando y empoderado por los adversarios de Alberto Fujimori, que  contaría con el visto bueno de este gobierno seriamente cuestionado y en la cuerda floja, y al que convendría que Keiko Fujimori no llegue a la presidencia, será una demostración más que existe cierta clase política intolerante, plagado de sentimientos negativos y de un fariseísmo colosal.









                                                                                                                                 










No hay comentarios: