martes, 15 de diciembre de 2015

¿Por los intereses de las grandes mayorías?


La población observa con desconfianza y con cautela, cómo los partidos políticos, se unen para disputarse el poder y dividirse la torta para los siguientes 5 años. Se han formado las alianzas políticas porque solos no llegan a ninguna parte. El Apra y Partido Popular Cristiano,  también Alianza para el Progreso (APP) se alió con Somos Perú y Restauración Nacional, y finalmente, el partido que lidera Luis Castañeda, Solidaridad Nacional firmó alianza con Unión por el Perú. Bien organizados están.

Ahora resulta que, estas Alianzas políticas que se han negociado con miras a las elecciones del próximo año, se convierten por obra y gracia de birlibirloque, en una especie de panacea política, maná caído del cielo y la solución a todos los males de la República; pero, cómo creerles si son los mismos líderes de siempre, con sus propias limitaciones y debilidades. Peor, con las mismas malas costumbres.

La población poco informada, estará a merced nuevamente de los encantadores de culebras, los de verbo florido y los fariseos políticos, quienes no han encontrado mejor motivación que hablar de intereses nacionales, bienestar general, lucha contra la corrupción y solucionar el grave problema de inseguridad. Solo para conseguir los votos necesarios y superar la valla electoral y no quedar en la estacada.

El problema más grave es el de la inseguridad ciudadana, que demostrado está a estas alturas del gobierno y faltando unos meses para su despedida, no es una percepción, como un ex ministro de este régimen argumentó en algún momento y ahora presta importantes servicios al país en el extranjero, bien remunerado y con todas las gollerías que involucran estos puestos políticos en las legaciones fuera del país.

Las actuales Alianzas, son pactos de intereses, simples acuerdos pragmáticos, políticos, sin coincidencias ideológicas, movilizados por el temor a quedar en ridículo y perder la categoría de partidos políticos y preservar sus intereses fenicios. No interesa con quién, ni con qué partido se firman estas Alianzas, quién garantiza a la nación que se cumplirán y no se romperán a la vuelta de la esquina.

El acuerdo que más ha llamado la atención es el de APRA-PPC. Dos partidos políticos que no tienen ninguna coincidencia ideológica ni programática. Ambos se dicen salvadores del país, una posición mesiánica increíble, al creerse los únicos que pueden hacer que el Perú retorne al crecimiento. Dos partidos que fueron siempre enemigos, adversarios que han intercambiado insultos, agravios, puyas entre Alan y Lourdes.

Los voceros Javier Velásquez Quesquén del Apra y  Javier Bedoya del PPC, buscaron muchos argumentos para demostrar que esta Alianza es lo mejor, que ha nacido, para asegurar la estabilidad y gobernabilidad del país, quieren que el país confíe en ellos y le den el voto. En el PPC hay una crisis, que no han solucionado, porque convenientemente lo han dejado para ver después de las elecciones. ¿No les parece muy conveniente?

La percepción que tiene la población de esta Alianza en particular, es que a priori han agarrado la torta del Estado y la han partido a su conveniencia, una vulgar repartija. Sin ninguna vergüenza afirman que el PPC tendrá el 30% de esta torta para el Congreso. Aseguran que lo están haciendo por todos los peruanos, porque primero están los intereses nacionales, o sea, los intereses de las grandes mayorías pobres y de extrema pobreza.

Recuerden que  en el PPC hay dos grupos, liderados uno por Lourdes Flores Nano y el otro por Raúl Castro Stagnaro. Un partido con una severa crisis en el que está en juego su supervivencia y está realmente partido. Hay dos cabezas, dos equipos, dos grupos diferentes que están en pugna, cómo harán con las encuestas donde Alan aparece con 8% y el PPC ni siquiera aparece en las encuestas.

¿La Alianza que se ha formado alzará vuelo en las encuestas?



  
















No hay comentarios: