lunes, 25 de mayo de 2015

La fuga de Martín, estaba más cantada.



La novela de Gabriel García Márquez “Crónica de una muerte anunciada”, relata los entretelones de la muerte de Santiago Nasar. Bayardo San Román ingeniero de ferrocarriles, se enamora y luego se casa con Ángela Vicario. La noche de su boda, Bayardo descubre que su mujer no estaba virgen y la devuelva a su madre.

Enterado de esto, los gemelos Vicario hermanos de Ángela, la interrogan y ella confiesa indicando que fue Santiago Nasar. Los hermanos Vicario no esconden sus intenciones y la población se entera de la próxima muerte, todos, inclusive la servidumbre de los Nasar, menos el propio Santiago. Los hermanos Vicario dan muerte a Nasar con sus cuchillos.

El gobierno de Bolivia confirmó la fuga de Martín Belaunde Lossio, el encargado de hacer conocer oficialmente, lo que ya se conocía fue el ministro de la Presidencia de Bolivia, Juan Ramón Quintana, quién confirmó que MBL escapó de la residencia en la que cumplía arresto domiciliario. Muy firme expresó que “serán implacables con los responsables de la fuga”. ¿Esta fuga ya estaba anunciada?

La fuga de Martín Belaunde Lossio de Bolivia, debe haber llenado de alegría a muchos involucrados en turbios negocios de corrupción regional y nacional con este personaje y especialmente a la pareja presidencial, que se investigan en el Congreso. Según Mesías Guevara presidente de la Comisión Ancash, existiría un cordón umbilical, una correa de trasmisión entre los casos investigados.

El gobierno de Bolivia es responsable de la fuga porque cumplía arresto domiciliario en una casa vigilada por personal de seguridad de dicho país. De nada sirven los arrestos que se están llevando a cabo en este país. Podría hablarse inclusive de una complicidad soterrada de ambos gobiernos, para evitar su retorno al país y responda por los delitos presuntos que se le atribuyen.

Según la congresista Marisol Pérez Tello, presidente de la comisión que investiga el caso Martín Belaunde Lossio, indicó que este hecho agrava la situación judicial de Martín Belaunde, quien cumplía arresto domicilio en Bolivia. “Es una situación bien delicada, lo que hace este señor es agravar su situación. Es bastante irresponsable su conducta también por la situación en la que nos pone ahora en relación de Perú y Bolivia (…)”.

Si hablamos de fugas, recordemos que, en junio de 2013 en nuestro país, hubo una fuga de cinco delincuentes presos de un penal de Lima, vestidos de saco y corbata salieron muy campantes por la entrada principal del penal. Wilfredo Pedraza, ministro del interior de entonces, dispuso de inmediato el relevo de los policías responsables del hecho.

Entre los fugados estaban el sicario dominicano Jonathan Sepúlveda de los Santos, asesino confeso del fotógrafo Luis Choy, con él huyeron sus cómplices Edgar Lucano Rosas, 25 años, alias 'Lucano' y el colombiano Segundo Vargas Moyano, de 33 años. Se completa la lista con Carlos Timaná Copara, 49 años, alias 'Timaná', y  Giancarlo Zegarra Cuadros, 29 años, alias 'Careca´

La fuga de Martín Belaunde era una crónica anunciada desde que le franquearon los controles de la frontera boliviana. El exministro Urresti aseguró que estaba obsesionado y soñaba con la captura de Belaunde, pero este se fugó en las narices de Urresti y la policía. Incluso se habló de un probable traslado, dada la peligrosidad de su captura y las implicancias para el gobierno.

Belaunde ingresó de manera ilegal a ese país aunque el gobierno lo desmintió hasta el  cansancio. La ex procuradora Yeni Vilcatoma, expresó "En esta investigación han existido órdenes judiciales, allanamientos frustrados, fiscales despedidos, procuradores despedidos por ministros que han intentado interferir en esta investigación a favor de Martín Belaunde Lossio, que ya desde diciembre evidenciaba su interés en querer sustraerse de la acción de la justicia".

Digan ustedes si no estaba anunciada la fuga de Martín Belaunde de Bolivia. Por supuesto que sí. Con los nuevos indicios que vienen descubriendo las comisiones de investigación y los nexos que habría con Álvarez, Orellana, López Meneses y el gobierno, la extradición de Martín Belaunde era y es hasta que se vaya Ollanta del gobierno, un grave peligro para Humala y su esposa.

Ahora los pretendientes, entre ellos el futuro candidato a la presidencia y congresistas del nacionalismo podrán sonreír contentos, porque iniciarán sus respectivas campañas para reelegirse, dado que no hay ningún nubarrón que les haga sombra, no hay amenaza de tormenta y no está más la espada de Damocles sobre sus testas.

Esta fuga, no hace sino demostrar que el gobierno de Evo Morales estuvo en lo cierto al sugerir que se retirara la solicitud de extradición para expulsarlo de su país. Según la mayoría de analistas, el gobierno de Humala llevó una mala estrategia de extradición, al parecer exprofesamente con la intención de demorar la presencia de Belaunde en Lima y evitar a toda costa sus declaraciones.

Creo que es un gasto insulso enviar a la comisión que preside el ministro de defensa a Bolivia, cuando todo está acabado, esto más bien son manotazos de ahogado del gobierno para tratar de disimular lo mal intencionada que fue su decisión, de esperar por la extradición, solicitada para dar tiempo al propio Belaunde planear su fuga.


Felicitaciones a Ollanta Humala por este regalo a su esposa Nadine Heredia con ocasión de su cumpleaños, que le han brindado fuerzas desconocidas y oscuras, que han hecho viable y victoriosa esta fuga, que con seguridad entrará en los anales de la histórica relación de Bolivia y Perú.

No hay comentarios: