viernes, 8 de mayo de 2015

La indecisión y el temor del gobierno.


Mientras los cámaras y flashes iluminan los sucesos del hasta hora frustrado proyecto minero Tía María,  las primeras planas de la prensa escrita, televisiva y radial se ocupan de esta protesta violenta, con muertos y heridos, el caso de presunta corrupción en el que está involucrado Martín Belaunde, y sus relaciones con el poder, quedan bajo un manto de camanchaca, en espera de lo que decida Bolivia para la extradición.
Lo que sucede en tía María, ese gran proyecto minero que debió iniciarse hace un año, es el remake de lo sucedido en Conga. Es la violación del principio de autoridad y la falta de firmeza del gobierno que ha hipotecado su poder coercitivo,  al no  imponer todos los mecanismos legales y constitucionales y poner orden en la zona convulsionada.
En este pandemónium social, organizado y liderado por fuerzas oscuras y radicales del país, que van en contra del desarrollo, crecimiento y han perdido la brújula, al poner en riesgo el bienestar de la población arequipeña, la población arequipeña es la que se verá afectada, porque estos grupetes de radicales ideologizados solo buscan el atraso de los pueblos y azuzan a la población en contra de las autoridades.
Los grupos radicales, conformados por los mal llamados ambientalistas debidamente organizados, grupos de honderos contratados y traídos desde Puno, infiltrados del MOVADEF, a los que se suman los reservistas siguiendo directivas de Antauro Humala, el hermano preso del gobernante, buscan quebrar el estado de derecho imperante en nuestro país.
Inicialmente el gobierno buscó agotar su último esfuerzo en el dialogo sin presiones, para ello exigió que se levantara el paro y no hubiera violencia,  los representantes de los grupos rebeldes, la población y los ministros se enfrascaron en un diálogo de sordos. Los dirigentes antimineros abandonaron la mesa de conversaciones abruptamente desairando dos veces a la comisión ministerial.
Eso significa que no quieren dialogar y que subestiman a las autoridades. El  gobierno debe declarar el Estado de Emergencia y disponer el ingreso de las FFAA para controlar el orden destruido por ellos, proteger los Servicios públicos esenciales y que la PNP se dedique a detener a todas las personas que han violado las libertades de movilización de la población.      
Cuando el temor se incrusta en  las actitudes de las personas y organizaciones, cuando invade la mente hasta hacerla desfallecer y obnubilarla, la toma de decisiones se hace difícil, y afecta la estabilidad emocional que es vital mantener siempre en sus parámetros, especialmente cuando se lidera una familia, una empresa y especialmente un país.
Cuando se detenta el poder y se gobierna un país, y se ha sido elegido por los ciudadanos de una nación en elecciones libres, entonces, mayor es la responsabilidad para conducir a la gran familia hacia mejores espacios de vida, superar los temores y buscar nuevas oportunidades de desarrollo y lograr el bien común para la nación peruana.  
Se ha criticado hasta el cansancio al Presidente Ollanta Humala, se afirma de él que le falta firmeza, liderazgo y que ha abdicado de sus responsabilidades como presidente y que quien gobierna no es él sino su cónyuge. Humala debería hacer lo que no hizo en Conga, ir al lugar de los hechos y solucionar este problema.
La libertad se basa en la legitimidad y esta descansa en la elección popular, cuando los ciudadanos acuden a las urnas para depositar su voto, precisamente en ese instante se materializa la legitimidad del poder que se le entrega a los gobernantes para ejercer el poder. Humala detenta el poder hasta el 28 de julio de 2016.
La legitimidad se pierde cuando se gobierna de espaldas al pueblo, cuando no se cumplen los compromisos adquiridos con la población. Cuando no se toman decisiones adecuadas y se asumen responsabilidades por temor u omisión, como en el caso del proyecto Tía María que desde hace meses elementos antisociales y en contra del desarrollo, gestaban su paralización y la movilización de elementos ajenos a los intereses de Yslay se realizó con la tranquilidad de todo el mundo.


No hay comentarios: