martes, 20 de diciembre de 2011

Alejandro Toledo, Cajamarca y el viaje de emerretistas condenados.

Ex presidente Alejandro Toledo.


Mientras el ex presidente Toledo se hunde en las arenas movedizas de sus propias declaraciones. Se enreda en su propio floro y utiliza sus “palabras mágicas”, sin considerar que el escenario de hoy es distinto al de su manoseado movimiento de los 4 suyos. Y que su organización está devaluada políticamente, no pesa nada, por eso Ollanta no lo quiere en el Ejecutivo.

Quienes se agrupan a su alrededor y lo asesoran, parece que no dan en el blanco. No saben que lo conducen al despeñadero. No sabemos si reírnos por lo contradictorio de sus declaraciones o ponernos a llorar de pena porque Ollanta Humala prescindió de su “apoyo”. Respecto a la sentencia de Fujimori Toledo sostiene que fue una “sentencia impecable calificada así por expertos nacionales e internacionales”. ¿Será así?

Alejandro Toledo sigue utilizando sus expresiones de tono triunfalista en algunos casos y en otros peyorativo o de condena tajante, como: la vigencia de su apoyo a la “gobernabilidad democrática”, o el indulto humanitario a Fujimori en el que plantea tres requisitos: “Debe haber evidencias contundentes de que está en sus días finales; estas evidencias necesitan ser verificadas por especialistas, por una junta de médicos nacionales o internacionales y finalmente hay que preguntarles a las victimas”. De esta manera trata de bloquear toda duda y debate al respecto.

Señor Toledo, el único que se puede pronunciar constitucionalmente al respecto es el Presidente Ollanta Humala, no politice un tema exclusivamente humanitario. Ud. no tiene vela en este entierro. No busque contradicciones con el escritor Mario Vargas Llosa quien objetivamente ha declarado: “Toledo no debería ponerle zancadillas al gobierno”, respondiéndole una pachotada como “pero, Mario está equivocado y no me gusta su expresión porque significa que está desinformado”. ¿El nobel de literatura peruano está desinformado?

Cajamarca

La letra de un vals de nuestro compositor radicado en EE.UU Juan Mosto inicia así: “Un fracaso más que importa si en la vida nunca fui feliz”.

Aparentemente, lo que podría constituir la felicidad del pueblo cajamarquino, debido a las inversiones en Conga, que generarían el canon y nuevas fuentes de trabajo, por obra y gracia de los radicales de izquierda, quedará en un hermoso sueño. Es cierto, necesitamos construir una minería responsable, que se preocupe por la protección del medio ambiente y evite la contaminación de suelos y fuentes de agua que utilizan nuestros hermanos agricultores y ganaderos. Pero, con representantes radicales en sus organizaciones sociales, solo traerá frustraciones para el pueblo cajamarquino.

Nuevamente se frustró las negociaciones entre los representantes del gobierno nacional y las autoridades del gobierno regional por el radicalismo de su posición. Nuevamente regresó con las manos vacías el Premier Oscar Valdés. Para agravar la situación, el señor Santos quien no quiso firmar el acuerdo por orden de su socio Wilfredo Saavedra el emerretista, exige que se nombre a otro interlocutor y otros requerimientos que son inadmisibles.

El poder judicial cuestionado nuevamente.

Es realmente desconcertante lo que sucede en las narices del Presidente del Poder Judicial. No hay quién controle lo que hacen algunos jueces. O es qué la orden viene del ápice de este poder. Colegiados que se distraen jugando Sudoku y probablemente chateen mientras aparentan ejercer sus funciones frente a reos, defensores y fiscales.

Como está el escenario nacional, con paros, movilizaciones, bloqueo de carreteras, violencia en las calles, asesinatos, un perfecto rio revuelto; entonces, ganancia de pescadores. Precisamente, con la llegada de las fiestas de navidad y la celebración del año nuevo, se están flexibilizando los controles y decide irracionalmente en lo judicial.

El juez que dispuso el permiso para que la terrorista estadounidense Lori Berenson viaje a su país de origen por un mes, pase las fiestas de navidad y año nuevo en familia, es el mismo que estaría en pocas horas autorizando el viaje a París de la terrorista Nancy Gilbonio Conde, pareja y compañera de actividades subversivas en contra del Estado peruano del terrorista del MRTA Cerpa Cartolín, quien al mando de un grupo de emerretistas, armados hasta los dientes, tomaron la Embajada del Japón en Lima.

Nunca se esclareció qué se hizo con el dinero cobrado en los cupos y secuestros de empresarios por el MRTA. Algunos investigadores presumen que este dinero negro producto de extorsiones, cupos y rescate ha sido colocado en cuentas secretas en el extranjero. Nancy Gilbonio sabría los números de cuentas y por tanto el interés por su salida del país. No regresará, está claro. Salvo que esté corriendo mucho dinero bajo la mesa para esta autorización. Qué ha hecho el Estado peruano para rescatar este dinero obtenido ilegalmente por los terroristas. Al parecer nada.

Por otro lado las ONG´s de derechos humanos insisten, persisten y con toda la maquinaria de los caviares diseminados en el poder judicial y en los medios de prensa afines, siguen en campaña para enjuiciar a los Comandos que intervinieron en abril del 97 para rescatar los rehenes de la embajada nipona en el Perú. Algo totalmente injusto en otras latitudes. Pero, estamos en el Perú y nada nos puede sorprender.

No hay comentarios: