sábado, 30 de enero de 2016

El Arte de la guerra y el proceso electoral peruano

“Toda guerra se basa en el engaño”.
Sun Tzu

En un conflicto, una guerra, en la administración o una campaña política, es fundamental que los líderes y la organización, tengan credibilidad. En el caso de la política, que la población tenga confianza y crea en las propuestas de los políticos. Otro factor fundamental es la virtud moral del líder, así como la aptitud intelectual para ejercer el cargo con “honestidad y sinceridad”.

Este proceso electoral, es una competencia ardua y dura que tendrá en las redes sociales, en la nube, una batalla crucial, donde el contenido de los mensajes por ser cortos, concisos, puedan llegar a la mayor cantidad de electores, la mayoría son jóvenes que utilizan este nuevo instrumento de la modernidad, requiere de personal especialista y experimentado en su empleo.

Las redes sociales tiene características que se deben cumplir para obtener una mayor empatía con los lectores: “Hablar a través de las imágenes, el uso correcto de los colores, la palabra es el mejor aliado, empleo de las emociones y participar en la conversación”. Hoy, los líderes y organizaciones políticas no son ajenos al empleo de redes, por ser un medio muy ventajoso para llegar a los electores.

La actual campaña electoral se disputa entre diversos partidos que van tras un objetivo, la presidencia de la República, en suma el poder, con candidatos cuestionados judicialmente. Algunos la asemejan a una guerra entre organizaciones políticas, que utilizan diversas técnicas: argucias, desinformación, frustrar planes del adversario, destruir alianzas, crear fisuras entre el líder y su organización, etc.

No solo eso, no se descarta la posibilidad del empleo de espías, colaboradores e informantes, quienes estarían muy activos, para conocer a priori, cuál es la estrategia que sigue el adversario para neutralizarlo, recogiendo información, sembrando discordia y fomentando subversión en las filas del oponente, hasta desmoralizarlo y romper la  voluntad de resistencia, quebrando la continuación de una campaña electoral.

Como observamos en la actual campaña electoral, la improvisación marca el rumbo de la mayoría de las 19 organizaciones  que compiten por el trofeo mayor. “Hienas y tiburones disfrazados de corderos”, según Cecilia Valenzuela, con escandaletes causados por procesos electorales internos manipulados, se han peleado un lugarcito en las listas de los partidos, se han mimetizándose para ser elegidos.  

Por cumplir con el plazo para realizar la elección democrática de sus representantes al Congreso, que ha vencido el 20 del presente, hubo apresuramiento, imprevisión y hasta cierto punto improvisación en la designación de algunos candidatos, que ha trascendido y se han denunciado hechos que son de suma gravedad dentro de la democracia interna.

El más grave por sus implicancias por ser el partido gobiernista, es la designación por invitación de un congresista cuestionado por el caso centralita que fue suspendido de sus funciones congresales y un ex participante de un programa reality de televisión, que ha sido calificado dentro de la esfera de los programas que emite la televisión basura.

El candidato Daniel Urresti, inicialmente, muy molesto declaró que no aceptará como candidatos al Congreso al actual legislador Heriberto Benites y al bailarín Alejandro Benítez, más conocido como Zumba. Luego en el programa sin medias tintas, aseguró que no renunciará si Heriberto Benites es considerado en la lista para el Parlamento.

Ahora bien, de la forma cómo los partidos políticos tracen su estrategia comunicativa, logren la empatía con los electores y cómo les hagan conocer sus propuestas, dependerá el resultado perseguido. En ese contexto, las encuestas son solo instrumentos de medición que faltando dos meses, nos presentan la imagen del momento. La verdadera encuesta será el 12 de abril y habrá muchas sorpresas con seguridad.

Cuando se trata de realizar un análisis de las campañas militares en diferentes épocas de la historia de la humanidad, a menudo recurrimos a los grandes estrategas y pensadores que desde la antigüedad nos han iluminado con sus experiencias y cuyos tratados nos han llegado hasta el presente, los más renombrados indudablemente son: Sun Tzu, Carl Von Clausewitz, Napoleón y  Maquiavelo.

Hoy la estrategia se utiliza en muchas disciplinas de la vida y la política no es ajena a ello. Las nuevas herramientas tecnológicas como internet y redes sociales, juegan un rol fundamental, para difundir mensajes de connotación positiva o negativa según el caso, como parte de una estrategia general de campaña.

Los candidatos a la presidencia tratan de imitar al presidente Barack Obama en el empleo de las redes. Con sus casi 28 millones de seguidores fue “el Rey de las redes sociales”, referido por The Washington Post, durante las campaña políticas de los años 2008 y 2012. Sus entusiastas votantes, lo convirtieron en el “Primer Presidente de la era del Social Media”. ¿Nuestros candidatos lograrán este cometido?






No hay comentarios: