miércoles, 19 de julio de 2017

Fariseísmo de estos tiempos


El juez Concepción Carhuancho ha dictado prisión preventiva para los esposos Humala-Heredia, para la gran mayoría de peruanos con probada justicia; sin embargo, está decisión sin lugar a duda, ha causado una gran polémica en los especialistas en temas penales, abogados, opinólogos y la opinión pública nacional.
Las redes sociales se han inundado con pedidos de libertad de la pareja en cuestión; pero también en ataques desmedidos e insultos, como la del padre de Ollanta Humala, al juez de la causa, al parecer se han olvidado los presuntos delitos de lavado de activos y asociación ilícita para delinquir, muy graves ambos.
Muchos de los moralistas sensibleros de última hora que, según la jefa de investigación del diario el Comercio, han representado o representan a estudios con los que,  empresas brasileñas involucradas en el caso lava jato, han tenido algún trato directo, han salido a todos los medios en plan de plañideras, llorar a borbotones, y pedir clemencia en nombre de los hijos de la familia Humala-Heredia.
Las justificaciones son de las más disimiles y jalada de los pelos: preocupación por los hijos de la ex pareja presidencial, la medida es muy gravosa para un hecho tan simple, que los esposos se han entregado voluntariamente, dejando a su menor hijo de seis años en casa, han cumplido con las citaciones de la fiscalía, Nadine regresó de Suiza, etc.
Lo que debemos pedir es que el juez a cargo de la segunda instancia, a la que están apelando, no se deje amedrentar por la campaña sicosocial mediática que se ha iniciado desde el viernes, que está copando titulares y columnas de opinión, así como los programas de televisión de análisis político, tribunas en las que los invitados hacen gala de sapiencia y conocimiento jurídico sobre el tema, algunos saben más que el juez y se ha convertido en confesos moralistas. 
Hoy, rodeado de una gran parafernalia mediática, el abogado Dr. Pedraza de Ollanta Humala, se explayó en las razones que se han considerado en la apelación, para lograr la libertad de su defendido, indicando además que no se trata de valentía sino de justicia, lo que se solicita, este caso es penal y no político como se está llevando a cabo, por parte de la prensa y justicia.
Otros, ven una especie de estrategia de los Humala-Heredia el haberse presentado a la sala Penal Nacional de inmediato conocido el fallo, para desvirtuar argumentos de una hipótesis de fuga deslizadas por los argumentos del fiscal y demostrar que no tenían ninguna intención de fugarse, cumpliendo todas las disposiciones judiciales buscando revertir, el ánimo de la opinión pública, para la apelación.
Sin embargo, como siempre, no se ha tomado en cuenta que, un gran sector de la población, como lo indican las encuestas está a favor de esta medida y un alto porcentaje apoya la medida del juez Concepción Carhuancho. Las redes sociales se han visto inundadas por memes que exageradamente designan a este juez como héroe nacional, cayendo estas opiniones en la exageración y exaltación que no viene al caso.
Solo los defensores de Humala, la portátil que acudió a la Sala Penal, la carceleta y hace vigilia en el penal de la DOROES, están luchando en las calles por la libertad de su líder. Las opiniones están polarizadas, casi el país entero a favor de esta medida en una lucha contra la corrupción y pocos en contra.
No escapa a vuestro conocimiento que esta es la primera vez en la historia de nuestra patria, que un expresidente y su cónyuge son objeto de una medida drástica. El fallo ha sido calificado de ejemplar y esta se cumple de inmediato porque los esposos Humala-Heredia fueron internados en su respectivo establecimiento penal.
Para un gran sector de la población esta medida fue bien recibida y hasta aplaudida como una buena demostración de lucha contra la corrupción y que” la ley es igual para todos”. La gran mayoría piensa que esta medida debería ser aplaudida por toda la sociedad; pero, no es así, los fieles seguidores de Ollanta y Nadine, enfilaron sus ataques contra el juez Concepción Carhuancho.
Lo que sí es incomprensible, la reacción al perecer interesada de quienes deberían ser los principales apoyos de esta medida. Me refiero a los juristas de renombre, penalistas y constitucionalistas, que declaran en contra del fallo en todos los medios, por ser muy gravosa y que se ha basado solo en conjeturas débiles expuestas por el fiscal de la causa.
Ninguno indica, porque no les interesa para nada, que esta medida es justa, porque permite tomar una posición dura frente a la corrupción, lucha en la que todo el país está empeñado y el Ministerio Público, y el Poder Judicial, son los estamentos sobre los que recae una gran responsabilidad en este cometido. Y que se debería tener un reconocimiento para el fiscal y el juez de la causa.


No hay comentarios: