sábado, 8 de julio de 2017

El manoseado indulto de Alberto Fujimori


Como resultado de las elecciones presidenciales del año pasado, la mitad de pueblo peruano le transfirió al actual mandatario Pedro Pablo Kuczynski(PPK), su libertad de acción, su voluntad y el conjunto de valores a través del voto, siempre y cuando cumpla con requisitos básicos como: credibilidad, rectitud y veracidad.
Frente a la actual coyuntura nacional, donde al parecer los rumbos de acción del Ejecutivo y la mayoría del Congreso están en contra posición, se hace necesario, agotar el último esfuerzo por estableces puentes de entendimiento, crear consensos, y que estos se apoyen en la rectitud, la verdad y la credibilidad, de lo contrario el esfuerzo será vano.
El liderazgo del gobierno para algunos está en cuestión, está en discusión, a la luz de los últimos hechos que dominan la escena política: el escándalo Chinchero, la inseguridad ciudadana, renuncia de ministros, falta de decisión política respecto de los casos de corrupción de Toledo y Humala y las obras faraónicas de este último, que están manchadas por la sospecha de sobrevaloración.
¿Qué logros podría mostrar este gobierno en su primer año? De qué forma se podría diferenciar el gobierno de PPK con el de su antecesor, al parecer muy poca diferencia, ¿Cuál es la ventaja competitiva del actual gobierno frente al de su antecesor?
 Al parecer no existe tal diferencia, el haber asumido el activo y pasivo del gobierno anterior, no le da claridad, ni tampoco credibilidad al actual gobierno, hay una serie de yerros del propio gobierno que la oposición, sin mover un dedo los aprovecha como es la renuncia de los dos ministros Vizcarra y Thorne.
Además, este gobierno se inició con la denuncia al Dr. Moreno por una serie de anormalidades en las atenciones del SIS, si no hubiera sido por la misma, no se sabría la cuantiosa deuda que tiene el SIS con una serie de proveedores y esa deuda se arrastra y no tiene cuando acabar. Será la causa de que las farmacias de los hospitales están desabastecidas, y la actual huelga médica a nivel nacional, es el resultado de una política equivocada en este sector.
El presidente Kuczynski sin lugar a duda tiene recursos humanos superiores, un equipo ministerial de primera, conformado con tecnócratas y empresarios que han pasado por aulas de universidades prestigiosas del orbe, pero ignoran el manejo político de la cosa pública y por ello, cometen una serie de yerros que afectan al gobierno.
Por enésima vez, se viene manoseando el tema del indulto al expresidente Alberto Fujimori, se está convirtiendo en un deporte nacional, el Ejecutivo plantea el tema, se convierte en viral en redes sociales y se vuelve a reiniciar una campaña mediática malévola, cuya mejor demostración es que los enemigos acérrimos del ex gobernante, salen por calles y plazas para oponerse a un probable indulto.
Hasta cuándo se seguirá manoseando este tema, hasta cuándo se alimentará a los carroñeros de cierta prensa y a los enemigos del ex mandatario con un bocado que no lo quieren soltar, le dedican todo su tiempo y atención, el odio enfermizo que los domina es más grande que la magnanimidad de sus corazones sangrantes y almas negras.
Salvo que esta situación permita olvidar la profunda corrupción en la que nada nuestro país, con cuatro ex presidentes bajo sospecha de haber recibido dinero, y contra este flagelo que pudre a la sociedad nacional, los enemigos de Fujimori no dicen ni pio, voltean la cara a otro lado y pasan como si nada, avalando esta situación.
En su obra las 36 Estrategias chinas, su autor Gao Yuan, nos relata la estrategia N° 11, “Sacrificar el ciruelo por el melocotonero”. Según interpretación del autor, esta Estrategia actúa sobre la base de la relación: superioridad frente a inferioridad, fuerza frente a debilidad, la situación global frente a la local y el sacrificio frente a la ganancia.
Cuando surgen contradicciones en el ámbito político, un Poder Ejecutivo débil, falto de reacción y perdiendo credibilidad, frente a un Poder Legislativo empoderado, dominado por la mayoría aplastante de 71 congresistas de Fuerza Popular(FP), que cumplen su labor de legislar y sobre todo fiscalizar las acciones del gobierno.
Así, surge la necesidad de un acuerdo, de lo contrario seguirá el enfrentamiento, que mantiene entrampado al gobierno y que nada bueno augura para el país, sin embargo, esta situación se podría revertir y mejorar en la próxima reunión entre la lideresa de FP Keiko Sofía Fujimori y el presidente PPK.
“A veces hay que hacer sacrificios parciales en aras de la victoria total”, numerosos ejemplos existen en la realidad mundial. Así se tendría que identificar que podría sacrificar el gobierno frente a la oposición de FP, para que el gobierno pueda avanzar y cumplir su plan de gobierno que ya tiene un enorme atraso.
Se dice que, “la estrategia política no es para corazones blandos”; porque los sacrificios pueden suscitar cuestiones morales; pero, sí lo es para mentes lúcidas que tienen necesariamente que conversar, tender puentes, arribar a una negociación fructífera y tomar decisiones sabias en aras de la gobernabilidad y por tanto del desarrollo y crecimiento de nuestro país.
Referirse al indulto del ex presidente Fujimori, siempre traerá una reacción sobredimensionada de sus enemigos, que reaccionan ante una propuesta que todavía el gobierno no ha evaluado en su real dimensión; sin embargo, los enemigos ideológicos del ex mandatario se movilizan, utilizan las redes sociales y son apoyados por la prensa caviar, para realizar una marcha en contra de esa posibilidad.
Son tan hipócritas, que cuando se denunció la escándalo de corrupción, fomentado por las empresas brasileñas como: Odebrecht, OAS, etc., el caso Chinchero, las obras presuntamente sobrevaloradas del gobierno anterior, los tres millones de dólares entregados a Humala y los 20 millones de dólares entregados a Toledo, estas personas que marcharon escandalizadas contra un probable indulto para AFF, no se inmutaron, no reaccionaron, se quedaron estáticos, mudos, inmóviles, avalando con su silencio a quienes hoy son denunciados.
El indulto del expresidente Alberto Fujimori para el gobierno, si se pone bien los pantalones, será un gran sacrificio, pero nadie duda de su importancia, para caminar hacia una reconciliación nacional, que finalmente ese es el objetivo principal del gobierno.
El éxito del gobierno de PPK está ligado a esta gran decisión, indudablemente que, para este cometido tendrá que hacer algunos sacrificios menores, romper con la izquierda caviar, recomponer su gabinete de ministros, con personas que realmente crean en una reconciliación, amen al país y no sean un lastre producto de su ideología y el odio a un anciano preso injustamente.



No hay comentarios: