miércoles, 7 de septiembre de 2016

Un policía colombiano en Perú.


No dudamos de las buenas intenciones del ministro del interior Carlos Basombrio para solucionar el grave problema de inseguridad que vive el país. Tampoco dudamos de la capacidad y experiencia del general Oscar Naranjo de la policía colombiana, conocido como el mejor policía del planeta. No sabemos quiénes lo eligieron y bajo qué parámetros; lo que aseguran es que llega para conversar con el ministro Basombrio.
Cuando el dinero no es del ministro de turno, y es de todos los contribuyentes, cualquiera puede solucionar un problema tan álgido como el de la seguridad ciudadana, contratando a especialistas de otras latitudes, que puede tener soluciones para su propia realidad; pero, sabemos que cada realidad es distinta, aunque quieran pintar los delitos del mismo color.
Colombia y Perú  son realidades diferentes, aunque se esmeren los decisores en afirmar que los delitos tienen las mismas causas, los mismos orígenes y son comunes a todos los países y por eso, una receta que le dio resultado en Colombia pude caerle bien a este enfermo, eso está por verse.
El escenario social de cada país es una realidad diferente, que requiere soluciones diferentes, creativas y proactivas, en estas se conjugan e involucran a las instituciones responsables, en nuestro caso: Ministerio del Interior, Ministerio de Educación, Ministerio Público, Poder Judicial (INPE) y gobiernos locales.  
Nuestra Policía Nacional con seguridad cuenta con oficiales y personal subalterno, que cumplen con los requisitos y experiencia para la lucha contra el delito y la delincuencia organizada, lo han demostrado. Su preparación  a lo largo de su carrera, no solo está dado por cursos que realizan en todos los grados, sino por el trabajo en la calle es su principal fortaleza.
Desde que el señor Basombrio asumió la cartera de Interior, sus medidas han sido más efectistas y mediáticas, creemos respondiendo al clamor de la población que pide medidas  urgentes, para solucionar la inseguridad ciudadana. Sin embargo, los robos, asaltos, violaciones, muertes, se vienen dando todos los días, basta ver la televisión a las 7 de la mañana para recibir un cóctel sangriento.
Un poco de historia sobre nuestra PNP, el Instituto de Altos Estudios Policiales (INAEP), fue creado el 20 de febrero de 1981, en esos tiempos, como una respuesta académica a las exigencias del servicio policial moderno, para ser eficientes garantes de la paz y la tranquilidad, contribuyendo de esta manera con el Desarrollo Nacional.
Desde su creación hasta la fecha han transcurrido 35 años, en este lapso de tiempo han egresado  más de 1500 Gerentes Estratégicos, entre Coroneles de la PNP, de las FF.AA y de la Administración Pública y Privada, así como Coroneles de Instituciones policiales extranjeras; constituyendo 34 Promociones hasta la fecha.
Desde el 2001, se desarrolló el “Programa de Investigación en Administración y Ciencias Policiales” (PIACIP). A partir del año 2011 se modificó la denominación del PIACIP por el Programa de Alto Mando de Orden Interno y Desarrollo Nacional (PAMOID), desarrollan la Maestría en Orden Interno y Desarrollo Nacional. El plan de estudios tiene un año de duración. Al concluir los participantes egresan calificados, para asesorar y liderar la gestión estratégica, al más alto nivel en las instituciones públicas y privadas.
No sé si ustedes infieren de lo anterior que, dada la categoría, el nivel y experiencia del INAEP, están los Oficiales del Alto mando policial de nuestra PNP, en condiciones de asumir su propia reingeniería y reestructuración; creemos que sí. Por qué no lo hacen, es decisión política, más que técnica.
Entonces, cabe la pregunta, es necesaria la presencia de un policía extranjero que no conoce nuestra realidad, ni la problemática de nuestra policía; cuánto tiempo le tomará para empaparse de la problemática e iniciar sus actividades de asesoramiento de manera eficaz y eficiente al ministro Basombrio.
Se dice que nuestra policía es corrupta, que algunos de sus miembros están involucrados en actividades fuera de la ley; no dejan de tener razón, lo vemos a menudo, el mismo Basombrio lo ha denunciado al hacerse cargo del ministerio; pero, frente a ello existen los policías con vocación, los verdaderos defensores de  ley y el orden, quienes abogan por una institución respetable y respetuosa y que conquiste nuevamente la confianza de la población.
Porque en la diligente tarea de la lucha contra la criminalidad organizada, están los miles de policías buenos que diariamente se juegan la vida por brindar seguridad a una población cansada y temerosa. Tenemos confianza que existe al interior de la institución policial, verdaderos policías que quieren un cambio en la estructura organizacional, recuperar su identidad y el respeto de la población como ha sido antes.

Si no se tiene confianza en las capacidades y fortalezas de los policías, para que realicen una gran reestructuración y reingeniería al interior de su misma institución y para suplir esta desconfianza se trae a un policía extranjero, entonces, que razones hay para seguir preparando a policías en maestrías, doctorados y diplomados sino no van a utilizar toda la experiencia que tiene el INAEP. Que responda el ministro Basombrio.

No hay comentarios: