domingo, 4 de septiembre de 2011

¿La Reconciliación Nacional es un Eufemismo?

La ex Comisión de la Verdad y Reconciliación inicialmente se fundó como Comisión de la Verdad durante el gobierno de transición de Valentín Paniagua. Posteriormente en un rapto de inspiración durante el gobierno del ex presidente Toledo, como una medida efectista, se le agregó Reconciliación. Fue celebrado con bombos y platillos por los interesados, o sea, unos cuantos.

A estas alturas y transcurridos 8 años del informe final, preguntamos ¿A cuál reconciliación se refieren? Simplemente la reconciliación es un eufemismo. Una burla y un espejismo, seguimos arando en un mar infestado de tiburones. Especialmente para las FFAA y PNP, que observan con atención, la falta de reconocimiento y valoración que han tenidos sus acciones. En muchos casos han sido incomprendidas, generalizadas y distorsionadas para protervos intereses.

La famosa RECONCILIACIÓN no será posible mientras se mantenga en algunos círculos de nuestra sociedad, ese doble resero, esa animadversión, desconocimiento e indiferencia, de observar la realidad, desde una perspectiva y enfoque “del pensamiento correcto”, frente al sacrificio que hacen los soldados y policías, desde siempre, en cumplimiento de su finalidad constitucional.

Hace unos días el Ministro de Defensa general Daniel Mora ha planteado la necesidad de llegar a una ley de punto final, “No puede haber juicios que se destapen después de 40 años, por eso, creo que hay que emplear la ley con toda justicia, equilibrio”, ¿realmente existe la intención política de esos sectores por llegar a reconciliar a la sociedad peruana? Juzgue Ud.

De inmediato, los sectores de izquierda que hoy masivamente están en el gobierno, apoyados por las ONG´s de derechos humanos y sus plumíferos a sueldo, y su disposición particular, volvieron a sembrar con coches bomba, a extender el campo minado que separa a cierto sector minoritario de la sociedad y los uniformados.

Buscan no perder la mamadera y los billetes verdes que vienen del extranjero y para ello desean que se mantenga esa división entre uniformados y civiles. Es válido entonces, seguir con la cantaleta de cumplir a rajatabla las disposiciones de la CIDDHH y para ello, buenas son las campañas mediáticas millonarias para dinamitar este proyecto.

Nuevamente son estas organizaciones, con sus áulicos, bustos parlantes y repetidoras, reclamando por el justo reconocimiento económico de las personas afectadas por las acciones terroristas que asolaron y siguen amenazando con violencia y odio a nuestra sociedad. “Para mis amigos todo, para mis enemigos la ley”, a su manera.

Que la opinión pública nacional nuevamente recuerde y tenga presente, que son estas organizaciones no gubernamentales, sectores de izquierda extrema y caviar, y sus plumíferos a sueldo, quienes no quieren ni desean la reconciliación que tanto pregonan y se llenan la boca.

¿Y los que vencieron a las OOTT en el campo militar, los verdaderos héroes de esta tragedia nacional, los heridos, huérfanos, muertos y discapacitados de las FFAA y PNP? Bien gracias, a ellos juicios, injusticia por siempre, odios, revanchismo, persecución y finalmente la famosa reconciliación a su manera. O que, “se los coma el tigre”, como dice una antigua canción cumbiambera.

¡Señores!, déjense de jalar por las narices a los peruanos como si fueran unas ovejas descarriadas o unos piajenos carentes de raciocinio y visión. Estas organizaciones y sus integrantes hoy diseminados en el aparato estatal, deberían ser los primeros en agradecer a las FFAA y PNP, por vivir su vida muelle, realizar sus actividades en un ambiente de seguridad, paz y sosiego y dejar de sembrar un océano de odios, rencores y desconfianza entre peruanos.

¿Hasta cuándo?

.

No hay comentarios: