jueves, 13 de mayo de 2010

De la prosperidad falaz del guano, a la explotación del gas de Camisea.

Tal parece que nuevamente nuestros sabios políticos y los que detentan el poder por estos tiempos, tropiezan con la misma piedra. Perú dispone de un recurso natural muy valioso como el gas natural, que debería servir para su despegue económico, favorecer el desarrollo de la macroregión sur y el cambio de la matriz energética.

Si en 1879 Chile le declaró la guerra al Perú, supuestamente por el tratado secreto entre Bolivia y nuestro país, detrás de esto estaba la mano de los intereses ingleses por explotar el guano y el salitre, junto a sus pares chilenos. 131 años después, es el gas de Camisea que requiere Chile para el desarrollo del Norte chileno. Son algunos malos peruanos quienes protagonizan este despojo y con contratos amañados pretenden oficializarla y a precio huevo.

Mientras tanto, los encargados de decidir su empleo, nos dicen que debemos respetar los contratos, aunque estos sean lesivos a nuestra soberanía, que si está asegurado el abastecimiento de gas al sur y tantas otras promesas que ya no se les cree. Como país debemos obtener de nuestros recursos una mejor competitividad. Es una oportunidad de despegue económico y vemos con sorpresa, que nuevamente se nos escurre de las manos, gracias a este gobierno.

Respecto a los contratos firmados durante el gobierno de Toledo, se debe tomar en cuenta lo que expresa el especialista en hidrocarburos Herrera Descalzi quien declaró, que los ex ministros Pedro Pablo Kuczynski y Jaime Quijandría fueron personajes clave en los cambios que favorecieron a las empresas que explotan el gas de Camisea.

“Kuczynski ha sido asesor de Hunt Oil empresa norteamericana que participa en la explotación y exportación del gas de Camisea. Como asesor de Hunt, preparó la oferta de exportación del gas de Camisea que esa empresa presentó al Estado peruano y luego, como ministro, se sentó al otro lado de la mesa a discutir, en representación del Estado, lo que él había preparado para Hunt. Es ahí cuando se hacen los cambios a favor de Hunt Oil facilitando la exportación de gas. Quijandría fue asesor de TGP (Transportadora de Gas del Perú), y luego como ministro de Energía y Minas favoreció al Consorcio Camisea”.

Mientras tanto recordemos que, la comisión investigadora de la venta de las acciones de Petro-Tech Perú recomendó la inhabilitación política por el plazo de diez años de los ex ministros Jaime Quijandría Salmón y Jorge Chamot Sarmiento, quienes junto a otros funcionarios “facilitaron la defraudación del patrimonio público” con el consiguiente perjuicio económico al Estado de 482 millones 300 mil dólares. Y así, Toledo está en tercer lugar en las encuestas.

Sin duda, una vez más, como para darle la razón, queda demostrado que la historia es cíclica y quienes ignoran los hechos, indudablemente vuelven a cometer los mismos errores. La explotación de los recursos naturales de nuestro país ha sido y es actualmente, una tarea muy rentable para el inversionista.

Nuestro país, es copiosamente abundante en sus recursos naturales. Desde la llegada de los españoles a estas tierras, la consiguiente explotación del oro y la plata de las minas de Cerro de Pasco, Potosí descubierto y explotado desde 1545, las minas de mercurio de Huancavelica, hasta el transporte y venta, para engrosar la frágil y delicada economía española y pagar deudas con bancos holandeses.

Luego vendría la época dorada de la explotación del guano de la isla y el salitre en el siglo XIX. Durante la explotación del guano, para 1840 había fracasado la política gubernamental de entregar las concesiones de guano a los denominados “hijos del país”. La razón principal es que, estos señores intentaron subarrendar sus derechos de explotación a firmas extranjeras. El gobierno no permitió estas tentativas porque esta actividad era muy rentable.

Pese a que el gobierno recibió de los consignatarios extranjeros un adelanto por la explotación del abono, parte de ese gran ingreso pasó al sector privado. Utilizaron como oportunidad, la legislación dada para la “consolidación de la deuda nacional” (1850). Por esta famosa ley se cancelaba la deuda de muchos peruanos que hicieron sacrificios económicos durante la lucha libertaria. La deuda interna del Perú ascendió de 4 millones de pesos a 23 millones de pesos en unos cuantos años.

Como ha sucedido siempre, los amigos del régimen fueron doblemente favorecidos por los bonos emitidos por el gobierno, que vendió estos en el mercado internacional y los servicios por la renta del guano, que estiraban como elástico de calzoncillo de pescador. Como por arte de birlibirloque la deuda interna se convirtió en deuda externa, beneficiando a una minoría pequeña, como siempre.

Según se conoce hoy, entre los consignatarios estaban Manuel Pardo, Waldo Graña, Felipe Barreda y otros prominentes aristócratas de la época, que deben su fortuna a os excrementos de las aves. Es cierto, el dinero proveniente del guano dio origen a familias adineradas, con muchas relaciones políticas. Durante este periodo se fundó el exclusivo Club Nacional de Lima que consolidaba lo financiero con lo social.

Los gobiernos de la época del guano fueron conocidos por innumerables denuncias sobre corrupción. Esta situación de corrupción fue inevitable, frente -al arca abierta-, que representaban las enormes rentas que recibía el gobierno por el guano, quizás no pudieron, o no quisieron evitar, porque claro-los justos pecaban- .

Milagros Martínez Muñoz apunta que un viajero comercial inglés apellidado Duffild, que visitó Lima por entonces, comentó: “En cuanto al robo -no la forma de latrocinio de menor cuantía sino la gama más amplia y terrible de delito- se puede afirmar con seguridad que todos los hombres públicos están impregnados hasta el cuello de crimen”.

Pueden ustedes creer que Toledo, quien vive en el extranjero y viene solo de visita al país, puede estar en ese expectante lugar al que alude la encuesta de CPI. Es sintomático que las encuestas coloquen a Toledo en un expectante 3er lugar detrás de Keiko Fujimori, Luis Castañeda y antes que Ollanta Humala, precisamente cuando se denuncia los contratos de explotación del gas de Camisea. Muy raro.

No será esta otra maniobra a la que nos tienen acostumbrados, el conglomerado de medios de comunicación, que están detrás de la candidatura de Toledo y que fue denunciado por el ex ministro de justicia Aurelio Pastor. Sería una burda estratagema, porque la población está advertida sobre este tipo de acciones, que solo busca orientar el voto ciudadano hacia los intereses de estos grandes conglomerados mediáticos.

Absurdo aceptar que Toledo como Santorín, aquel célebre pura sangre que triunfó en el Pellegrini, viene de atrás y arrasará con todos los candidatos, como es el deseo de Aldo Mariátegui.

Consideramos pertinente que el ex presidente Toledo debe aclarar su participación en los contratos del gas de Camisea y la venta de las acciones de Petro-Tech, en el que están involucrados sus ex ministros, amén de otras perlas más, que con seguridad sus enemigos lo tienen bien presente y saldrán a la luz cuando se caliente el proceso electoral.

No hay comentarios: