martes, 5 de enero de 2010

Militares y Policías, último peldaño de la escala remunerativa estatal.

Con la llegada del fin de año hacemos un balance, un recuento sucinto de aquellos sucesos que han marcado el devenir histórico de nuestra patria. Le sacamos el debe y el haber a las innumerables vivencias y acontecimientos, que les tocó vivir a los peruanos de manera individual y en conjunto. Hechos que dejarán luces y sombras en la vida de nuestro país.

Algunos acontecimientos por su trascendencia, sin lugar a dudas quedarán marcados para siempre en la memoria de los peruanos. Otros solo serán recordados en cuadros estadísticos, allí están los innumerables escándalos que han protagonizado muchos padres de la Patria, algunos fueron expectorados del Congreso.

La mayoría de estos hechos serán para el olvido, como los accidentes graves en las pistas, el incremento de la delincuencia, el asesinato de una joven profesional por integrantes de las barras bravas, la actuación fallida y decepcionante de nuestro seleccionado en las eliminatorias. Los viajes al extranjero de jueces y congresistas acompañados de sus esposas. No los recordaremos ni con el polvo de los caminos.

Un hecho que aumentó la brecha en las relaciones con Chile fue la captura del espía Víctor Ariza Mendoza, quien entregaba información de valor estratégico a dos agentes chilenos a cambio de dinero. Marcó un quiebre en las relaciones asimétricas entre Perú y Chile. Relaciones deterioradas por la oposición chilena a la demanda peruana ante la Corte Internacional de la Haya (CIH).

Se comprobó que eso de las “cuerdas separadas” nunca debió aceptarse, ni darse. El desarrollo actual de este caso, quedará en el limbo, porque en Chile no tienen la menor intención de judicializar este hecho gravísimo. Sería aceptar de manera oficial que sí nos espiaban y probablemente continúan con esta actividad.

Algunos ingenuos han propuesto que este hecho se denuncie ante la OEA, craso error, el secretario es el chileno José Miguel Insulza. Optemos por lo más sano, Chile ha decidió no investigar judicialmente estos hechos graves. Entonces no perdamos tiempo, denunciemos el espionaje del que Perú ha sido objeto, ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU). Dejemos de estar rogando al gobierno chileno. No tienen la menor intención de asumir su responsabilidad.

En el frente interno el enfrentamiento de las FFAA contra el narcoterrorismo en el VRAE, ha recibido más críticas que apoyo, como siempre. Ni la muerte de medio centenar de soldados en emboscadas y enfrentamientos, ha podido conmover a los decisores para un apoyo administrativo eficiente, como lo requiere esta situación.

Más de 20 años de lucha contrasubversiva lleva el Estado y el gobierno y las autoridades responsables, no han comprendido que esta lucha debe priorizarse en los campos: político, económica, sicosocial y no solo en el militar. Solucionar las graves contradicciones sociales existentes en esta zona, como la pobreza, la desnutrición, la falta de oportunidades, los cultivos alternativos y sobre todo la lucha ideológica en el que los partidos políticos tienen gran responsabilidad.

En el campo militar se abre la necesidad urgente de mejorar la estrategia operativa, de inteligencia y la logística (armamento, comunicación satelital, equipo de campaña, rancho y uniformes) para nuestros combatientes en el VRAE. No esperemos que nuevamente sean sorprendidos, emboscados y asesinados por falta de un adecuado sistema de comunicación.

Por otro lado, un hecho de enorme trascendencia y preocupación para los integrantes de las FFAA, PNP, viudas, discapacitados, es la falta de mejora en sus alicaídas remuneraciones y pensiones, devaluadas desde hace dos décadas y que se agrava por la crisis económica mundial y el incumplimiento de la promesa presidencial.

Por segundo año consecutivo los miembros en retiro de las FFAA, PNP, sus viudas y discapacitados, abrumados por la desesperación de no poder llevar un mendrugo de pan a sus hogares, han vuelto a salir a las calles levantando su voz de protesta, para reclamar no solo por la promesa olvidada, sino por la indiferencia, indolencia e injusticia con la que son maltratados durante estos últimos 20 años.

No hay forma que el presidente Alan García decida cumplir con su promesa. Este año se han realizado una serie de movilizaciones con la participación de los diferentes gremios que agrupan a los militares, policías, viudas y discapacitados. Todo este esfuerzo ha sido infructuoso, vano, inútil y mal comprendido por los políticos de las diferentes tiendas, que buscan el floreo, la foto del momento y llevar agua para su molino.

Será porque estas movilizaciones son demasiada pacíficas, pasivas y carentes de violencia, que el gobierno hace oídos sordos a las reclamaciones presentadas a los largo estos dos años. Podemos afirmar que este gobierno no tiene la intención, ni la entereza, menos la firmeza de cumplir con sus compromisos. Mucho menos optar por la decisión política de solucionar este grave problema salarial. La feliz iniciativa de la congresista Lourdes Alcorta para dotar de un bono económico a las FFAA y PNP, abortó por discrepancias en la bancada aprista, quedó solo en una buena intención.

Fue una mecida más de los padres de la patria. De estos representantes que han devaluado al Congreso de la república, bajándola al nivel de una republiqueta bananera. Frente a esta situación, se ha denunciado el manejo irregular del presupuesto del Congreso. Para subvencionar espectáculos de Fabiola de la Cuba en Trujillo y para entregar una donación de 1.5 millones de nuevos soles para la reconstrucción de la casa donde nació Víctor Raúl Haya de La Torre, si hay dinero.

Es una pena que los padres de la patria se desdibujen y se muestren tal como son, en sus propias debilidades y limitaciones y con un gran sesgo contra los militares, que hacen recordar tiempos pretéritos del siglo XX. El debate sirvió, solo para identificar a quienes de manera zalamera e hipócrita se acercan a los militares y policías cuando necesitan sus votos.

Este 2010 es un año importante para el gobierno, porque es un año eminentemente pre-electoral, Alan García olvidará definitivamente la problemática salarial de militares y policías y orientará todo su esfuerzo a preparar la campaña electoral de su partido para el año 2011. Presumimos que su preocupación es cómo afrontar estos dos procesos, obtener la mayor cantidad de representantes apristas en municipalidades, regiones y lograr una gran representatividad en el futuro Congreso, que le permita blindar su alejamiento.

Finalmente la compra de tanques chinos para el Ejército ha sido duramente criticada, por los que no saben nada al respecto y por los que dicen saber y se consideran las eminencias grises en este campo, que son muy pocos.

Es probable que las características técnicas y tácticas de este tanque sean de los mejores, aunque no figuran en el ranking de los diez mejores a nivel mundial. Solo se sabrá sus bondades en el momento de su empleo en el campo de batalla. Lo demás solo son especulaciones. Pero, sí preocupa el cambio de matriz de material francés al ruso y de este al chino, con el consiguiente cambio de proveedores de repuestos y lo más importante su mantenimiento futuro.
#Publicado el 31 de diciembre 2009, en el diario La Razón-Lima-Perú, con el título: El punto más alto de la relación asimétrica entre Perú y Chile fue la captura del espía Ariza.

No hay comentarios: