sábado, 5 de septiembre de 2009

Hasta cuándo seguiremos enterrando nuestro muertos.

Es lamentable percibir que en medio de este golpe que han sufrido nuestras FFAA en el VRAE, por un ataque artero y cobarde del narcosenderismo y en el que han fallecido dos pilotos y un técnico de vuelo, existen personajes que critican el accionar de nuestras FFAA, algunos hasta se atreven a decir que faltó inteligencia operativa, que dejaron un fondo para defensa, que se vaya el Ministro Rey, etc.

En esta emboscada no solo se han perdido vidas humanas de combatientes de nuestras FFAA, sino que además se ha perdido importante armamento, municiones y un helicóptero que fue destruido. El armamento y municiones sin lugar a dudas se utilizarán en el futuro para emboscar a nuestras patrullas aéreas y terrestres.

Señores reflexionen, detrás de cada combatiente está el hombre, el ser humano de carne y hueso, que hoy yace inerte en su mortaja, cubierto con una bandera nacional. Mañana los políticos los declararán héroes, los ascenderán póstumamente. Detrás de ellos quedan viudas, hijos desvalidos y hogares enlutados, por la insania narcoterrorista y por la apatía e irresponsabilidad de este gobierno que, tendrá que replantear urgente su estrategia en el VRAE.

Pero, que se le puede pedir a un gobierno que mira absorto y con indiferencia, cómo los integrantes en situación de retiro de sus FFAA, viudas y discapacitados, salen a las calles a mendigar, a levantar la mano pidiendo un mendrugo. Reclaman un justo reconocimiento a sus años de servicio, a la entrega de sus vidas como en este caso lamentable. Solo piden una mejora en sus remuneraciones, una seguridad para su familia. Y nada obtienen hasta la fecha.

La situación operativa de nuestras FFAA no es de las mejores, debemos recordar que durante el gobierno transitorio de Paniagua se desmanteló el Servicio de Inteligencia Nacional, se eliminó el arma de inteligencia de las FFAA y se inició una caza de brujas contra funcionarios y militares que trabajaron en el gobierno de Fujimori. Sin ninguna discriminación, utilizando al poder judicial para esta persecución.

Recordemos que, el más nefasto de los gobiernos fue el de Toledo, porque fue un gobierno antimilitarista 100%, carente de una visión geoestratégica y geopolítica, con asesores chilenos en su staff. Las debilidades de este gobierno estuvieron enmarcadas en una mala apreciación estratégica sobre el fenómeno subversivo porque los hizo decidir, que lo mejor en ese momento era desactivar bases Contrasubversivas especialmente en el VRAE, por antieconómicos.

Hasta el ex ministro de Defensa, David Waisman, tuvo el atrevimiento de pedir explicaciones al ministro de Defensa, Rafael Rey, para que diga en “qué se está gastando el Fondo de Defensa creado en el año 2004 durante el gobierno del ex presidente Alejandro Toledo”. Que responda primero por qué Toledo ordenó desmantelar las bases contrasubversivas y les disminuyó el presupuesto.
Pero, además teniendo a un poder judicial sumiso, para castigar a funcionarios y militares, se disminuyó el presupuesto de las FFAA, no hubo dinero para pagar los servicios público (agua, luz y teléfono). Hubo comandos conformistas en las FFAA que, por mantenerse en el cargo aceptaron quizás por cálculo político este castigo injusto, arrastrando con esta mala decisión a toda la institución.

Si no asignaban recursos para lo elemental, menos para realizar mantenimiento a nuestra fuerza operativa, nuestros buques, aeronaves, vehículos, tanques, armamento y municiones, no recibieron el mantenimiento adecuado y tampoco se adquirió ningún tipo de armamento y municiones, durante cinco años las FFAA cargaron una cruz ajena, un castigo injusto y nuestras naves, busques y tanques se deterioraron. Así de cierto fue y retamos a que nos desmientan.

Para agravar su actuación nociva contra el país Toledo y los caviares que se habían infiltrado en los estamentos del estado, iniciaron su labor de zapa, con la formación de la ex CVR que evacuaron un falso informe y que dio lugar a una persecución indiscriminada contra militares, que hasta hoy no cesa. No se ha reconciliado el país. Es más la fisura, la brecha que existía, quizás jamás se logre cerrar.

Y tienen el atrevimiento de criticar la falta de inteligencia y otras necedades. Consideramos que esos señorones deberían pedir perdón a los 28 millones de peruanos, porque sus malas decisiones del pasado hoy están poniendo en peligro la seguridad, paz y tranquilidad pública y todo lo que se ha avanzado en desarrollo y pueden espantar las inversiones que tanto necesita nuestro país.

En medio de toda esta batahola, de analistas, senderólogos, politiqueros e hipócritas, que se rasgan las vestiduras, que piden minutos de silencio, el Presidente del Consejo de Ministros Velásquez Quesquén en entrevista televisiva, no supo responder si estábamos ganando o perdiendo la guerra contra el narcosenderismo, solo atinó a balbucear que estábamos combatiendo y que la población debía tener confianza, porque de todas maneras aseguró que la democracia vencería al narcosenderismo. Lo malo es que no dijo cuándo.

Lo que nos ha causado gran sorpresa es que durante la entrevista de marras, además que sus respuestas no eran seguras, dio a entender que las acciones en el VRAE están limitadas, porque de aplicar una acción militar contundente, los organismos de derechos humanos podrían intervenir, y claro está, este gobierno tiembla de temor ante esta posibilidad.

Con seguridad este gobierno está atado de manos, sabe que las ONG´s de DDHH, están esperando que Alan García salga del gobierno, para enfilar sus baterías y abrirle juicio por delitos de lesa humanidad por lo del Frontón y Bagua. La cereza en la torta será sin duda, la autorización que dará el poder judicial a la visita conyugal solicitada por la Iparraguirre para ver a su marido Abimaél. Solo en el Perú pueden suceder estos hechos.

Quizás Javier Velásquez ignora que la quinta columna infiltrada en el poder judicial, algunos medios de comunicación afines, otros plumíferos de pecho rojo, son la quinta columna que está haciéndole el juego al narcosenderismo y son parte de la guerra psicológica contra el Estado. Una guerra psicológica que mueve miles de dólares y que provienen del extranjero.

Los combatientes en el VRAE se ven disminuidos moralmente porque, el equipamiento es insuficiente, no existe un buen apoyo aéreo, falta información satelital y las condiciones climáticas son adversas. Además de producirse bajas en el lado de los narcosenderistas, nuestros soldados serán premiados de inmediato con un juicio y hay fiscales y jueces que lamentablemente le hacen juego a ese matrimonio contranatura formado por SL-TID.

Señor presidente, menos palabrería y más acción. Disponga de inmediato el reequipamiento y mantenimiento urgente de la fuerza operativa. Usted lo puede hacer, ordénele a su secretario de Economía que afloje el codo.

No permita que el frente interno se deteriore, basta con los movimientos de indígenas, cocaleros y el desborde social que actualmente vive nuestro país, que está convirtiendo en un escenario de violencia que pondría en serio peligro nuestra democracia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Y pensar que todo es culpa de los politicos tradicionales que tenemos quienes solo se han dedicado a robar y ver a nuestro pais como su botin desde los inicios de la republica,esos mismo politiqueros de ayer y hoy vendepatrias y ladrones que nos gobernaron,"disque defensores de la democracia"(de su bolsillo diria yo) y siguen gobernando son los unicos culpables de la situacion en el campo militar, pues que sabran de amor a la patria unos politicos que roban y huyen del pais como Prado, Fujimori ,y otros que aniquilan el sector defensa como Paniagua, Toledo y el actual presidente todos ...toda esta sarta de ladrones ,apoyados por los medios de prensa ,son los unicos responsables de lo que le paso y pasara al Peru , ruego a Dios que tengamos un lider patriota que sea el que inicie el punto de quiebre de nuestra vision de patria que queremos para nuestro amado Peru.