domingo, 4 de enero de 2009

Continúa festín de sueldos para la burocracia dorada.


El gobierno del presidente Alan García nuevamente ingresa a una etapa de tormenta y todo a consecuencia de la aprobación y publicación en el diario oficial El Peruano de un decreto de urgencia, mediante el cual se autoriza al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) homologar los sueldos de los ministros de Estado con el de los congresistas.

A partir de este mes los ministros igualarán el sueldo de los congresistas que ya ganan esa cantidad desde el año pasado, mensualmente recibirán una remuneración bruta de 23,200 soles. ¡Qué rico!, además no afectará “dicen” el presupuesto aprobado.

Hablando en términos sencillos, este gobierno que se autocalifica de austero, permite que entre congresistas, ministros y funcionarios que también pedirán lo suyo, gocen de salarios propios de un país próspero y desarrollado, que no es el nuestro, aunque Alan García nos quiera vender ese paradigma.

No se ha tomado en cuenta, que este año por efectos de la crisis mundial, en nuestro país muchos trabajadores perderán su trabajo y los sueldos se estancarán y el crecimiento económico será mucho menor con relación al presente año. Los empresarios e industriales ya están tomando sus precauciones. Según algunos analistas económicos habrá recesión.

Pero, con un descaro a prueba de balas, la mayoría de ministros incluido el Primer Ministro han justificado el aumento. Según estas justificaciones, los ministros merecen un aumento porque trabajan a dedicación exclusiva, a tiempo completo, son personal altamente calificado en su campo y aseguran al unísono que, en la actividad privada ganarían más y todo lo han dejado para sacrificarse por el pueblo peruano. ¡Que maravilla!

Pero, se han olvidado que existen otros funcionarios o trabajadores del Estado que, no tienen esas altas calificaciones para poder ganar, ni siquiera el 10% de la remuneración de un congresista o de un ministro. Cómo es posible tanto descaro e indolencia del gobierno, una total falta de tino e indiferencia con pensionistas, jubilados, maestros, enfermeras, policías y militares.

La percepción de la opinión pública nacional es que, nuevamente de espaldas al pueblo el gobierno fiel a su estilo, permite que la burocracia dorada se cubra con un buen blindaje para hacer frente a la crisis económica, que con seguridad nos afectará a todos los peruanos y es negado por este gobierno.

Señor Primer Ministro, usted no ha considerado que militares y policías también trabajan a dedicación exclusiva, son funcionarios altamente calificados, las 24 horas están luchando en el VRAE y el Huallaga, para que este gobierno pueda cumplir con su mandato constitucional, sus obligaciones y responsabilidades con el pueblo que lo eligió, en un marco de paz y tranquilidad.

Quizás en la percepción del actual gobierno, los maestros, enfermeras, policías y militares, son trabajadores de segunda clase y no merecen consideración alguna, ni respeto por su importante labor. Esto se infiere luego de percibir el trato que han recibido militares, policías, viudas y discapacitados, después de las 4 movilizaciones pacíficas del año pasado. Fue en términos sencillos una gran mecida.

Señor Ministro de Economía, con el sueldo mensual de un congresista o de un ministro, muy respetable por los cargos que desempeñan, se podría pagar sueldos mensualmente a 25 profesores o enfermeras, así también pagar la propina mensual de 70 soldados, 50 cabos y 40 sargentos de las FFAA.

Así mismo, las remuneraciones de 3 generales, 4 coroneles, 10 comandantes, 15 mayores etc., aproximadamente, que han luchado durante la década de violencia que ya pasó al olvido y que actualmente ponen el pecho contra el narcoterrorismo.

Para ahondar esta medida nefasta que se ha aprobado, el general PNP Julio Vergara Herrera presidente del Consejo Directivo de la Caja de Pensiones Militar Policial ha denunciado la inminente quiebra de la Caja Pensiones Militar-Policial (CPMP), pues solo tendrían dinero en caja para pagar las remuneraciones de militares y policías hasta abril del presente año.

Es muy grave la crisis financiera que vive actualmente la Caja de Pensiones Militar Policial (CPMP) porque arrastra un déficit muy alto desde hace varios años y eso le impedirá pagar pensiones a cerca de 150 mil policías y militares en situación de retiro. Lo cual sería muy grave en el presente año que además, se cierne sobre nuestras cabezas la grave crisis mundial.

Nuevamente reiteramos nuestra solicitud, para que de la misma manera con que se reconocen las altas calidades de los funcionarios del estado, se haga lo mismo con militares y policías, quienes viene esperando pacientemente desde hace veinte años, la solución a la justa demanda de mejora de sus remuneraciones y pensiones.
Publicado en el diario La Razón de Lima-Perú, el 07 enero 2009, con el título "Aumentos dorados parten de la falsa idea de que ya somos un país próspero y desarrollado.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Buen articulo, se nota claramente que a los politicos actuales les mucho patriotismo, y muchos olvidamos nuestra historia y pocos la defendemos.
gracias