domingo, 17 de agosto de 2008

ASTRASAT 100, el tercer ojo de Chile.

Con la adquisición del satélite ASTRASAT 100 por el gobierno chileno, cuyo costo es de 72 millones de dólares y por un lapso de cinco años, este país ingresará a partir del año 2010, a la era de la más alta tecnología de la Comunicación. Obteniendo información valiosa y de interés para su Seguridad y Defensa Nacional. Una muy buena forma de celebrar el bicentenario de su Independencia. Una preocupación más para nuestro país que se debate en indecisiones.

El Ministro de Defensa mapochino José Goñi, declaró a la prensa “vamos a contar por primera vez en nuestra historia de un sistema de información satelital que proporcionará información de la tierra con la más alta tecnología”.

Las principales características de este satélite son: puede dar 15 órbitas a la tierra, brindará 100 imágenes en 24 horas, con una resolución de 5 metros. Esta alta resolución le permitirá un control y monitoreo de sus fronteras, particularmente con la nuestra, con fotografías tomadas a cinco metros de distancia de sus objetivos.

Según declaraciones de sus principales autoridades, la adquisición de este satélite le permite a Chile ingresar a la cúspide mundial de la información. Imaginen ustedes a nuestras bases aéreas, navales y cuarteles, al alcance de sus ojos y armas. Podemos inferir con toda suspicacia, que el empleo de este tipo de ingenio, es importante en la posibilidad de Guerra Electrónica que puede realizar en el campo de batalla y aún en tiempo de paz para el control de nuestras comunicaciones.

El artefacto en mención les permitirá contar con información actualizada sobre: Planificación urbana, Cartografía de alta resolución (CAR), control fronterizo, cuidado del medio ambiente, planificación de su territorio y determinación de fuentes contaminantes. Información valiosa no solo para su Desarrollo, sino también para su Defensa.

Para el caso de la CAR, permite ampliar el abanico de posibilidades, para la visualización de objetos antes sólo visibles en fotografías o relevamiento topográfico. Lo grave es que, nuestros, buques, aviones, tropas y blindados estarán a su disposición en vivo y en directo. Otro tanto con el monitoreo y control a lo largo de nuestra frontera y particularmente de la frontera marítima que está en disputa.

Porque los períodos entre tomas son más cortos y hay la gran posibilidad de programar las tomas a pedido del usuario sobre su área de interés. Y cuál es el área de interés de Chile, indudablemente nuestra frontera y el despliegue estratégico de nuestras fuerzas. La Antártida también.

Raúl Vergara subsecretario de Aviación, señaló que: "No debe haber ninguna inquietud, este sistema lo tienen muchos países, no sólo europeos o EU; nuestro vecino Argentina tiene seis o más satélites ópticos y radáricos; Brasil también tiene, Venezuela está próximo a tenerlo y nuestros propios hermanos peruanos también”.

Antes de la publicación de esta noticia dada a conocer en Chile por el Ministro Goñi, que estemos enterados, en nuestro país ninguna autoridad ha manifestado su interés en adquirir un satélite. Posteriormente, como impelidos por un resorte, hubo algunas declaraciones en ese sentido del Dr. Antero Florez Ministro de Defensa y del presidente de la comisión de defensa del Congreso. Se percibe a lo lejos que es una reacción mediática.

Se conoce, que actualmente hay más de 2800 satélites gravitando alrededor de nuestro planeta, de tipos y funciones múltiples. Satélites de comunicaciones, de navegación, Estaciones orbitales y Satélites de observación de la Tierra. El satélite que ha comprado Chile y que entrará en funciones a partir de febrero de 2010, tendría las características de este último.

El ASTRASAT 100, también llamado de Teledetección, disponen a bordo de instrumentos que le permiten captar datos de la atmósfera y de la superficie terrestre. Son de gran utilidad en diversos campos como la Meteorología, la Oceanografía, los estudios ambientales, o la Cartografía. Sin embargo los datos obtenidos pueden ser utilizados con fines militares.

Qué implicancias puede tener para nuestra seguridad esta adquisición por parte del gobierno chileno. Sin lugar a dudas, Chile tiene bien planificado la integración de su seguridad nacional, con la utilización de los adelantos en las telecomunicaciones, que unido a su moderno potencial bélico y preparación de sus fuerzas, le permitirá en el futuro, una marcada ventaja con relación a la mayoría de países de la Región, dejando muy relegado al nuestro.

Frente a este hecho, queda en manos de nuestras autoridades, del Presidente de la República, el Ministro de Defensa y los comandos de los institutos castrenses, tomar las medidas de previsión más adecuadas y urgentes, para equiparar esta brecha tecnológica.

Aunque permítanos dudar, que exista un verdadero interés en realizar una acción de esta naturaleza. Es que ya nos dijo el presidente, que el “Estado no es una vaca lechera”, quizás tiene mucha razón, pero, podría ser un toro de lidia, aún estamos a tiempo.

No hay comentarios: