domingo, 13 de abril de 2008

Sentencia histórica, o Abuso judicial en el caso La Cantuta.

Al leer las páginas principales de algunos diarios cada mañana, se puede percibir claramente que en el denominado mega juicio a Fujimori, existe una clara campaña de guerra psicológica orquestada por la izquierda caviar, las ONG´s de derechos humanos y algunos medios de comunicación, contra las FFAA y principalmente contra el Ejército, tomando como blanco al ex presidente.

Veamos, el 12 de abril del presente año, la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos(CNDDHH) ha publicado en algunos medios, que le son afines, un Comunicado para dar a conocer a la opinión pública del país, la enorme satisfacción y exteriorizar la alegría de sus integrantes, ante el fallo emitido por la jueza Inés Villa Bonilla, en contra del general Julio Salazar Monroe, ex jefe del desactivado SIN y los ex integrantes del denominado grupo Colina, con penas que oscilan entre 15 y 35 años.

Si la CNDDHH es un colectivo de organismos no gubernamentales que trabajan en la defensa, promoción y educación de los derechos humanos en todo el país,- entendemos de todos los peruanos- entonces, por qué razón se permite sacar un comunicado cuyo contenido esta dirigido hacia el colegiado que juzga al ex presidente Fujimori, con la clara intencionalidad de presionarlos psicológicamente y de esta manera convalidar este veredicto, buscando una sentencia condenatoria futura.

Si uno de los principios del que hace gala la CNDDHH, visa promover una cultura de paz, tolerancia, respeto y goce íntegro de los derechos humanos. La Opinión Pública se pregunta, si esta es la mejor manera de promover una cultura de respeto a los DDHH, cuando percibimos que el comunicado de marras, constituye un agravio y burla y atenta contra los derechos humanos de los que han sido juzgados.

Durante el presente juicio al ex presidente Fujimori, algunos de los testigos han afirmado que el profesor y cinco de los estudiantes eran integrantes de SL y responsables de haber preparado el coche bomba que estalló el 16 de julio de 1992 en la calle Tarata, del distrito de Miraflores. Previamente otro artefacto explotó cerca de la municipalidad y otro vehículo cargado con media tonelada de material explosivo, colocado entre Diagonal y Benavides, no llegó a estallar.

Solo para recordar, en el criminal atentado de Tarata murieron 20 personas (entre ellas tres turistas extranjeros) y más de 250 resultaron heridas, algunas de gravedad. La explosión derrumbó varios edificios y afectó importantes hoteles, establecimientos comerciales y edificios de oficinas y departamentos. Los daños superaron los 20 millones de dólares.

La CNDDHH con su Comunicado pretende que la opinión pública nacional, el pueblo peruano en general se olvide de estos hechos; no pretendemos tapar el sol con un dedo, se ha reconocido que hubo excesos aislados en la lucha contra la subversión y hay 900 oficiales del ejército con juicios penales, muchos de ellos inocentes que están en la cárcel porque su delito fue luchar contra la subversión terrorista.

En esta guerra psicológica no declarada contra el Ejército y cuyo centro de gravedad es el ex presidente, los ONG´s de izquierda hacen empleo de los diversos medios de comunicación, aprovechando la oportunidad del actual mega juicio, la finalidad es clara, quieren modificar la conducta, actitudes, sentimientos, emociones y opiniones de la población, autoridades, jueces, etc., buscando consenso para legalizar el fallo emitido por la jueza Inés Villa Bonilla y que este sirva para condenar a Fujimori.

Así, los enemigos de Fujimori, de todos los ámbitos y rincones, están aplicando con ayuda de los amigos encaramados en la mayoría de los medios de comunicación, una guerra psicológica, cuya finalidad es influir en la decisión final de los jueces, en la mente de la población y de esta manera buscan modificar su actitud frente al proceso y así, favorecer sus deseos y objetivo final, mandar a prisión a Fujimori.

Lo que no queda claro es cómo se sufragan los gastos que irroga la publicación del Comunicado, porque un aviso de la amplitud que se ha publicado en los diferentes diarios impresos, debe tener un costo muy alto, ¿para esos menesteres se debe utilizar el dinero que reciben del extranjero?

Apelamos al altísimo criterio del colegiado que preside el Dr. César San Martín, para no dejarse impresionar por comunicados y avisos de carácter psicológico, de organizaciones de izquierda que solo buscan ampliar la brecha de separación entre las FFAA y el pueblo, tal como lo deseaba Abimaél Guzmán y su banda de terroristas.

No hay comentarios: