sábado, 23 de diciembre de 2017

¿La agonía y resurgimiento político de PPK?


El país hasta hace unas horas se debatía en una encrucijada política, la más grave desde el siglo pasado, causado por reiteradas mentiras del presidente de la República al país, a la representación nacional y su permanente negativa a recibir a la comisión Lava Jato. Felizmente, la cercanía de navidad hizo el milagro. El Congreso no reunió los votos necesarios para la vacancia presidencial.

Después de la presentación de Pedro Pablo Kuczynski y su abogado defensor el constitucionalista Alberto Bórea Odría, el debate se prolongó por casi 14 horas, en el que intervienen congresistas de todas las bancadas. El resultado: 79 a favor de la vacancia, 19 en contra, 21 abstenciones y el abandono del congreso de los 10 congresistas de Nuevo Perú. En las horas más amargas tomaron las de Villadiego.

De las 21 abstenciones 10 pertenecen a los seguidores de Kenji Fujimori quien nuevamente desafió las directivas de su hermana en una clara demostración de fuerza. Y los promotores de la vacancia con el ex cura Arana a la cabeza votaron en contra. Cómo se explica tremenda traición a sus convicciones democráticas como él mismo sostiene.

Un trabajo de hormiga realizó Kenji Fujimori para aglutinar con él, a diez votos de Fuerza Popular(FP) y evitar la vacancia del primer mandatario, “salvando de la campana” a PPK. Esto ha sido tomado como una traición para la bancada de FP. El congresista Becerril, fiel a su estilo expresó "Fujimori ha llamado a los diez congresistas que voten a favor de la corrupción”, se entiende a cambio de su indulto.

Algunos dicen que existiría un arreglo para indultar al ex mandatario Alberto Fujimori, tras el apoyo de Kenji, lo cierto es que hoy 23 el ex presidente Fujimori, ha sido conducido de emergencia nuevamente a la clínica Centenario, gracias a las declaraciones fuera de contexto del congresista Becerril.

Para la gran mayoría de la población todo ha vuelto a la normalidad; pero, algo ha sucedido. Algo se ha roto y para siempre. Sí es ese cordón umbilical que PPK había construido con la población en base a su prestigio de alto financiero y economista de fuste. Esa población que le dio su voto ha sufrido una gran decepción. Será muy difícil recuperarla, porque ha surgido una gran brecha de desconfianza en PPK.

En mensaje a la nación, después del susto que pasó el viernes 21, el presidente PPK aseguró que, "La confianza que han depositado en mí no será defraudada". No sabemos a qué confianza se refiere, habida cuenta que por la no vacancia votaron solo 19 congresistas y hubo 21 abstenciones, entre ellos los 10 votos de Fuerza Popular.

Este 21 de diciembre quedará gravado en la retina de toda la Nación. Si el primer mandatario realmente como asegura ha aprendido algo, tiene propósito de enmienda, será el inició de un resurgimiento de su gobierno, está ante una gran oportunidad que no puede desperdiciar y debe poner todo de su parte.   

Pedro Pablo Kuczynski sabe que el pueblo peruano está decepcionado con él, se siente defraudado, por haberle dado su voto a quien consideraban el mal menor, frente a Keiko Fujimori. Se repetirá la historia del quinquenio perdido de Ollanta Humala considerado el mal menor, que nos dejó un país paralizado y con graves hechos de corrupción. PPK está a tiempo de tomar las mejores decisiones y llevar al país al sitial que merece.

Antes de la presentación de PPK en el Congreso, el escenario se convirtió en un avispero colosal. En medio de denuncias por ambos lados, de enjuagues, condicionamientos, negociaciones, compra de conciencias, falta del debido proceso, golpe blando, quejas a la OEA, presentación de acciones de amparo al poder judicial, etc.

Incluso, se denunció el ingreso de diversos congresistas a palacio de gobierno, como el general Donayre, tenaz opositor, que a las pocas horas se internó en una clínica. También se denunció el ingreso de algunos congresistas a la casa del primer mandatario, sin identificar las bancadas a las que pertenecerían.

Es algo que no entra en la mente de la gente honesta, pobre y necesitada, que le confió su voto, creyendo en sus pergaminos, en sus antecedentes de financista y economista de prestigio internacional. Lo que vislumbraba un futuro promisorio para el país que lo llevaría al desarrollo, crecimiento y eliminar la pobreza. Hoy vanas esperanzas.

Es increíble; pero cierto Pedro Pablo Kuczynski, el primer ciudadano del país, el portaestandarte de nuestra nación le ha mentido a los 30 millones de peruanos. Lo que más molesta a la población, es el descuido, la falta de dinamismo e interés frente a los problemas graves de seguridad y la reconstrucción del Norte, que ya tiene un año y hasta ahora nada. La propaganda estatal en algunos medios solo desinforma a la población.

Quedan pendiente dos actividades: la concurrencia del presidente PPK a la comisión Lava Hato del Congreso y la investigación que realiza el Ministerio Público sobre las relaciones financieras o de facilitación de gestiones para favorecer a la empresa brasileña por parte de PPK cuando fue funcionario del gobierno del prófugo Alejandro Toledo.

No sabemos que sorpresas traerá en el futuro inmediato, la información que ha llegado de la Fiscalía de Brasil, esta debe ser traducida por expertos imparciales, luego de ello el Fiscal de la nación debe hacer conocer a la población el contenido de las informaciones, tomar las medidas que le corresponde y el Poder Judicial debe estar atento para realizar su tarea constitucional.

Atrás quedaron frases desproporcionadas e injuriosas: “golpe de Estado”, “golpismo institucional”, “no hay debido proceso”, “PPK no sabía nada” y “la OEA y la CIDH nos van a castigar”, “defender la democracia”, etc. Los poderes del Estado deben ser transparentes, no solo de forma declarativas, sino en acciones de estricto cumplimiento, para recuperar la credibilidad de la que tanto hacen gala.


Después de la victoria todos son generales, todos aplicaron la mejor estrategia, todos se quieren subir al coche. Para PPK esta es una victoria pírrica, pierde más de lo que aparentemente ha ganado. Pierde credibilidad frente a la población, lo que es más grave, ve afectada la   transparencia en sus actos y finalmente pierde prestigio a nivel internacional.

No hay comentarios: