miércoles, 7 de junio de 2017

LA ACTUAL VIGENCIA DEL CORONEL FRANCISCO BOLOGNESI


“El Morro como un monstruo dormita silencioso, más de pronto despierta con solemne ansiedad, mientras el Héroe carga el último cartucho, que es símbolo y grandeza de la peruanidad.”
Cervantes Palomino.



Hoy 07 de junio pasado se conmemoró un nuevo aniversario de la Batalla de Arica, día que se recordó con gran sentimiento patriótico a lo largo y ancho del País. Esta fecha se ha establecido como el día de la Jura de la Bandera mediante Decreto Supremo del 28 de mayo de 1923, para que se realice el 07 de junio de cada año, en Lima y provincias ante el monumento erigido en honor al Coronel Francisco Bolognesi Cervantes y, en los lugares que no exista, en la plaza principal.

Una de las razones por las que se estableció este día consagrado a la Jura de la Bandera, es que hoy más que nunca tiene vigencia la histórica respuesta de Bolognesi y en las actuales circunstancias que vive el País, es la ruta que se debe seguir, porque representa el paradigma de la dignidad y el honor nacional, y constituye un ejemplo para quienes tienen la responsabilidad de velar  por la Defensa Nacional, desde el Presidente de la República hasta el último ciudadano nacido en esta Patria.

La otra razón no es menos importante que la primera puesto que, realzando la figura eterna de Bolognesi, reconfortamos el patriotismo con el recuerdo de su sacrificio, así como la heroica actitud asumida por los defensores del Morro, puesto que la batalla de Arica ha sido considerada como uno de los hechos de armas más cruentos de la historia militar del Perú y de la América hispana.

Como recordamos era junio de 1880, el Coronel Francisco Bolognesi, los Oficiales y tropa bajo su mando habían decidido entregar su vida en defensa del honor de la Patria, la Plaza de Arica sería el último baluarte donde las débiles fuerzas peruanas  se enfrentarían  a la abrumadora superioridad chilena.

Han transcurrido 137 años de la gesta heroica del Morro de Arica, nuevamente como todos los años se ha rendido un justo y merecido homenaje a uno de los más preclaros hijos de la patria.

En este justo homenaje al Coronel Francisco Bolognesi, se reunieron autoridades del gobierno, las FF. AA, PNP y estudiantes de distintos colegios de Lima, en la Plaza que lleva su nombre se reunieron para rememorar las grandes virtudes del “Titán del Morro”, y recordar su egregia figura, que se batió como un león en la cima del Morro por la dignidad y el honor de la república.

Viene a nuestra memoria la valiente respuesta de Bolognesi al parlamentario Chileno Mayor  Juan de la Cruz Salvo ante el pedido de rendición de la plaza de Arica,  “me siento orgulloso de mis hombres, tengo deberes sagrados que cumplir y los cumpliré hasta quemar el último cartucho”. Para exteriorizar nuestro sentimiento patriótico; escuchamos el mensaje presidencial como tantas veces vacío, carente de visión estratégica del estadista y tan hueco como una sima profunda.

En las actuales circunstancias, cuando la mezquindad aflora y el egoísmo de este gobierno se acrecienta, no pasa desapercibida la indiferencia y desinterés al haber observado la ley de pensiones, que permitía la nivelación de las pensiones de los veteranos de las FF. AA y PNP, desconociendo sus compromisos.

La pregunta a las autoridades del gobierno, el Congreso, los cuestionados Ministerio Público(MP) y Poder Judicial(PJ), los líderes sindicales, políticos, los ciudadanos en general ¿tienen deberes sagrados que cumplir? Si es así ¿están dispuestos a quemar el último cartucho cumpliendo sus deberes y responsabilidades? Están decididos a cumplir con sus deberes, tal y como lo sintieron los defensores del Morro de Arica.

La histórica respuesta del Coronel Francisco Bolognesi, es a la luz de la historia una sentencia que debe practicarse no sólo en los cuarteles, bases y buques que son los lugares prístinos del patriotismo, sino entre los miembros del PJ y MP, Congresistas, en  todos los actos de la vida cotidiana, en colegios, universidades, organizaciones empresariales, industriales, vecinales, sindicales, políticas, en las decisiones de gobierno.

Mientras hay jóvenes descarriados ideológicamente, debemos tener presente que, Francisco Bolognesi constituye un paradigma, un modelo mental para nuestra juventud, por lo tanto, debe estar presente en todo acto que cada peruano realice, sólo así saldremos de este marasmo, de este atraso, de esta pesadilla en que estamos sumergidos y podremos realmente encaminar al País por el sendero de progreso y el desarrollo.

Finalmente, si las autoridades de gobierno, las organizaciones empresariales, los líderes políticos y sindicales, las FFAA, la PNP, en fin todos los ciudadanos de esta querida Patria, realmente deciden que “Tienen deberes sagrados que cumplir” en el lugar que ocupan, en el cargo que representan, al tomar las mejores decisiones, no en provecho propio sino en provecho del pueblo peruano.


Si esto es así, estarán dispuestos a sacrificarse por el Perú, es decir , trabajar  “hasta quemar el último cartucho”, hasta agotar el último esfuerzo; realmente si es así, el sacrifico del Coronel Francisco Bolognesi Cervantes, de los peruanos que lo acompañaron y no lo abandonaron hace 124 años, no habrá sido en vano, porque el honor y la dignidad nacional están íntimamente ligados al patriotismo, de este se deriva el sentimiento solidario de responsabilidad para con todos.

No hay comentarios: