lunes, 6 de febrero de 2017

Dos aventureros en París rumbo a Israel


Umberto Jara, en su obra Historia de dos aventureros, hace un recuento de las andanzas de Alejandro Toledo y Eliane Karp, dos oportunistas. Desde que se conocieron en la Universidad de Stanford, su matrimonio no aprobado por los padres de ella. El abandono de hogar por parte de la Karp dejando a Toledo con su hija Chantal de 4 años.
Su posterior divorcio en un juzgado de EE.UU., la separación durante diez largos años, el retorno de Karp al Perú desde Israel donde trabajaba. Su interés por figurar en la política como parte del proyecto político de su ex marido, decidió unirse nuevamente a él, para emprender una aventura en nuestro país, con ayuda de oportunistas, ingenuos arribistas y llegar así a la presidencia.
Según el relato de Umberto Jara, todo en la vida de Alejandro Toledo ha pasado por discursos de falsedades, mentiras e historias ficticias, solo para construirse una imagen de experto en temas de economía. La pobreza de su niñez en Chimbote en el Pueblo Joven San Pedro, sus estudios escolares y su viaje a EE.UU. ayudado por el Cuerpo de Paz.
Desde la utilización de su imagen de seudo-economista, pasando por su asesoramiento al dueño de CLAE, quien le pagó una estadía en Harvard como “visiting scholar”, la fotografía que ambos se tomaron en el campus universitario de esta prestigiosa universidad, fue utilizada burdamente en una campaña publicitaria engañosa para atraer a CLAE, nuevos incautos para estafarlos.  
Toledo se ha caracterizado a lo largo de su vida por “Tomar como suyo el prestigio ajeno”. Veamos lo que apunta Umberto Jara en su obra: “El paso de Toledo por Stanford sin haber obtenido el título de Economista. Los dos millones de dólares que ganó en CLAE por su relación con Carlos Manrique. Sus vínculos secretos con Vladimiro Montesinos desde 1994 hasta el 2000. La compra de la casa de Camacho por medio millón de dólares ante el notario de Montesinos Oscar Medelius. La historia de su divorcio y matrimonio. Las negociaciones con emisarios de Montesinos y un millonario soborno para fingir una renuncia a la segunda vuelta electoral del año 2000, etc.”.
Alejandro Toledo, desde antes de acceder a la presidencia, llevaba una vida licenciosa, así trataba de demostrar que era un cholo avivado, que se las sabía todas. Su vida ha sido una fosa de mentiras, una cima de alcohol, mujeres y sustancias prohibidas. Quién no recuerda cuando se “perdió” en los hostales Queens y Melody, previa paso por el Two Stars, de donde salió ebrio y acompañado de cinco mujeres. Era el 15 de octubre de 1998.
A día siguiente, Eliane Karp busco el consejo de Alfredo Novoa, jefe de su marido, quien hizo la denuncia por secuestro ante la división de secuestros de la policía. A este caso la prensa lo bautizó como “el día perdido” y fue un día muy especial de alcohol y mujeres y drogas corroborado por análisis clínicos, testimonios de personas y partes policiales. No fue un secuestro. Nada de esto era ajeno al conocimiento de Vladimiro Montesinos.
El 25 de marzo de 2001, la prensa acusó a Toledo por consumo de cocaína, la respuesta de Toledo fue un comunicado, aprovechando que Montesinos estaba prófugo declaró: “Fui secuestrado, sedado y drogado, posiblemente para fotografiarme en situaciones comprometedoras y posteriormente tratar de chantajearme”.
Hoy nuevamente este personaje, hace noticia, atrás quedó para el recuerdo la marcha de los 4 suyos, cuando un enardecido “cholo de Harvard”, con vincha de revolucionario, se lanzó a las calles de Lima con un discurso mortífero contra la reelección de Fujimori. Atrás quedaron sus buenas intenciones, su perorata engañosa y su manipulación, para movilizar a la gente que creyó en él.
Hoy enfrenta acusaciones de la fiscalía por haber recibido USA 20 millones de dólares como soborno para dar el sí a la construcción de la carretera interoceánica sur. Toledo hoy es señalado con el dedo acusador de la justicia, por haberse dejado vencer moralmente por su mala conducta, ambición, vida licenciosa y disipada, que muchas veces mostró siendo candidato, pero que el pueblo no quiso ver y lo eligió.
Triste decepción para un pueblo que cada lustro asiste a las urnas, para entregar su voto, esperanzado en que las cosas cambiarán y mejorará su situación económica y de inseguridad, en que se ha vuelto el escenario de nuestro país. No solo la moral pública está podrida, hiede a pus, las pústulas malolientes atacan el cuerpo de la nación.
Nuevamente ese sufrido pueblo, 30 millones de connacionales, no solo ha recibido un portazo en las narices, sino que observa con mucha preocupación la depravación de la moral en quienes detentan el poder, aquellos que tienen la responsabilidad de gobernar el país, eso sucede, porque se elige equivocadamente al candidato menos malo, que al final resulta una gran decepción como es el caso de los tres últimos gobernantes.
Mientras la fiscalía demora exprofesamente la solicitud de detención nacional e internacional, este lunes recién el juez determinará y dispondrá la captura de Alejandro Toledo por haber recibido, la suma de US$ 20 millones de dólares como soborno para la construcción de la carretera transoceánica sur. La pareja de aventureros disfrutaba de un viaje de placer en la ciudad más cara del planeta.
Esta pareja de afortunados aventureros, antes de llegar a su nuevo destino Israel, se divierte de lo lindo en una de las ciudades más caras del planeta, no dudamos que, fiel a su estilo, se habrá despedido del Moulin Rouge, con buen champagne MOËT & CHANDON o un VEUVE CLICQUOT, que están dentro de los mejores y más caros.
Alejandro Toledo arrastra su vergüenza por todo el planeta, con seguridad debe estar buscando un hueco dónde esconderse. Él puede decir que es inocente, una mansa paloma, que están violando sus derechos humanos, amenazar con acudir a la OEA, solo su desesperación lo puede dominar; pero, allí están las pruebas.

La señora Eliane Karp, puede darse el lujo, estando lejos del país, de amenazar a medio mundo en especial al actual mandatario; si la señora Karp tiene algo que decir, que lo declare ante un juez y deje de comportarse con actitudes que más huelen a chantajes. No ponemos las manos al fuego por PPK, él sabrá cómo defenderse. Pero, habiendo sido aludido por la señora Karp, Pedro Pablo Kuczynski le debe una explicación al país y creemos que es hora de tomar el toro por las astas. 
Foto: IDL-Reporteros.

1 comentario:

juan rios dijo...

Toledo fue puesto en el puesto de presidente obedeciendo los intereses particulares de 4 gordos sentados en sus sillones de cuero, sino de donde va a sacar lo ke se necesita para financiar una campaña de esa magnitud si era misio..... Lo ke pasa ke ahora se cansaron de el y le soltaron los perros pa sacarlo del jardín.......
Juan rios