jueves, 4 de agosto de 2016

Síndrome de la segunda vuelta electoral


La opinión pública nacional está sumamente preocupada, por las escenas de violencia verbal, de frases provocativas, de dolores y penas por la derrota recibida, que protagonizan todos los días el actual presidente PPK y sus adversarios políticos de Fuerza popular. El dolor no pasa. Pareciera que siguiéramos en la segunda vuelta electoral.

Los dos poderes del Estado están enfrentados, qué duda cabe, Fuerza Popular tiene 73 curules en el Parlamento y PPK tiene en sus manos el Poder Ejecutivo. Esa ha sido la decisión soberana del pueblo, aunque para muchos el gobierno de Humala apoyó a PPK, al no permitir que los policías asistieran a votar.

Siguen las discusiones verbales y los medios de comunicación hacen su agosto. Los periodistas amarillistas en lugar de buscar que ambos poderes encuentren el camino de la reconciliación, son los responsables de incendiar la pradera con sus interrogantes, que buscan respuestas a expresiones del contendor, provocando frases de connotación negativa para referirse al contrario.

Después de tratar de explicar infructuosamente lo que se entiende por “jalarse” a los cuarenta congresistas de Fuerza Popular, PPK aseguró que se sentía feliz por lo logrado por su Primer Ministro en la reunión con la Presidente del Congreso. Como se pudo observar, el Premier Fernando Zavala tuvo que poner su cara de autogol, tragarse sapos y culebras y pedir disculpas por lo mal expresado por el Presidente PPK.

Los PPK se han impuesto la misión de tener en su férula a la Comisión de Presupuesto, clave para el manejo de los dineros del Estado, así lo ha hecho conocer Carlos Bruce apelando a no sé qué demostración por parte de los fujimoristas porque mediante esta vía podrían realmente “jalarse” a los congresistas de la bancada mayoritaria a quienes ofrecerían hacer realidad proyectos en sus respectivas provincias y así cumplir con sus promesas. Ganaría el gobierno y gana el Congresista y su localidad. Qué buena manera de promover el transfuguismo político.

No dudamos que habrá congresistas que por “mejoría mi casa dejaría”, son aquellos que en toda competencia electoral están presentes, esta última campaña electoral no podría  ser la excepción; nunca faltan los convenidos, los oportunistas que se rendirían a las ofertas del Ejecutivo y abandonarán la nave que los llevó al Congreso.

Sin lugar a dudas, el enfrentamiento entre ambos poderes, continuará escalando si es que ambos presidentes no se ponen de acuerdo. No se trata de quién es más importante, sino de conversar, de reconocer errores y ponerse de acuerdo. Más importante que los problemas entre ambos poderes, son los problemas del país que requieren urgencia en su solución.

Para lograr un buen acuerdo es imprescindible una buena negociación entre ambos poderes, para asegurar la gobernabilidad del país, garantizar un buen equilibrio de poderes, que permitirá dar confianza a la población, que está mirando absorta, estupefacta y preocupada, cómo Legislativo y Ejecutivo de desangran mutuamente.

No hay comentarios: