jueves, 21 de julio de 2016

La inseguridad ciudadana



La memoria de los peruanos es tan frágil, que pareciera haberse instalado un Alzheimer  apasionado. La mayoría olvidó rápidamente de errores, hechos u omisiones de algunos funcionarios del pasado. No hace sino una década que el sociólogo y periodista Basombrio, se desempeñó como Viceministro de Gino Costa en el Ministerio del Interior.

Numerosos ataques ha recibido Carlos Basombrio desde que fue designado como futuro Ministro de esta importante cartera. Los dardos llegaron de distintas direcciones. Algunos congresistas dijeron que no daba la talla, que no es el mejor para el cargo, que no reúne el perfil, aunque Basombrio asegura que “conoce el Ministerio de arriba abajo”.

No dudamos de la seguridad con que afirma Carlos Basombrio respecto del conocimiento  del Ministerio del Interior. Algunos dirían en son de broma “probablemente ha subido y bajado las escaleras muchas veces”.

Pero, conocer el Ministerio es una cosa y otra muy distinta es conocer la problemática policial, esta no se arregla con estudios hechos en gabinetes, como sostienen los que realmente conocen el problema, “se tiene que haber vivido al interior de la policía y conocer de cerca los problemas que aquejan a la fuerza policial desde sus cimientos”.

Para nadie es un secreto, menos para un sinnúmero de estudiosos de la problemática policial y la seguridad ciudadana, que nuestro país atraviesa una situación de inseguridad alarmante, generada por la violencia que  rebasa la capacidad de control de las instituciones del Estado, que está afectando gravemente la calidad de vida de nuestra gente, la estabilidad jurídica y ahuyentando las inversiones.

Durante el gobierno de Humala han pasado por el Ministerio de Corpac siete ministros, ninguno encontró la llave maestra para poder frenar de golpe la grave situación criminal del país. El Gobierno ha pretendido resolver el problema del crimen violento, confiando sólo en la adquisición de armamento, motocicletas y patrulleros, esta última cuestionada compra que dará en el futuro motivo de investigación y ojalá de denuncia.

Es cierto, Humala solo citó a los integrantes del Consejo de Seguridad Ciudadana en una sola oportunidad al inicio de su gobierno y después se olvidó de este organismo. Aparentemente, en este campo no existirían Políticas Integrales de Estado, se percibe ausencia de los sistemas multisectoriales responsables de implementar medidas para enfrentar este fenómeno.

El ex ministro del Interior del gobierno de Toledo Fernando Rospigliosi el año 2015 criticando al gobierno de Ollanta Humala expresó: “El presidente privilegia claramente el uso político de la policía, así como trata de controlar y manipular a otras instituciones... y está empeorando cada día la situación de la policía, desorganizándola, creando nuevas direcciones y nuevas unidades que lo único que hace es fragmentar más la labor policial” (Rospigliosi, entrevista www.peru 21.pe)

No se sabe nada respecto a la instancia encargada de establecer coordinaciones entre la PNP, Municipalidades, Instituciones públicas, organismos privados y la sociedad civil organizada, dando lugar a que se dupliquen esfuerzos en el desarrollo de acciones relacionadas con la Seguridad Ciudadana, con el consiguiente perjuicio económico y desgaste innecesario del recurso humano.

No debe escapar a conocimiento de Carlos Basombrio que la PNP tiene el Instituto de Altos Estudios Policiales (INAEP) ¿Se puede obviar, los numerosos trabajos de investigación realizados por los oficiales? Temas importantes como: Orden Interno, Seguridad Ciudadana, Orden Público, son pan de cada día, realizados con la rigurosidad que exigen las universidades en sus programas de post grado.

En el Instituto de Altos Estudios Policiales – INAEP, los Coroneles de la PNP que llegarán a los más altos cargos de la Institución, durante un año, “se especializan en gestión administrativa, además incrementar sus conocimientos técnicos y científicos especializados en las áreas de Orden Interno y Desarrollo Nacional. El INAEP constituye el laboratorio de investigación de la problemática policial”.

Como recordando que este problema de la inseguridad ciudadana no es nuevo, el año 2015 Jorge Luis García Esquerre en su Tesis “Demandas del siglo XXI con institución policial del siglo XX” para optar el grado de Magister en Ciencia Política y Gobierno, mención en Gestión Pública, criticando al gobierno de Alejandro Toledo, expresó lo siguiente:

“El Partido Perú Posible se convirtió en partido de gobierno y al no tener entre sus filas a tecnócratas o especialistas en políticas públicas de seguridad, nombró en dos oportunidades como titular del Ministerio del interior a un independiente: Fernando Rospigliosi Capurro. Rospigliosi se encargó de llevar un equipo al ministerio, entre ellos su viceministro Gino Costa Santolalla y asesores, entre los que destacan Carlos Basombrío Iglesias, Dante Vera, Manuel Boluarte, Rubén Vargas, Susana Villarán de la Puente (nombrada posteriormente Defensora del Policía), Jorge Avendaño Valdés y Juan Briceño Pomar, vinculados algunos de ellos a organizaciones no gubernamentales”.

Basombrio ha adelantado, en un arranque de sinceridad o ingenuidad que en la PNP hay muchos generales para la cantidad de efectivos policiales que maneja, puso como ejemplo de eficacia a la Policía de Colombia. Lo que no ha dicho es que esa reforma policial en Colombia tiene un alto costo económico y ha tenido y tiene aún el apoyo del gobierno de EE.UU.

La seguridad ciudadana es una tarea muy importante para que la manejen improvisados que han fracasado en el pasado. Durante el gobierno de Toledo fracasó la mal llamada reestructuración de la PNP, este gobierno que se va al inicio también aplicó la herramienta fácil de pasar al retiro por renovación a importantes cuadros. Lo expresado por el futuro ministro del interior es de preocupación, se vienen nuevos pases al retiro y el problema principal esperará la decisión.


No hay comentarios: