viernes, 3 de junio de 2016

Keiko Sofía Fujimori Presidente del Perú


Keiko Fujimori aseguró tajantemente que, “La democracia esta sólida y de llegar a ser elegida va a fortalecerla aún más”, rechazando las afirmaciones de su desesperado contrincante Pedro Pablo Kuczynski sobre democracia en riesgo en el Perú. Eso solo puede estar en la imaginación de un escritor, que le puede haber trasmitido la idea al candidato PPK.
Faltando escasamente pocas horas para el inicio de la votación en las urnas, parece que la suerte estaría echada para PPK. Habría encuestas que circulan de manera extraoficial, por redes y grupos, cuyos resultados darían como ganadora a Keiko Fujimori. La campaña electoral de la segunda vuelta es digna de una “guerra del fin del mundo”.
Esta campaña según varios analistas es la más mediocre de las últimas que han sucedido en el país. Sostenemos que es la más carroñera de todas, con el perdón de los que ocupan el último nivel de la cadena trófica, porque ellos sí cumplen una labor social y ayuda en la lucha contra la contaminación ambiental.
No solo la prensa escrita, televisiva y radial, las redes sociales, y una gran constelación de opinologos, actrices de medio pelo y personajes y personajillos que se alucinan líderes de opinión, han mostrado su verdadera fas, es decir, han mostrado su resentimiento, odio visceral, animadversión por Keiko y no han tenido ni siquiera una molécula de vergüenza para unirse a quienes en otras circunstancias ni siquiera mirarían.
Hay una intriga electoral muy grande, una conjura entre fuerzas de la derecha extrema como la que representa PPK, que han recibido con los brazos abiertos, no solo a los partidos que han fracasado en la primera vuelta electoral, sino también a fuerzas oscuras de la extrema izquierda, que hace 25 años atrás le declararon la guerra al Estado Peruano, buscando su destrucción.
Todas estas fuerzas, claras y oscuras se han unido, se han confabulado para luchar por el poder y para ello han realizado una campaña nunca antes vista en los anales de nuestra historia, si se puede llamar así, a las cuatro últimas elecciones. Y todos se han convertido o han convertido a PPK en el candidato del antifujimorismo más recalcitrante de la historia.
PPK ha cocinado un sancochado que no tiene sabor, porque como chef no encuentra la fórmula mágica para darle sabor, mucho tomate rojo y rabanitos, cebollas y ajos nacionales. Creo que este sancochado ganará el record Guinness por su alta dosis de odio visceral condimentado con mucha bilis.
Keiko Fujimori por ser hija del ex presidente Alberto Fujimori se ha ganado un odio gratuito, atizado con el hollín de la antipatía de los enemigos de su padre. La han demonizado, vilipendiado y vituperado in extremis. No saben qué hacer, para revertir esta situación a escasas horas de ir a las urnas. Cunde la desesperación en las filas de PPK y no es para menos, PPK no podrá presentarse otra vez en el futuro, el tiempo le gana.
A Keiko la han hecho responsable, han inventado hechos que nunca sucedieron y han exagerado hasta la estratosfera su papel como primera dama del gobierno de su padre, sin entender que a sus escasos 17 años, es imposible que haya realizado todo lo que pretenden hacer creer a la opinión pública. El pueblo es inteligente no se tragarán este guasapo electoral.
Este domingo de junio Keiko Fujimori se enfrentará a la coalición del odio, sola frente a todos los que se erigieron en comensales, de un sancochado hecho a la medida irreflexiva, perversa, de sus temores y sin razón. Un sancochado condimentado con animadversión visceral, rencor y alta dosis de bilis.
Saldrá victoriosa esa es la seguridad. Las encuestas que circulan a nivel internacional hasta ayer jueves así lo indican. Será la primera presidenta del Perú, una enorme oportunidad para enrumbar a nuestro país hacia el desarrollo. El lunes los oportunistas de siempre tocarán las puertas de Keiko, para asegurar que nunca dijeron lo que expresaron. Son los mismos de siempre, que apelan a los cantos de sirena y al sebo de culebra conocidos.


No hay comentarios: