viernes, 23 de octubre de 2015

Tanto va el cántaro al agua que se rompe.


“La noche cubre ya con su negro crespón…la luz artificial con débil proyección”.
Vals El Plebeyo. Felipe Pinglo Alva. 
El lunes en un mensaje a la nación el Premier Pedro Cateriano Bellido expresó el malestar del Ejecutivo respecto de la probable censura al ahora renunciante ex Ministro Gustavo Adrianzen. Una demostración insólita de “espíritu de cuerpo”. Fue lamentable que el Premier involucrara a todos los ministros en esta actividad. Algunos congresistas han interpretado el discurso de Cateriano, como un abierto desafío al Parlamento.
Parece que la noche con su manto oscuro de incertidumbre cayó sobre los actos del gobierno. El martes para Pedro Cateriano, Ollanta Humala y Nadine Heredia, será un día para recordar o para olvidar. Dentro del ajedrez político, el despido de la ex procuradora Julia Príncipe, se consideraría como una movida, convenientemente planeada, para evitar  como sea la investigación a la primera dama.
Dentro de este plan se habría considerado el despido de la Procuradora para Lavado de Activos Julia Príncipe Trujillo, sin miramientos ni reconocimiento, se le dio prácticamente un puntapié, a una valiente mujer que ha investigado durante 12 años organizaciones delictivas de alto nivel. Julia Príncipe fue “despedida sin motivo alguno”.
Siguió la renuncia irrevocable de Gustavo Adrianzen al cargo de Ministro de Justicia y DDHH, quien hizo gala de lo antiético, en declaraciones a un medio de televisión, donde para seguir denigrando a la ex procuradora Príncipe presentó una información publicada en la tristemente recordada revista Justo Juez que dirigía Benedicto Jiménez y  que realizó una campaña de difamación contra la ex procuradora.
El gobierno no descansó en su campaña para defenestrar de su cargo a la ex procuradora Julia Príncipe, buscando evitar que siga la investigación contra la primera dama. Logrado el objetivo de sacar a la ex procuradora, el gobierno tiene la oportunidad, de reacomodar sus fuerzas y nombrar a un procurador a su medida, deseo y objetivo  final, evitar la investigación.
Desde que Julia Príncipe mostró interés en iniciar las investigaciones sobre las agendas atribuidas a la primera dama, se le vino la noche, se inició una campaña de desprestigio, de acoso, de acecho, cuya punta del iceberg fue el ex ministro de Justicia y derechos humanos, según dicen siguiendo directivas de Nadine.
Además, el Tribunal Constitucional (TC) dejó sin efecto la gestión que realizó el abogado defensor de Nadine Heredia, para evitar que el Ministerio Público continúe investigando, por lavado de activos a su patrocinada. El TC, con este fallo da luz verde para que se continúen las investigaciones no solo a Nadine Heredia, sino a los familiares y amigos involucrados.
El ex Ministro de Justicia y DDHH Gustavo Adrianzen se desdibujó frente a la teleaudiencia, se pintó tal cual es. En una muestra de falta de entereza, honestidad y ética, utilizó información pasada sobre el ex esposo de Julia Príncipe publicada por la revista Juez Justo que dirigía Benedicto Jiménez, para involucrarla. Como se conoce, esta revista desarrolló en el pasado, una campaña de desprestigio contra la ex procuradora.
Muy duras las calificaciones que hizo el ex esposo de la ex procuradora, respecto del Ministro de Justicia a quien calificó de cobarde y de escudarse detrás de Julia Príncipe para justificar su decisión de despedirla. Lo cierto es que, Adrianzen no quiso irse solo, se llevó de encuentro a la ex procuradora y limpió el camino para que el gobierno nombre a un nuevo procurador, que con seguridad no tendrá la entereza y fortalezas de Julia Príncipe Trujillo.
Martes por la tarde, se hizo conocer una denuncia de algunos generales del Ejército que han sido obligados a acudir una cita con el presidente Ollanta Humala a Palacio de Gobierno, en el que se les habría conminado su apoyo incondicional, una especie de sujeción, para la esposa del presidente. No sabemos qué les puede haber ofrecido a cambio.
Si fuera cierta esta denuncia, el Presidente en su condición de Jefe Supremo de las FFAA y PNP, estaría cometiendo un delito constitucional y podría interpretarse como un abuso de poder, al tratar de coactar, presionar y obligar a los generales del Ejército apoyen a su esposa, en la situación actual.
No sabemos con qué derecho solicita esto el presidente Humala, por qué quiere involucrar al Ejército en actividades políticas que no les corresponde. Las FFAA son de la nación pertenecen a los 30 millones de peruanos, no pertenecen a ningún grupo político. Siempre se ha sostenido y ha sido exigencia de la clase política, las FFAA no son deliberantes.
El gobierno despidió a la procuradora de lavado de activos Julia Príncipe y con ello se cierra un capítulo más de la forma cómo este gobierno maltrata a los funcionarios de carrera. Lo que demuestra nuevamente, que este gobierno sigue cometiendo errores garrafales, que muestra lo desorientado que camina y enfocado en defender a la primera dama y descuida el manejo del gobierno.
Finalmente, el mensaje de la destitución de la señora Julia Príncipe Trujillo, deberíamos leerlo, como una velada amenaza del gobierno contra jueces, fiscales, procuradores. Está claro que el gobierno no quiere detractores,  no quiere contestatarios. El gobierno quiere procuradores  genuflexos. La ex procuradora anticorrupción Yeni Vilcatoma, recomienda que el “Presidente del Ministerio Público debería disponer o liderar una investigación de oficio, respecto de los entretelones del despido de la procuradora Príncipe”.
Foto: http://www.lucidez.pe/portada-politica/nadine-heredia-pide-que-sesion-en-comision-belaunde-lossio-sea-publica/ 

No hay comentarios: