lunes, 13 de julio de 2015

Medidas desesperadas, para momentos desesperados.



El gobierno de Ollanta Humala y Nadine Heredia debe haber ingresado a una etapa de desesperación, la última encuesta de IDICE es realmente catastrófica para los intereses de la pareja presidencial, porque no solo obtiene un 79,1%  que respalda la investigación que se le viene realizando en el Congreso, sino que además para empeorar su situación, un 88,1% desaprueba su gestión y tan solo un magro 9,1% la aprueba.

¡Increíble! Cómo se ha deteriorado la gestión de la señora Heredia, ella ha sido la principal responsable de esta debacle, por manejar una agenda paralela a la del gobierno y es el resultado a su desmedida ambición de poder y vanidad. En agosto de 2012, Don Isaac Humala suegro de Nadine Heredia, declaró abiertamente a los medios sobre su nuera que, “es inteligente, pero está borrachita por el poder”.

Por otro lado, en una actitud realmente sorprendente el Ministro de Justicia Gustavo Adrianzen, ha dispuesto que ningún procurador realice declaraciones a la prensa, sin antes obtener una autorización de su despacho, una mordaza, medida desesperada en su afán de impedir que los procuradores del estado declaren a la prensa, respecto de la investigación que se sigue a Martín Belaunde Lossio.

Tenemos la leve sospecha que el Ministro de Justicia y Derechos Humanos, se ha convertido en el operador de la esposa del presidente y olvida su verdadera función y responsabilidad de ser el “defensor del Estado”, confundiendo su rol principal. El ex Ministro de Justicia Dr. Víctor García Toma expresa al respecto, “La única excepción en el caso de procuradores se da en aquellos asuntos que tengan el carácter de confidencialidad”.

Esta disposición no se ha visto en ningún gobierno pasado, dado que los procuradores tuvieron la libertad de opinar sobre diversos casos, especialmente los que merecían una fiscalización de la prensa. Recuerden que la prensa puso contra las cuerdas a Alejandro Toledo y Alan García.

Adrianzen que se precia de muy demócrata, ha dado un pie en falso en este tema, se ha metido en la línea de los gobiernos dictatoriales disfrazados de democráticos y lo que es peor en él, por ser abogado, está pateando olímpicamente la Constitución actual, porque la libertad de expresión y opinión son violadas sin el menor desparpajo.

Se habla de una perdida de legitimidad del gobierno, creemos que no les falta razón a quienes afirman ello. Como sabemos la legitimidad se obtiene en las urnas, por los ciudadanos del país que eligieron al Presidente; sin embargo, a diferencia del resultado obtenido en la segunda vuelta de las elecciones de 2011, hoy ese resultado no representa nada, frente al tobogán que se ha tendido el gobierno.

En ese entonces, el resultado fue según ONPE al 100%: Humala 51.449%, Fujimori 48.551%. Qué diferente con el presente, hoy el gobierno está huérfano del apoyo popular, conserva la legalidad del cargo y solo 1 de cada 10 ciudadanos peruanos aprueba su gestión. La población está asqueada, desconfía del gobierno, se siente defraudada y burlada. Sus votos se fueron por el retrete.

Todos recuerdan que, Ollanta Humala alcanzó los 7, 937,704 votos, que representaron el   51.449% de la votación, mientras que Keiko Sofía Fujimori logró 7, 490,647 votos, equivalentes al 48.551%. Los separó una escasa diferencia de 444,057 votos. En su momento se afirmó, que fueron el apoyo que recibió Ollanta de la familia militar-policial y del personal en retiro, a quienes luego de vencer en las urnas, traicionó al no cumplir su promesa por mejorar las pensiones de los uniformados.

Mañana martes 14, la señora Nadine Heredia ha sido citada en calidad de investigada por la por la comisión del Congreso que investiga al amigo de la pareja presidencial y ex asesor de prensa Martín Belaunde Lossio, por sus presuntas vinculaciones en una serie de actividades de presunta corrupción, que ella deberá aclarar ante la comisión. La gran pregunta es ¿Acudirá o no al Congreso la señora Heredia?

Todos los analistas y congresistas de todas las tiendas políticas, han opinado que la señora Heredia debería presentarse a responder las preguntas de la Comisión que preside la congresista Marisol Pérez Tello; en caso que ella no se presente, las sospechas de que algo esconde y que las acusaciones de las que es objeto, cobrarían mayor certeza y realismo ante una opinión pública nacional, que desde ya, le ha quitado su confianza.  

Por otro lado, la lucha por la mesa directiva del Congreso ha ingresado a la recta final de los puntapiés en las canillas, el foul artero y mal intencionado, al enfrentamiento entre miembros de una misma bancada y la real situación de la representación que queda del nacionalismo en el denominado Primero Poder del Estado.

La desesperación está atacando a los congresistas del partido de gobierno, que ven cómo poco a poco se les va cerrando el  balón de oxígeno y se van quedando sin aire y al final, tal como van las cosas, se quedarán “sin soga y sin cabra”; entonces según los entendidos, vendrán tiempos peores para el gobierno de Humala y hasta podría, a este paso, ser declarado incompetente para seguir gobernando.

Por el bien de la Democracia, la señora Nadine Heredia debería aclarar su situación ante la Comisión del Congreso. El Ministro de Justicia y Derechos Humanos, debería dar explicaciones al Parlamento y pedir disculpas a los procuradores por estos excesos en sus decisiones. El Presidente Ollanta Humala no debería atacar a la prensa que hace su papel, que recuerde cómo atacaba al gobierno anterior desde su pasquín “Ollanta” y exigir que su esposa vaya al Congreso para aclarar su situación. El pueblo defraudado está observando en silencio.
Foto: Diario Correo.

No hay comentarios: