sábado, 17 de julio de 2010

La catástrofe de la inseguridad ciudadana en el Perú.

El 20 de abril de 1999 fue el día del mayor bombardeo de EE.UU en la guerra de Kosovo, 22 misiles de la OTAN cayeron en Bagitovic. El presidente Bill Clinton aseguraba que los ataques no habían producido daño en la población civil. Sin embargo, algunas bombas cayeron en un hospital y una escuela. Daños colaterales se dijo.

Ese mismo día, unas horas después, un Clinton desencajado informaba a la opinión pública nacional, sobre un hecho terrible producido en una escuela de Littleton, la Colombine High School. Erik Harris y Dylan Klebold, alumnos de esta escuela, habían asesinado a 12 estudiantes y un maestro, hubo numerosos heridos. Las armas las habían adquirido legalmente en tiendas autorizadas.

En EE.UU de Norteamérica, país de las oportunidades y libertades, el Banco North County (Bank and Trust), publicó un aviso en un diario, en el que promocionaba la apertura de nuevas cuentas y a cambio de ello los usuarios que se acogían, recibían una escopeta para su seguridad.

La Asociación Nacional del Rifle le confirió un diploma al conocido documentalista Michael Moore, por haber ganado el torneo junior de esta Asociación. El actor fallecido Charlton Heston a quien viéramos en innumerables películas como: Moisés, Ben Hur, El Cid, etc. Por varios años fue el presidente de la Asociación Nacional del Rifle.

Por otro lado, la milicia de Michigan realiza sus prácticas de tiro frecuentemente, cobró notoriedad en 1995 cuando dos de sus integrantes Timothy Mc Veight y Terri Nichols, volaron un edificio federal en Oklahoma y mataron 168 personas, en este Estado, tienen una máxima “estar armado es ser responsable”.

La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) realizó el año 2007 un estudio denominado “Armas Pequeñas y Livianas: una amenaza para la seguridad hemisférica. Este proceso se desarrolló en Norteamérica, Centroamérica, el Caribe, las Zona Andina, Brasil, y el Cono Sur.

Según FLACSO, “América Latina, junto con África, poseen la mayor cantidad de armas de fuego per cápita en el mundo y son las zonas más peligrosas por su alta acumulación de arsenales, lo cual las coloca a las puertas de un abismo de violencia cuyas consecuencias tocan lo humano, social, político y económico. Se estima que en el mundo se fabrican anualmente 8 millones de armas nuevas y que el 75% de ellas se encuentran fuera de las manos de los Estados”.

El asesinato del presidente interino de la Región Huaraz José Luis Sánchez Milla ha puesto sobre el tapete, que estamos inmersos en una vorágine de violencia, que no se ha visto en los últimos años. La Seguridad Ciudadana es un eufemismo, una frase hueca y sin sentido para la mayoría de ciudadanos del Perú.

No solo las carreteras donde cada vez es más frecuente los asaltos, están las extorsiones vía cárceles, los asaltos a plena luz del día en avenidas de la capital, así como a casinos y las marcas en los bancos, lo demuestran palmariamente. La Inseguridad Ciudadana se respira en el ambiente de las principales ciudades del país.

Un informe indicaba que existen más policías acreditados en las comisarías de San Isidro, Miraflores, Surco y San Borja, que en San Juan de Lurigancho, Los Olivos, el Rímac, Lince y Villa el Salvador por citar algunos. Los asentamientos humanos que rodean la capital, prácticamente no ven a la policía.

Sin embargo, en sus días de descanso o franco, que deberían pasarlo con familia gozando de un reparador descanso, después de 24 horas de servicio. Sí vemos policías en Universidades y Colegios particulares, Bancos, AFP´s, Restaurantes, Pollerías, Cafés, construcciones de todo tamaño, tiendas de abarrotes y hasta en casas particulares. ¡Increíble!, pero cierto. ¿Hasta cuándo este abuso?

Alguien se ha preguntado de qué manera, los esforzados policías de nuestro país podrían mantener su hogar. Sin embargo, los caballeros de la ley deben salir a buscar la forma de cubrir, el grave déficit de su presupuesto diario, no hablamos del mes ni del año, sino del día. Lo hacen de la manera descrita anteriormente para paliar los gastos, especialmente los estudios universitarios de sus hijos.

No hay policías para resguardar o patrullar las calles y eso lo saben perfectamente los delincuentes, asaltantes de carreteras y caminos, extorsionadores, secuestradores, marcas y toda la calaña que planean cometer un delito, también, para parar “su olla”.

Por otro lado, la violencia con que cada día se vienen realizando los asaltos y robos, con empleo de armas de largo y corto alcance, manipulados por la mayoría de las bandas desarticuladas o mostradas en los asaltos, pese a sus capturas y desarticulación, nos hacen inferir que, en el futuro aumentará la compra de armas por los ciudadanos y con ello el grave peligro que la violencia se dispare.

Hasta cuándo las autoridades de los sectores responsables, no asumirán sus compromisos con la ciudadanía. Hay demasiados muertos en carreteras y avenidas por asaltos y accidentes. Lo más triste es que cada día la televisión nos presenta cuadros dantescos en el desayuno. Nos estamos acostumbrando a tomar un desayuno sangriento cada mañana.

Mientras se mezquina un aumento a las FFAA y PNP, un semanario ha denunciado gastos escandalosos en la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM). Entre otras perlas se precisa “trescientos mil soles mensuales en alquileres de fotocopiadoras, 148, 000 en una camioneta 4X4, 126,562 soles mensuales por alquiler de oficinas, 50,000 soles en viajes durante el mes de febrero del 2010”. (Hildebrandt en sus trece 16-7-2010)

En nuestro país, las autoridades no quieren aceptar que estamos frente a una grave crisis en lo referente a la Seguridad Ciudadana. Esta será una grave herencia que este gobierno le dejará al siguiente. Mientras tanto, los ciudadanos deben proporcionarse su propia seguridad y eso pasa por la adquisición de armas para su defensa personal.

Frente a esta situación caótica, con seguridad la opinión pública nacional percibe un desinterés e indiferencia muy grande en el gobierno aprista con sus fuerzas de seguridad. Los vienen meciendo con el aumento desde que se inició este gobierno y sin duda se irán sin haber solucionado esta promesa de Alan García.

El presidente Alan García en su primer gobierno fracasó en su política económica, que llevó al quiebre al país, también fracasó en su estrategia antisubversiva y le dejó una papa caliente a Fujimori. En este quinquenio, la economía le sonríe, pero de qué vale que el país siga creciendo como él lo asegura, si dejará al país en un ambiente de inseguridad total a la ciudadanía.

La estrategia para mantener el orden público y la seguridad ciudadana será una mala herencia para el gobierno que viene. La seguridad nacional es la suma de la seguridad interior y la seguridad exterior, para decirlo en palabras sencillas y en ambas este gobierno ha fracasado rotundamente.

No hay comentarios: