viernes, 16 de octubre de 2009

Un Plan de Comunicación Nacional para enfrentar amenazas y crisis.

El Estado desde un punto de vista jurídico es la sociedad jurídicamente organizada. Pero, desde una perspectiva geopolítica, es un ser orgánico que nace, crece y puede extinguirse, como tantos estados que se han extinguido. Por lo que, gobernantes y autoridades tienen la responsabilidad de preservar la seguridad e integridad de la nación.

Desde hace varias décadas los países desarrollados, entre ellos EE.UU, Israel, Inglaterra, Francia y España, han emprendido la creación y consolidación de un Plan de Comunicación Nacional que, les ha permitido reducir los niveles de incertidumbre de sus sociedades, mediante el empleo de procedimientos y estrategias comunicacionales, para mantenerlos convenientemente informados.

Los países Latinoamericanos entre ellos Brasil, Ecuador que ya disponen y Chile que viene implementando la enseñanza de esta materia en Universidades, no están ajenos a estas necesidades. Además, el desarrollo tecnológico está brindando nuevas herramientas, para el empleo masivo de la Comunicación, destacando las redes sociales en internet, pese a que están consideradas incontrolables.

En Chile la Universidad de las Comunicaciones (UNIACC), viene promoviendo este conocimiento a través de cursos de extensión. Para ello vienen diseñando un “Plan de Comunicación Pública del Gobierno de Chile para afrontar una guerra externa”. Concordante con lo que su Constitución considera como estado de “Asamblea”, léase emergencia.

Para algunos autores, principalmente chilenos el estado de Asamblea es considerado como: "una situación de guerra"; otros la consideran "estado de guerra"; "estado de emergencia"; "tiempo de guerra"; "derecho de necesidad"; "declaración de peligro de guerra", casi todos conceptos análogos o similares.

Sin embargo en este país adoptaron la denominación "Estado de Asamblea", porque consideraron inconveniente desde el punto de vista psicológico, que su país aparezca declarando el Estado de Guerra, cuando muchas veces esta no se ha producido todavía. Aún cuando los preparativos se realizan con mucha antelación desde tiempo de paz.

Esta decisión con seguridad obedece a las hipótesis de conflicto y las amenazas externas e internas que todo Estado tiene y analiza permanentemente, para asegurar su supervivencia.

Este Plan de Comunicaciones es considerado vital, porque la comunicación en un conflicto se considera de altísima prioridad, dado que facilitan a los países la difusión de sus planteamientos políticos estratégicos, operativos y tácticos, que deben ser tratados en concordancia con los objetivos superiores del Estado.

Debemos considerar además, que los organismos internacionales pueden influir de manera negativa en caso se consideren desinformados o la información recibida no esté pegado a la realidad. Todo esto se basa en la experiencia de países que se han visto involucrados en guerras en el siglo pasado y en el presente.

Sin embargo, una gran limitación que se presenta para hacer realidad este plan, es la necesidad de confrontar lo estipulado en las normas legales, respecto a la libertad de informar y de opinar, con la necesidad de difundir favorablemente la evolución del conflicto.

A fin de reducir la incertidumbre en la población se ha previsto la difusión o transmisión de información cuyo contenido sea muy confiable y oficial. Para que este plan de comunicación en un estado de asamblea o emergencia, se cumpla, la información será entregada a los medios de comunicación social, estableciendo desde tiempo de paz los procedimientos a ser aplicados.

Debemos recordar que la guerra es “el enfrentamiento organizado de grupos humanos, con el propósito de controlar recursos naturales y/o humanos o el desarme, sometimiento y en su caso la destrucción del enemigo, que se produce por múltiples causas, entre ellas: el mantenimiento o cambios de relaciones de poder y el dirimir disputas económicas o territoriales”:

Pero, nada de esto sería real y tangible si no fuera por la globalización o mundialización en que estamos inmersos. Situación en la que los medios de comunicación juegan un rol muy importante. Así, en caso de un conflicto tres son las funciones que cumplen los medios de comunicación: la de observadores críticos, publicidad direccionada y como parte del campo de batalla acompañando a las tropas.

En nuestro país poco o nada se ha hecho al respecto, es más no se conoce que alguna institución educativa, tenga dentro de su programa de estudios este materia de enseñanza, menos aún que las propias autoridades encargadas de velar por la seguridad hayan realizado este tipo de proyectos. ¿Cuándo lo harán?

Como podrán apreciar, casi todos los países toman sus previsiones en el campo de las Estrategias de Comunicación en provecho de la Seguridad e Integridad de sus países. Un ejemplo más es Chile que, no solo está preparando a sus fuerzas militares para un eventual conflicto bélico, realizando maniobras militares conjuntas, sino que prepara las herramientas comunicacionales conjugadas en un plan, para realizar sus actividades de guerra psicológica, en previsión a un conflicto.

No hay comentarios: