sábado, 18 de octubre de 2008

Sendero Luminoso nuevamente al acecho.


Nuevamente las huestes asesinas de la organización maoísta SL en connivencia con narcotraficantes fuertemente armados, realizaron una emboscada contra una patrulla del Ejército, que regresaba a su base en Cochabamba Grande después de asistir a una ceremonia dominical, en la localidad de Tintay Puncu, provincia de Tayacaja, en la Región Huancavelica.

Esta acción de SL podría considerarse como una respuesta violenta, ante el arrollador avance de las fuerzas del orden en Vizcatán. Pues las FFAA han recuperado importante territorio que estaba antes en poder del narcosenderismo, el control de las vías de comunicación y las direcciones aproximación que les permitía el acopio y traslado de la coca, así como la destrucción de numerosas pozas de maceración. Lo que es considerado un golpe duro al concubinato narcoterrorista.


Pero, sin lugar a dudas debemos lamentar el resultado de esta acción traicionera, realizada por el senderismo homicida, han fallecido doce miembros del Ejército, que prestaban su servicio militar voluntario, jóvenes peruanos que se enrolaron en esta institución para cumplir con su deber y dos civiles inocentes que acompañaban a la patrulla.


La banda de senderistas, no contentos con dinamitar los camiones en que se trasladaban los soldados y civiles, se llevaron importantes armas que robaron a nuestros soldados inertes, con lo que incrementarán su poder de fuegos.


Este ha sido un duro golpe para las Fuerzas Armadas y por ende para la democracia. SL nos vuelve a decir que el famoso “Acuerdo de Paz” solo es una declaración lírica. Nos lanza en plena cara como un baldazo de agua caliente, que continúan con su praxis violenta contra el Estado peruano. No hay arrepentimiento, como lo aseguraban algunos voceros de esta agrupación narcoterrorista.


Mientras tanto, hasta este momento no se han pronunciado en contra de este atentado, ninguna de las organizaciones de derechos humanos, ONG´s, la izquierda caviar y los medios de comunicación que le sirven de busto parlante. Tampoco los ex comisionados de la famosa ex CVR, se han pronunciado al respecto, no hay una denuncia contra violación de los derechos humanos de los abatidos y heridos que dejó este cobarde atentado. Qué esperan.


Este hecho violento regresa nuestro pensamiento al escenario de violencia y violación de derechos humanos, al que nos tenía acostumbrado esta organización subversiva, en la década de los ochenta del siglo pasado.


Recordemos sus innumerables atentados terroristas y su correspondiente costo económico: innumerables coches bomba, 1,811 torres de alta tensión destruidas, 175 puentes afectados, 107 vías férreas afectadas, 307 Centros de investigación, Cooperativas- SAIS , fuga de talentos, desplazados, huérfanos y en fin, toda esa maraña de violencia que vivimos todos los peruanos.


Lo triste de esta situación es que, podemos percibir que se repite esa gran indiferencia, mezcla de apatía e indolencia en el que están cayendo nuevamente nuestras autoridades y algunos medios de comunicación, respecto a estos hechos violentos. Es que Huancavelica y Vizcatán están a muchos kilómetros de Lima. Parecen expresar-mientras no me toquen a la puerta, la guerra no es conmigo-.


Por otro lado se ha denunciado que hay la intención de recortar el presupuesto al Ministerio de Defensa, con lo que estarían afectando a las operaciones contra el narcoterrorismo, sería una medida desatinada y constituiría a no dudarlo una nueva afrenta a las FFAA, a quienes se les tiene que apoyar con la logística necesaria.


No debemos olvidar el pasado reciente, porque se puede volver a repetir esa situación de violencia, no estamos ajenos a ese escenario,, porque aún no se superan las contradicciones económico-sociales de nuestra sociedad. Que agravado por el efecto de la crisis de EEUU, bien podría nuevamente ser el caldo de cultivo para ese matrimonio que se ha formado, entre SL y el Tráfico Ilícito de drogas.


Los partidos políticos deben retomar y deslindar su posición con respecto a la violencia narcosenderista y debemos apoyar a nuestras FFAA, proporcionarles el apoyo logístico y la seguridad jurídica, para que después de estas exitosas operaciones, los integrantes de las FFAA y PNP, que viene defendiendo el Estado y la Democracia, no sean objeto de persecución por organismos que defienden los derechos humanos de los terroristas.

Publicado por el diario La Razón de Lima Perú el 15 de octubre de 2008.

No hay comentarios: