jueves, 2 de octubre de 2008

Recorte presupuestal agrava situación de nuestras FFAA.

Los pueblos que olvidan su historia, están condenados a repetirla, así reza un antiguo adagio. Ayer fue el salitre y el guano de la isla. Hoy es el gas de Camisea, las aguas del Lago Titicaca y de nuestros ríos. Mañana con seguridad será nuestra inmensa biodiversidad y qué otras riquezas naturales apetecibles, que abundan en nuestras tierras, serán motivo de ambición de nuestros adversarios históricos.

Chile ha adquirido hasta la fecha armas por seis mil millones de dólares, y con ellas han realizado maniobras en algún lugar de su desierto, con ocasión de su fiesta jubilar, la pregunta es ¿para qué? Suma idéntica ha invertido en adquirir empresas de toda índole en nuestro país, particularmente las estratégicas, que ningún país privatiza. Pero, estamos en el Perú.

En nombre del libre mercado y en un hecho sin precedentes a nivel mundial, los mercaderes y colaboracionistas, fomentando lobbies, han propiciado el remate de sectores estratégicos, tanto marítimos como aéreos, que como todos los peruanos sabemos, son vitales para la Defensa Nacional. Simplemente no contamos con Reserva en estos dos sectores.

Así, la Marina Mercante otrora parte de la Reserva Naval y sectores marítimos, han pasado a ser controlados por empresas chilenas. De igual manera la liquidación de Aerocontinente primero y luego de TANS, dejaron en completo abandono a este sector estratégico, en provecho de LAN Chile. Facilitado por un Convenio firmado por Raúl Diez Canseco, vicepresidente de Toledo.

La cereza sobre el pastel, constituye el remate a precio “huevo” del aeródromo de Collique, último bastión de la Reserva Aérea, lugar de aprendizaje y entrenamiento de nuestros pilotos civiles y que es utilizado como aeropuerto alterno en casos de emergencia nacional, pasará a manos privadas y con la ayuda de funcionarios del actual gobierno. Con razón dijo Pinochet “Compren el Perú que lo están vendiendo barato”.

Mientras tanto, nuestro vecino del Sur, dispone para este año, de tres mil quinientos millones de dólares adicionales provenientes del canon del cobre. Suma que será utilizada para nuevas adquisiciones entre helicópteros y misiles rusos y buques de procedencia inglesa.

Cuando acá en el país se habló del canon del gas para nuestras FFAA, inmediatamente se levantaron voces en contra, provenientes de la izquierda, esa misma izquierda que colaboró con Guzmán, guardando prudente y estratégico silencio, hasta hoy, que los vemos encaramados en las ONG´s, la izquierda caviar y los organismos de DDHH.

En nuestro país, las autoridades carentes de una visión de futuro, empeñan la seguridad de 28 millones de peruanos. Se ha dicho hasta la saciedad, que vivimos un crecimiento inigualable, con reservas internacionales por más de 35,000 millones de dólares.

Pero, cuando se trata de la Defensa Nacional, con gran pompa se anuncia, que solo se cuenta a duras penas con 600 millones de nuevos soles, para repotenciación de nuestras FFAA y nuevas adquisiciones de acuerdo al plan NUBE. Y si se trata de mejorar remuneraciones, compensaciones y pensiones, o reconocer la CTS, salen con el San Benito “tengan paciencia”, etc.

Esto se agrava aún más, por el recorte presupuestal que se ha aplicado recientemente a las FFAA, con lo cual el entrenamiento de Oficiales, Cadetes, Suboficiales, alumnos y tropa no cumplirán los Programas de Instrucción programados para este año. Oficiales y Suboficiales que se graduarán, sin haber completado su instrucción y entrenamiento. Esto es gravísimo para nuestra Defensa Nacional.

Debemos tomar conciencia, que una situación de indefensión grave se cierne sobre nuestra patria. Nos recuerda los años previos a la declaratoria de guerra de Chile al Perú.

Con la finalidad de recordar un pasaje de nuestra historia, triste y dolorosa, que estuvo marcada por la improvisación, falta de equipamiento, entrenamiento y la falta de una visión estratégica. Así, como hoy.

En el siglo XIX fueron las ambiciones de Inglaterra, señores de la guerra, que detrás del telón, maniobraron como eximios titiriteros a sus marionetas. Los de Chile con una grave crisis en ciernes, recelosos y ambiciosos al fin, planearon con anticipación debida, armándose hasta los dientes como hoy, con toda la libertad, para dar el zarpazo que finalmente les permitió ocupar Lima durante tres largos años.

Con la finalidad de tener presente que estos hechos jamás deben volver a repetirse, miremos en un flash back el escenario a la ocupación de Lima por las fuerzas chilenas. Dos días después del aniversario de su fundación y tres días después de ocupar Lima, el 20 de enero de 1881, fundan el diario La Actualidad. Para contribuir a los fines estratégicos de la ocupación, los chilenos tomaron posesión de la imprenta de El Peruano.

Se designó como administrador a José Isidoro Errázuriz y la redacción a Salvador A. Castro y Luis E. Castro. Publicó 107 ejemplares entre el 20 de enero y 26 de mayo de 1881, hasta que en cumplimiento de un pedido del Ministerio del Interior chileno, las fuerzas de ocupación desmontaron la rotativa y consumado el latrocinio, la enviaron a Chile, donde la requerían con urgencia.

Este diario en su editorial del 1 de Febrero de 1881. Bajo el título de “Sostener el billete”, se expresaba de la siguiente manera:

"Es indudable que el principal deber y el principal encargo de las autoridades chilenas en el Perú consisten en velar por los intereses de Chile. Ante esto las demás consideraciones son ligeras, o por lo menos no hay probabilidad de que prevalezcan"

"Faltaríamos a nuestra obligación de escritores serios y sinceros si pretendiésemos echar sobre esta dura realidad, fruto de la guerra y la victoria, el velo dorado de las frases humanitarias y sentimentales, que son, en esos casos, la moneda corriente de la hipocresía política"
“(…) La depreciación del billete entraña para el Perú perjuicios inmensos y amenaza con la ruina y el hambre a las familias. Para el ejército de Chile, la depreciación presenta inconvenientes no menos graves:
I. “Significa para el soldado verdadero despojo de una gran parte de lo que la ley chilena le ha concedido, mientras se les obligue a recibir sus haberes en billetes peruanos”
II. “Es causa, en Lima y en todo el país, de miseria y hambre, a que las autoridades chilenas no pueden ser indiferentes, y en auxilio de las cuales tendrá que acudir forzosamente con los recursos de Chile"
"Resulta de todo esto, con evidencia completa, que la depreciación del billete amenaza y lastima gravemente los intereses de Chile, y que las autoridades chilenas se encuentran en la obligación de adoptar medidas capaces de impedir que cunda el mal y de devolver hasta cierto punto a la moneda circulante la confianza del público"
"Por nuestra parte, sometemos a examen y discusión las siguientes medidas":
· "Efectuar el pago del ejército de Chile, como lo manda la ley, en moneda corriente chilena. Esta medida no puede encontrar dificultad o resistencia, en principio. Adoptarla sería, cuando más, cuestión de poco tiempo; y entretanto, no faltaría como llegar desde luego al resultado que con ella se persigue"
· "Aceptar el billete peruano, estimado equitativamente, en pago de las contribuciones locales y municipales, con cuyo producto habrá que atender gastos administrativos en el país y satisfacer el sueldo de funcionarios peruanos".

Tenemos la seguridad y confianza que la Corte Internacional de la Haya, fallará a nuestro favor en el diferendo marítimo, porque la ley nos asiste. Cómo podremos afrontar una negativa de Chile al cumplimiento de este fallo. ¿Estamos preparados para este escenario?

Esta pregunta la deben responder nuestros gobernantes. Nadie nos puede asegurar que no habrá conflictos en el futuro. Para ello debemos mantener a nuestra fuerza operativa en condiciones óptimas de entrenamiento, así, evitar los aciagos resultados o consecuencias de la guerra de 1879. Chile no ganó la guerra, nosotros la perdimos.

Los gobernantes y autoridades del presente gobierno tienen una gran responsabilidad frente a estos hechos, mientras tanto, se debe evitar el remate de propiedades del Estado, que son de interés estratégico para nuestra Defensa Nacional.

No hay comentarios: