lunes, 9 de octubre de 2017

Choque de poderes


El escenario político nacional indica que, las últimas encuestas de Pulso Perú Datum, arrojan como resultado que la popularidad del presidente PPK ha dado un salto importante de 9 puntos porcentuales en este último mes. De 22% en agosto ha subido a 31% en septiembre 2017, lo que marcaría una recuperación con respecto a la caída abrupta de meses anteriores.

Por otro lado, un 54% de peruanos cree que PPK hará un gobierno regular y un 24% hará un mal gobierno. De igual manera, el 72% pide al Congreso que otorgue el voto de confianza al gabinete de Mercedes Aráoz, mientras que un 18% indica que no le otorgue. Qué proporciones siderales alcanzarán si Perú este martes clasifica al mundial Rusia 2018. No lo podemos saber.

Otro tema que ha movido el avispero político, qué duda cabe y que ha caído para muchos connacionales de pésimo gusto, salvo para los enemigos del fujimorismo, es la investigación que la fiscalía ha abierto a Keiko Fujimori, bajo la ley de crimen organizado y en el marco del nuevo Código Procesal Penal.

En la percepción de la lideresa de Fuerza Popular y de un gran sector de la población, ven en esta investigación el enésimo abuso de la fiscalía. Keiko Fujimori, se ha pronunciado, indicando se somete a toda investigación, ha anunciado proceder con medidas legales contra la fiscalía considerando que esta, "ha sobrepasado los límites" en su investigación fiscal.

La opinión pública nacional se pregunta ¿será esta una nueva cortina de humo del gobierno? ¿Por qué y para qué?

Razones hay muchas: la excesiva demora en la extradición del ex mandatario Alejandro Toledo, en cuyo gobierno PPK y el ex premier Zavala participaron directamente en la gestión de obras cuestionadas, la presunta entrega de dinero de Odebrecht a empresas de PPK, la tapadera de la fiscalía a las empresas socias de la empresa brasileña, Graña y Montero, Contratistas Generales, ICCGSA y Compañía San Martín, que hasta la fecha no son investigadas. El permanente enfrentamiento entre jueces y fiscales.

Luis García Miró Elguera, en su importante columna en el diario Expreso, afirma “Muy sospechosos los movimientos entre el poder Judicial y la Fiscalía en torno a uno de los procesos por corrupción –el caso Ecoteva- que se le siguen a Alejandro Toledo. Sin duda no obedecen ni a razones transparentes ni mucho menos a casualidades. Lo que transpiran estos ajetreos –por lo demás tardíos y aberrantes- es una enorme dosis de contubernio desde lo más alto de la Judicatura, con premeditada direccionalidad política posiblemente manipulada desde el cenáculo del poder en el Perú”.

Como podemos apreciar, el ambiente político está muy cargado de vibraciones anómalas. El cambio de gabinete Zavala por el de Aráoz, con reajustes en ciertos ministerios, que al parecer le darán al gobierno nuevo oxígeno; sin embargo, todo depende del voto confianza que requiere el gabinete del Congreso.

Los esfuerzos de la premier van en la dirección y rumbo de acción en buscar consenso.  Meche Aráoz, tocando puertas, reuniéndose con líderes, voceros, las principales bancadas, buscando que su presentación logre el voto que requieren, se necesita “tender puentes”, esa frasecita que los políticos aman repetir constantemente como muletilla, entre las diversas fuerzas políticas representadas en el Congreso.  

No sabemos si lo está logrando, dado que los pequeños percances que ensombrecen esta importante labor como: el manoseado indulto al ex presidente Alberto Fujimori, la encuesta de Pulso Perú indica que 56% de los peruanos están de acuerdo, mientras un 41% indica estar en contra.

El eventual indulto de Alberto Fujimori nuevamente está en la cresta de la ola, movido por el propio presidente PPK y levantada por los medios. Ha sido pretexto para que los enemigos de Alberto Fujimori, organicen una marcha raleada, que pasó desapercibida para la población. Fue un fracaso monumental. Lucieron pancartas, con menajes que expresaban la inquina, odio y la animadversión contra el ex presidente.  

Incluso, en una demostración fuera de lugar, confundiendo la algarabía y aprovechando el sentimiento del pueblo peruano por nuestra selección, congresistas de “Nuevo Perú” la bancada disidente de “Frente Amplio”, lucieron camisetas de nuestra selección con un mensaje claro, “No al indulto”. Por supuesto, hicieron el ridículo.

Nuevamente las relaciones entre el Poder Legislativo, y el Poder Ejecutivo, ingresa a un sendero de espinas, de abrojos. Ni el empate de nuestra selección en la “bombonera” en Buenos Aires, ha podido mitigar los espíritus belicosos de ambos lados. El presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) ha decidido que no acudirá a declarar a la comisión “Lava Jato”.

Textualmente el presidente PPK ha declarado “No tengo ninguna obligación de reunirme [se refiere a la comisión]. Tenemos varias opiniones de constitucionalistas muy reconocidos que dicen que yo debo contestar esto por carta, cosa que estoy haciendo”. Con lo que estalló nuevamente los desacuerdos, poniendo en peligro la presentación del gabinete Aráoz. Dando lugar a expresarse de manera burlona al calificar de circo a la comisión que investiga el caso Lava Jato, faltándole el respeto.

No sabemos que busca PPK con esta confrontación con el Congreso, de la manera como se expresa. PPK debería recibir en Palacio de Gobierno a la comisión Lava Jato y aclarar su actuación en los casos en que formó parte del gobierno de Alejandro Toledo, salvo que busque la no aprobación del gabinete Aráoz y quiera cerrar el Congreso. Y eso es otro cantar.

La legisladora Rosa Bartra, presidenta de la comisión que investiga el caso “Lava Jato” de inmediato, le solicito al presidente PPK, que “Si no tiene nada que ocultar, con el mayor de los respetos, esta comisión va a acudir adonde usted nos diga pero, por favor, no le falte el respeto al país, no le falte el respeto al Congreso de la República y actúe con la talla de un estadista”.

A su turno el legislador acciopopulista Víctor Andrés García Belaunde en declaraciones respecto de la posición de PPK, indicó que con esta decisión se pretende ocultar “algo”. “Parece que hay algo que no quiere decir, por eso no quiere responder. Es una medida desafortunada”, deploró.

Esta semana que se inicia el lunes 9, será muy movida en lo político y deportivo. Nuevamente Mercedes Aráoz, tendrá que emplear todas sus dotes y experiencia política, para acercarse a la oposición mayoritaria del Congreso y acercar posiciones, tender puentes, establecer una empatía duradera. Esperemos que ayude una victoria de nuestra selección, la clasificación a Rusia 2018. Un día de asueto general.



No hay comentarios: