martes, 1 de noviembre de 2016

El ejemplar Juramento de Francisco Bolognesi


Han transcurrido dos centurias del nacimiento del héroe nacional Francisco Bolognesi Cervantes, quien junto a Miguel Grau Seminario constituyen dos paradigmas, ejemplos de amor a la patria, honor, dignidad y cumplimiento del deber hasta el sacrificio de sus vidas. Cuando toda esperanza estaba rota.
Este 4 de noviembre se cumple doscientos años del nacimiento del Coronel Francisco Bolognesi Cervantes. Hasta hoy con plena seguridad, para todos nuestros connacionales, la memoria nos trae su juramento, pronunciado frente el parlamentario chileno, mayor Juan de la Cruz Salvo y en presencia de los oficiales de su Estado Mayor.
“Tengo deberes sagrados que cumplir y los cumpliré hasta quemar el último cartucho”, pronuncio el héroe y el soldado chileno escuchó estupefacto, ensimismado y quizás sin comprender la dimensión de la decisión y - el sacrificio inútil de tantas vidas como él había planteado al héroe- al ingresar a conversar con el Jefe de la Plaza de Arica.
Es que el parlamentario chileno Sargento Mayor Salvo se sorprendió por la firmeza, convicción y convencimiento de Bolognesi quien, junto a sus acompañantes, habían decidido conscientemente entregar sus vidas en defensa de la patria. Arica último bastión, último reducto, último lugar antes de partir a la mansión de los héroes.
El juramento ante el Morro de Arica pronunciado por Bolognesi, está grabado sobre piedra, constituye la piedra angular, la base fundamental sobre la que se yergue indómito el Ejército de nuestra patria. El juramento constituye un ejemplo de desprendimiento, honor, sacrificio y dignidad, que dejaron los defensores de Arica.
Para la población nacional que viven a lo largo de nuestro territorio y otros miles más de connacionales que, por razones diversas, viajaron a otras latitudes, será un gran acontecimiento y de la mayor importancia, la celebración del bicentenario del nacimiento del Coronel Francisco Bolognesi, inmolado en Arica, el 7 de junio de 1880.
Mucho se ha escrito a lo largo de estos años sobre la vida de este gran héroe nacional designado como patrono del Ejercito de Perú. Se han llenado carillas extensas, se han escrito libros, ensayos, se han realizado concursos literarios entre los estudiantes de los colegios, representaciones teatrales, pinturas y acuarelas en su honor.
Bolognesi no solo entregó su vida por el honor y dignidad de la nación peruana en el Morro de Arica, comandando a hombres como él que habían jurado morir en defensa de nuestra patria, sino que dos de sus hijos también ofrendaron su vida en la batalla de Miraflores en enero de 1881, ¿puede haber mayor sacrificio por la patria?
Pero yendo más allá, entrego su vida porque con su acción heroica, consideró la posibilidad de que en nuestra patria, se dejaran para siempre los continuos enfrentamientos entre camarillas políticas y caudillos, por defender sus intereses y apetencias de poder y encaminaran al país hacia el bienestar general.
Sin embargo, con seguridad queda mucho por recordar y por seguir su ejemplo. No en un campo de batalla, que llegado el momento con plena seguridad cumplirán su juramento, sino en el fiel cumplimiento de nuestros deberes, en todas las actividades que competen a todos los peruanos, en el rol, que desempeñan, en las diversas actividades que cumplen en bien del desarrollo nacional.
Alfonso W. Quiroz, prolífico investigador y escritor joven fallecido el 2013, dejó para la lectura obligada de todos los peruanos, su considerada obra cumbre Historia de la corrupción en el Perú, afirma que “ La corruptela comprende el ofrecimiento y la recepción de sobornos, malversación y la mala asignación de fondos y gastos públicos, la interesada aplicación errada de programas y políticas, los escándalos financieros y políticos, el fraude electoral y otras trasgresiones administrativas (como el financiamiento ilegal de partidos políticos en busca de extraer favores indebidos) que despiertan una percepción reactiva en el público”.
En estos tiempos de crisis de valores, de irrespeto a las leyes, de anomia que ataca los cimientos de la moral y ética nacional, de instituciones como el Poder Judicial, Ministerio Público, Instituto Penitenciario, sectores de nuestra Policía nacional y un gran sector de nuestra juventud, en grave crisis de descomposición moral, cobra gran importancia el ejemplar juramento de Francisco Bolognesi.
No se ha emprendido una lucha frontal contra la corrupción en todos los sectores, el virus sigue latente, se ha refugiado en amplios sectores de la sociedad, hoy una plaga, que amenaza convertirse en una pandemia nacional, si es que los sectores responsables continúan con su política reactiva, de apagar o amagar incendios cada vez que una pavesa las revive.
Con una educación muy venida a menos en estos últimos años, especialmente en los colegios estatales. Con escándalos de corrupción en los hospitales de salud del Estado. Una gran necesidad de mejoramiento y satisfacción de las necesidades básicas de un gran sector de la población que no tiene calidad de vida. Programas de alimentación deficientes para nuestra desnutrida niñez rural. Hay mucho por hacer si queremos avanzar como nación en este siglo de gran competencia.
En la obra La Epopeya del Morro editada por La Comisión permanente de la Historia del Ejercito del Perú en 1980, con ocasión del centenario de la batalla de Arica, se afirma que, “El sacrificio de Arica ha legado un mensaje para generaciones presentes y futuras, porque la sentencia `tengo deberes sagrados que cumplir`, constituye la afirmación de una convicción que reclama de la conciencia nacional una actitud firme y resuelta respecto de los fines de la patria; esto es, que el contenido de la breve y profunda frase: `tengo deberes sagrados que cumplir`, debe ser guía permanente en los hogares, en las aulas, en los centros de trabajo, en la práctica deportiva, en las actividades comunales, en los cuarteles, en fin en todos los actos de la vida diaria”.
Andrés Avelino Aramburú reconocido como el periodista de la Defensa Nacional escribió:
“(…) Leonidas, se creyó inexpugnable en sus Termopilas; Alejandro, lanzándose hacia el Asia obedeció el Oráculo; Cesar, pasando el Rubicón, llevaba en sí su fortuna guerrera; Aníbal, atacando a Roma, jugo la suerte de su destino; Hernán Cortez, destruyendo sus naves, se corta únicamente la retirada; Ricaurte, sepultándose en el parque San Mateo, fue la inmolación indeliberada; todo es grandioso saltando los límites de lo humano, para el asombro de las generaciones.
¡El hombre es capaz de acercarse a Dios!
Pero Bolognesi y los suyos, señores -y perdónesenos la vanidad patriótica- es superior a sus hermanos de inmortalidad.
¡Sabían que toda resistencia era imposible, que la suerte les deparaba el sacrificio, que el morro sería su túmulo mortuorio; que su destino era morir; y resolvieron ocho días antes; y cumplieron ocho días después su juramento: ¡Quemaremos el último cartucho!  ¡Y lo quemaron!
Junto con él los ilumino la gloria; junto con él resonó en himno patrio; junto con él se abrió el cielo para recibirlos”.
En tiempos de crisis como el actual, que amenaza anular la voluntad de lucha de las autoridades contra las plagas que atacan a nuestra sociedad, que amenaza apagar la esperanza de nuestra población en sus autoridades libremente elegidas, especialmente de la población más vulnerable y que requiere de un liderazgo a prueba de fuego y proactiva para enfrentarlas.
Con la ley en la mano los jueces y fiscales probos que aun aman la justicia, juren como Francisco Bolognesi cumplir con su deber, como el cumplió en defensa del honor nacional, así  lograremos el orden, que requiere nuestro país para tranquilidad de los 30 millones de peruanos. Por ello es imperativo, además, corregir el rumbo que está tomando la República, recogiendo los ejemplos del pasado y poniendo en práctica ejemplos como el de Francisco Bolognesi.
¡El Coronel Francisco Bolognesi del pasado, nos trae su ejemplo de dignidad y honor en el cumplimiento de sus deberes!  ¡Loor al Titán del morro de Arica!
Foto: Pintura "Coronel Bolognesi junto a su escritorio y ultima carta".
Autor.
Juan Marcelino León Dextre
Concurso Pictográfico realizado por el Comando del EP, con ocasión del bicentenario del nacimiento del Coronel Francisco Bolognesi Cervantes.




No hay comentarios: