viernes, 15 de septiembre de 2017

Salen en libertad terroristas de SL


25 años después de la captura Abimael Guzmán Reinoso, el asesino más grande de nuestra historia, lo único que ha cambiado es que, el tiempo ha pasado, los años se han acumulado, el líder de SL, su mujer y buena parte de su cúpula, purgando cárcel han envejecido, no se han arrepentido, siguen las directivas de una nueva estrategia política puesta en ejecución al día siguiente de la captura del líder.

Abimael Guzmán cercado por las acciones de las FFAA, especialmente del Ejército en el campo, donde gracias la decisión política del presidente Alberto Fujimori, a la estrategia militar aplicada, la ley de arrepentimiento, las acciones del Ejército, y el apoyo de los Comités de Autodefensa, permitieron lograr la victoria en el campo militar.
La cúpula senderista ante el temor de caer en poder del Ejército se refugió en la capital, para proteger su organización y la desarticulación que le infringía la policía. En la zona urbana el trabajo de la policía especializada, el GEIN y la DINCOTE hicieron un trabajo de filigrana de inteligencia, combinada con la estrategia policial y lograron la captura de Guzmán, su mujer y algunos senderistas de su cúpula.
Decir que SL desapareció después de la captura de Abimael Guzmán, Helena Iparraguirre y la cúpula de este grupo, demencialmente violento y que tuvo al país en jaque durante 12 años, como muchas analistas y políticos de esa época, es un eufemismo, es una burla, es una exageración. Hoy con la reaparición de organizaciones de fachada, no resiste el menor análisis después de 25 años.
La captura de Abimael Guzmán denomina “del siglo”, solo facilitó que otras organizaciones políticas e ideológicas se aprovecharan del “rio revuelto”. La creación de la ex Comisión de la verdad y reconciliación(CVR), el nuevo juzgamiento de los terroristas rebajando las penas, el poder que el corrupto Toledo le dio a las ONG´s, permitió tergiversar la victoria militar.
Los militares y policías, de héroes durante la guerra contra el terrorismo, pasaron a ser los villanos y perseguidos, y puestos en celdas. La persecución no cesa hasta hoy, es una espada de Damocles, nunca se respetó el debido proceso. Hoy Alejandro Toledo acusado de recibir 26 millones de dólares en coimas, reclama al poder judicial el debido proceso que él nunca respetó. Cosas de la vida; algún día este corrupto personaje pagará por estos abusos.
De esas decisiones, se aprovecharon como vemos hoy en día, las ONG´s de DDHH, los caviares del pensamiento políticamente correcto, que torcieron el poder del estado, impusieron su particular manera de pensar y de interpretar la realidad de nuestro país y se apoderaron de importantes estamentos del Estado, aferrándose con uñas y dientes infiltrándose en la prensa, Poder Judicial, Ministerio Público y en el Congreso.
Los gobiernos que sucedieron al gobierno de Alberto Fujimori, simplemente cometieron el error de abandonar la lucha contra el flagelo del terrorismo. Defeccionaron, abandonaron, anularon las leyes contra el terrorismo, que actualmente son una necesidad impostergable, frente a la reaparición de SL, convenientemente disfrazado en el MOVADEF, el CONARE y en cuanto organismos de fachada existe actualmente en universidades, organizaciones sociales, etc.
Maritza Garrido Lecca, bailarina, escolta y guardia de seguridad de Abimael Guzmán, está nuevamente suelta en las calles de Lima, ha obtenido la libertad que la justicia en democracia, contra la que ella lucho y se levantó en armas, le ha dado la oportunidad de ser liberada después de 25 años de purgar cárcel como terrorista activa y violenta del grupo terrorista SL.
La terrorista Garrido Lecca, está nuevamente libre, pero nunca se le escuchó una palabra de arrepentimiento, por sus violentas acciones contra la nación peruana, como integrante de la organización más letal del planeta, reconocido por los países libres del mundo y que tantas pérdidas humanas costó al país.
Mientras esta mujer, gana la libertad, en el VRAEM siguen matando policías sus hermanos ideológicos, siguen enlutando hogares, siguen acumulando viudas, huérfanos y padres, que sufren por la dolorosa pérdida de sus hijos que entregan su vida, por defender, el valor preciado de la libertad y democracia.
Lo que llama la atención es, que los reporteros, flashes, cámaras, estuvieron haciendo guardia a la salida de Maritza Garrido Lecca del penal Ancón II. Allí estaba la noticia, salía de la cárcel, la pituca rebelde que se hizo terrorista. Mientras tanto al otro lado de la ciudad en el penal Castro Castro en San Juan de Lurigancho, era liberado el terrorista del MRTA Isidro Dávila Torres, que cumplió 25 años de sentencia por delito de secuestro de los empresarios Jaime Dolhier y Meter Loo Kuo, cometido el año 1991.

No hay comentarios: