martes, 3 de julio de 2012

TESTIMONIOS DE PERIODISTAS DE LOS ESTADOS UNIDOS
PRENSA AMERICANA



2.  Los prisioneros no están bajo llave.
     Por la palabra “prisionero” no debe entenderse que estos caballeros peruanos están presos en cárceles, llevando esposas o grillos y cadenas. 

    Con la excepción de algunos favoritos (como por ejemplo: Químper, a quien está obligado Santa María por vínculos de amistad anteriores a la presente guerra), se les manda residir en lugares desagradables como son: Rancagua, Chillán, Angol, siéndoles permitido andar libres por la población, aunque vigilados. Pueden proporcionarse todas las comodidades de la vida, como alimentos y muebles que se encuentran en dichos lugares, con tal que los paguen de sus bolsillos.

Lo mismo es respecto a su alojamiento con ciertas restricciones como por ejemplo el caso de García Calderón, que no le han prohibido tomar casa. Le prohibieron esto en Santiago, aunque se lo permitieron después en Valparaíso. 

Cuando trajeron a Calderón a Chile, lo llevaron primero a Santiago, después a Quillota, para alejarlo de Mr. Trescott, después lo trasladaron a Chillán y más tarde (como lo he referido antes) fue traído a Santiago, a ruego de Mr. Logan, para las negociaciones.

Después de la suspensión de estas, lo llevaron a petición suya a Valparaíso y allí permaneció hasta fines de junio de este año, cuando en Gobierno chileno ordenó su traslación a Rancagua, a consecuencia de la correspondencia secreta que seguía con sus amigos del Perú, y que se juzgaba ser hostil a los proyectos chilenos respecto a Iglesias.  

Durante estas peregrinaciones estuvo acompañado de su esposa (con quien se casó en Lima en 1881, durante el corto periodo en que ejerció la Presidencia) por su suegra, cuñado, y un niño, que le nació durante su cautiverio.

(NR: Domingo Santa María presidente chileno 1881-1886, sucedió a Aníbal Pinto, quien declaró al guerra al Perú durante su mandato.)

No hay comentarios: